Paro de 36 horas contra el tope de Kicillof a las paritarias

Compartir

El tope del 25% que Axel Kicillof le puso a las paritarias irritó hasta al siempre cauto Antonio Caló, que este mediodía confirmó un paro metalúrgico de 36 horas ante la negativa de los empresarios de moverse de la cifra que impuso el Gobierno y que mantiene paralizadas las negociaciones.

El fastidio de los gremios más cercanos a la Casa Rosada quedó de manifiesto con el anunció del paro de la Unión Obrera Metalúrgica (que comenzará el miércoles a las 12) y las feroces críticas del titular del sindicato de Comercio, Armando Cavalieri, que equiparó a Kicillof con Domingo Cavallo.

«La negociación nunca se cierra, pero hoy no hay cuarto intermedio», dijo un molesto Caló a la salida de la sede del Ministerio de Trabajo, donde se intentó sin éxito un acercamiento entre el gremio y los empresarios.

El gremio de Caló arrancó la negociación con un pedido de aumento del 32%, al que los empresarios respondieron con una oferta del 20%. Lejísimos de un acuerdo, el titular de la UOM había adelantado que propondría una medida de 36 horas, a la que ahora le sumaría una movilización a la sede de Trabajo.

La semana pasada trascendió que el sindicato había bajado sus pretensiones hasta el 28% y los empresarios habían subido su oferta a 24%, pero que el pronóstico para un acuerdo era esperanzador. Sin embargo, el Gobierno insistió con bajar la orden de que no se cierre ninguna negociación por encima del 25% y la paritaria de la UOM se volvió a trabar.

Para la Casa Rosada, la paritaria de los metalúrgicos es testigo para el resto de las negociaciones de los gremios grandes y por eso presiona para que no se pase del tope que impuso Kicillof, basado en la presunción de que la inflación no superará esa cifra.

El tope de Kicillof ya motivó el llamado a un paro de 24 horas de la Asociación Bancaria (además de asambleas con interrupción de tareas para miércoles y jueves de esta semana). En tanto, esta tarde la federación de aceiteros podría convocar a una medida si fracasa la conciliación obligatoria. Ese gremio exige un aumento del 42% y podría paralizar parte de las exportaciones.

Un gremio que había logrado un acuerdo fue Comercio, que había cerrado un acuerdo del 30% en dos tramos pero el Gobierno le bajó el pulgar y la negociación está empantanada.

Es por eso que el titular del gremio, Armando Cavalieri, destrozó a Kicillof. «Está enfrascado en una posición, creo que equivocado, porque a él le conviene muy mucho que el mercado interno tenga crecimiento, capacidad impositiva», declaró en radio América.

«No habla bien de Kicillof el tema este de imponer una barrera al salario», lanzó el gremialista. «Kicillof me hace acordar a Cavallo cuando decía que el salario era inflacionario. Es Cavillof», chicaneó.

Esta mañana, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, evadió confirmar si existe un tope en las paritarias pero pidió que se acuerde «un número razonable» en los incrementos, ya que «no se puede ir de madre» la situación.

«Si son paritarias libres, uno no tiene que meter la cuchara; el número va a tener que salir de la discusión, una vez que estén sentados a la mesa, pero es un tema en el que no tengo que meterme», se excusó el jefe de ministros.

Sé el primero en comentar en «Paro de 36 horas contra el tope de Kicillof a las paritarias»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*