A 25 años de la Reforma Constitucional, un hecho que marcó la historia a fuego

Compartir

La reforma constitucional de 1994, de la que se cumplen 25 años, estableció la reelección presidencial, la creación de la figura del Jefe de Gabinete, el tercer senador, el Consejo de la Magistratura y formas de democracia directa como la consulta y la iniciativa populares.

Se trató de la séptima modificación de la Constitución que se sancionó en 1853, y se arribó a ella mediante un acuerdo entre Menem y el ex presidente y líder de la UCR Raúl Alfonsín que se conoció como Pacto de Olivos.

Tras la victoria electoral que el Partido Justicialista obtuvo en las elecciones legislativas de 1993, Menem lanzó una ofensiva política en pos de conseguir una modificación constitucional que le habilitara un segundo mandato presidencial.

Un proyecto de necesidad de la reforma impulsado por el Ejecutivo se aprobó en el Senado por dos tercios de sus miembros, tal como lo establece el artículo 30 de la Constitución.

El menemismo necesitaba obtener el mismo resultado en la Cámara de Diputados, algo que parecía improbable en función del recelo que la iniciativa generaba entre los legisladores opositores.

En este contexto, Menem planteó la convocatoria de una consulta popular para el 21 de noviembre, con el propósito interrogar a la ciudadanía en torno a la necesidad de modificar la Ley Suprema de la Nación.

Una semana antes de que se llevara a cabo esa consulta, Menem y Alfonsín anunciaron, luego de diez días de negociaciones reservadas, que habían alcanzado un acuerdo para reformar la Constitución.

Alfonsín accedió a estas tratativas ante el temor de que en su ambición releccionista, Memem alterara el funcionamiento institucional con tal de obtener un segundo mandato.

El Pacto de Olivos se presentó a la sociedad como «núcleo de coincidencias básicas» y resultó votado por en ambas cámaras por los dos tercios.

Las elecciones para elegir constituyentes se llevaron a cabo el 10 de abril, y el oficialismo obtuvo un contundente triunfo que le permitió obtener 134 congresales sobre los 305 del total.

Raúl Alfonsín; Augusto Alasino; Alvaro Alsogaray; Antonio Cafiero; Eduardo Duhalde; Pino Solanas; César Jarolavsky, Raúl Zaffaroni y Elisa Carrio fueron algunos de los congresales destacados de esta convención.

Al cabo de tres meses de deliberaciones, la Constitución se promulgó finalmente con la firma del presidente Menem el 22 de agosto de 1994, en Olivos.

La Convención introdujo de pleno el núcleo de coincidencias básicas que incluían la elección directa del presidente y vice; la del Jefe de gobierno porteño; la creación de la figura del Jefe de Gabinete y el acortamiento del mandato presidencial a cuatro años con la posibilidad de una reelección.

Además, se sancionó un sistema de segunda vuelta para la elección de presidente; la figura del tercer senador en representación de la minoría; la creación del Consejo de la Magistratura; la cláusula que determina que los jueces del Senado deben ser electos por mayoría absoluta.

También se le concedió rango constitucional a los tratados de derechos humanos que firmados por Argentina, como el de San José de Costa Rica, por el cual queda excluida la posibilidad de sancionar una ley que convalide la pena de muerte.

Se establecieron derechos ambientales; del consumidor y la prerrogativa que establece la nulidad de todas las normas que se sancionen durante la interrupción del estado de derecho.

Sé el primero en comentar en «A 25 años de la Reforma Constitucional, un hecho que marcó la historia a fuego»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*