Massa: «Voy a ser presidente porque me da asco la corrupción»

Compartir

El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, lanzó formalmente esta tarde su precandidatura presidencial con un acto en el estadio de Vélez Sarsfield. Fue el único orador de la jornada, y en el escenario lo acompañaron unos 200 dirigentes desde sus sillas.

Sonriente y sin corbata, Massa salió con euforia ante una multitud que los organizadores estimaron en más de 50 mil personas. Y según dijo al tomar el micrófono, otras 20 mil no pudieron ingresar al estadio.

El Frente Renovador movilizó, en las últimas semanas, su ingeniería para asegurarse de que el estadio José Amalfitani estuviera repleto. Y lo consiguió.

Tras el show de la banda Los Totora, el diputado agradeció emocionado a los asistentes y también a su familia y colaboradores. Luego recordó que el espacio nació hace dos años con el objetivo de «poner límites a quienes se querían llevar puesta la Constitución y la Justicia».

«Les ganamos en las urnas a los que se creían los dueños de la voluntad de la gente. Queremos ser el puente al siglo XXI. Queremos poner el país en la senda del futuro y el desarrollo», dijo. Tras esas palabras, la militancia comenzó a corear el himno argentino. Massa no interrumpió y dejó que terminaran.

Entonces aseguró que sería el próximo presidente. «Porque no me resigno a vivir en un país donde el delincuente tenga más derechos que la víctima, porque me rebelo a vivir en un país con tanta pobreza», explicó.

«Voy a ser presidente porque me da asco la corrupción: los voy a meter presos porque no les tengo miedo», afirmó.

Sin nombrarlos, Massa se refirió a sus dos principales rivales en la carrera presidencial: el kirchenerismo y el macrismo. «Nos quieren vender que la Argentina está dividida en dos veredas».

Sobre el oficialismo criticó la propuesta de «la continuidad, de seguir como si nada pasara con la inflación y la inseguridad». Y disparó contra los dirigentes «que cual servil lorito repiten lo que les dictan desde la Rosada».

«Y si no, nos quieren convencer de que la otra vereda es la del pasado, volver al ajuste, al helicóptero, al fracaso. Porque no hay acuerdos de gobernabilidad, sino amontonamiento de dirigentes», completó.

Para diferenciarse, volvió a acudir al concepto de «la ancha avenida del medio». «Quiero convocar a todos a construir la Argentina del cambio justo».

En tren de promesas, habló de reformar el Impuesto a las Ganancias y los gravámenes a sectores productivos; de que la Asignación Universal se otorgue por ley con aumentos cada seis meses; de no permitir que vuelvan a las AFJP, «pero tampoco que a los jubilados los desangren todos los días con la inflación». Y agregó: «A quienes cobran planes sociales les vamos a sacar del medio a los punteros que los obligan a ir a los actos. Voy a barrer a los ñoquis de La Cámpora».

«La Argentina que viene no es la del doctor Zaffaroni, es una Argentina que no cree que sea lo mismo un delincuente que una víctima. Quiere un presidente con el coraje para cambiar el Código, para terminar con la fiesta de excarcelaciones. En la Argentina que viene, los chorros van a estar en la cárcel. No queremos una Justicia militante, queremos una Justicia independiente».

«Basta de puerta giratoria, de que los delincuentes entren y salgan. Cuidemos nuestra frontera, pongamos ley de derribo, no tengamos miedo», agregó.

Para cerrar, convocó a «a peronistas, radicales, socialistas, a militantes de partidos provinciales» a que por una vez «nos saquemos las camisetas de los partidos y nos pongamos la celeste y blanca». «Quiero pedirles a cada uno de ustedes que abran los brazos y decirles que la Argentina que viene la hacemos entre todos», concluyó.

Sé el primero en comentar en «Massa: «Voy a ser presidente porque me da asco la corrupción»»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*