Emilio Pérsico: «Te digo lo que nos dicen a nosotros: ‘a ustedes no los vamos a tocar'».

Compartir

El gobierno nacional intenta detener la estrepitosa caída de su imagen positiva con medidas que logren una mejor percepción en la clase media. En este sentido, intenta generar alto impacto con medidas que supuestamente van contra organizaciones sociales que a menudo cortan la 9 de julio. Sin embargo, el líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, reveló: «Te digo lo que nos dicen a nosotros: ‘a ustedes no los vamos a tocar'».

Uno de los grandes temas a resolver que supo leer Cambiemos y prometió fue el de los planes sociales y el mal humor que despierta en la clase media, que entiende que sus contribuciones al Estado terminan dilapidándose para “mantener vagos”.

Sin embargo, una vez en la Casa Rosada, el PRO no hizo más que universalizar los planes y hasta les otorgó una obra social y una ley de emergencia social, que sigifican 30 mil millones de pesos al año.

Ese tipo de medidas, los impuestazos y tarifazos, sumado al descontrol inflacionario, no hizo más que crispar los ánimos de la clase media que acompañó el ‘Cambio’.

 Es así que llega un nuevo proyecto ideado en el ministerio de Desarrollo Social para controlar las partidas presupuestarias. El borrador promete ir contra las organizaciones sociales pero, al profundizarse el análisis, el resultado parece ser una maniobra marketinera.

“Desde lo político y lo económico, la medida representará un duro golpe a las organizaciones sociales. Implica una quita en los fondos que anualmente reciben del Estado y también en la influencia territorial, ya que el plan dejará atrás el viejo sistema de control de planes por planillas.

En términos técnicos, el plan del Gobierno contemplará la eliminación de los programas ‘Argentina Trabaja’ y ‘Ellas Hacen’ y la creación de uno nuevo, ‘Hacemos Futuro’, que involucre a los beneficiarios nucleados en ambos. Pero va más allá.

Es que el programa tiene dos ejes programáticos. El primero comprende la ‘Educación Formal Obligatoria’, por lo que los titulares de los planes deberán finalizar sus estudios primarios y secundarios.

‘La idea es empoderar a las personas, garantizando en principio que concluyan sus estudios; y, luego, que se capaciten a través de cursos y prácticas para tener más chances de insertarse en el mercado laboral’, explicó una alta fuente al tanto del plan que pergeñaron entre la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley, y el secretario de Economía Social Matías Kelly, cuyo padrino político, Mario Quintana, supervisó todo desde Jefatura de Gabinete.

Así, la gente podrá optar por cursos de formación en institutos primarios, secundarios y terciarios habilitados por el Ministerio de Educación. ‘Se va a invertir la carga de la prueba: en vez de que dependan de un puntero o de un jefe político que valide su asistencia en una planilla, podrán elegir de una larga lista de lugar dónde ir a formarse’, se entusiasmaron en el Gobierno.

De todos modos, también se convalidarán los proyectos de centros que realicen prácticas, pero con alto impacto público -un punto reclamado por Macri- como obras de infraestructura», reveló Clarín.

Sin embargo, el titular del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, detalló que«el elemento nuevo es que pretenden que no haya más planes de trabajo y sean planes de capacitación. Es decir, que los compañeros no trabajen, que se capaciten con un curso de 2 o 3 horas diarias durante 4 meses y que el resto del tiempo no hagan nada.

En realidad, no inventaron nada. Esto es una extensión del programa ‘Ellas hacen’.

El gobierno desarticuló todos los planes que tienen que ver con el trabajo porque ellos creen en la empleabilidad y que el mercado va a resolver el problema».

Al aire de radio Continental, Pérsico agregó: «Esto no tiene que ver con el control sino con una cuestión filosófica porque el gobierno entiende que el Estado debe brindar empleabilidad a las personas y oportunidad a los empresarios.

Lo cierto es que ellos no conocen la realidad porque no tienen acceso a los lugares donde se llevan a cabo estas prestaciones».

«Es mentira que le quita el control a las organizaciones sociales; se sigue teniendo el control de asistencia.

Es más, durante un período largo, las organizaciones no tuvieron el control de asistencia sino que lo tuvieron las universidades y le aseguro que estábamos mejor porque eso hace perder el tiempo, nada más.

El Estado no está resolviendo otros problemas. Por ejemplo, les hemos explicado doscientas mil veces que se está pagando dos veces la atención médica de los compañeros porque se les paga la obra social y después van y se atienden en el hospital público (…).

(…) Nosotros tenemos hasta bachillerato de adultos legalizado en el ministerio de la Provincia y teníamos 5.000 Fines (programa para terminar los estudios primarios y secundarios), pero el gobierno lo desarticuló

Ellos tienen una incapacidad total para resolver los problemas porque no acceden a los lugares donde están los compañeros. Y es más, te digo lo que nos dicen a nosotros: ‘a ustedes no los vamos a tocar’«, cerró.

Según Clarín, Stanley acordó con Quintana que los fondos que se ahorrarán con este cambio -este año superarán los $1.500 millones- serán destinados a obras de infraestructura para mejorar barrios vulnerables. Ahí sí podrían entrar las organizaciones: a los líderes piqueteros, que pasarán hoy por Desarrollo tras largas semanas de distanciamiento, les ofrecerán ponerse al frente de esas tareas.

Sé el primero en comentar en «Emilio Pérsico: «Te digo lo que nos dicen a nosotros: ‘a ustedes no los vamos a tocar'».»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*