jue. May 30th, 2024



Con motivo del vigésimo aniversario de la Declaración y el Programa de Acción de Durban (DDPA), los Jefes de Estado y de Gobierno se reunieron en el salón de la Asamblea General como parte de la AGNU76, para debatir sobre reparaciones, justicia racial e igualdad para los afrodescendientes.

“Los afrodescendientes, las comunidades minoritarias, los pueblos indígenas, los migrantes, los refugiados, las personas desplazadas y tantos otros siguen enfrentando el odio, la estigmatización, el chivo expiatorio, la discriminación y la violencia”, explicó el Secretario General António Guterres.

“La xenofobia, la misoginia, las conspiraciones de odio, la supremacía blanca y las ideologías neonazis se están extendiendo, amplificadas en las cámaras de eco del odio”, agregó.

Enlaces inconfundibles

Desde flagrantes infracciones hasta repugnantes transgresiones, los derechos humanos están bajo ataque, dijo el jefe de la ONU.

El racismo estructural y la injusticia sistemática todavía niegan a las personas sus derechos humanos fundamentales, y los vínculos entre el racismo y la desigualdad de género son inconfundibles.

Algunas de las peores repercusiones en las “superposiciones e intersecciones de la discriminación” las sufren las mujeres. Y el mundo está presenciando “un preocupante aumento” del antisemitismo, el creciente fanatismo anti-musulmán y el maltrato de las minorías cristianas, señaló.

El Secretario General instó a todos a condenar la discriminación, el discurso de odio y las afirmaciones infundadas, ya que quienes hoy promueven esa ideología denigran “nuestra lucha esencial contra el racismo”.

Nuevo despertar

El Sr. Guterres destacó una “agenda transformadora” lanzada por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) para tratar de desmantelar el racismo sistémico, garantizar la rendición de cuentas y brindar justicia reparadora.

“Este nuevo despertar, a menudo liderado por mujeres y jóvenes, ha creado un impulso que debemos aprovechar”, dijo, reconociendo también el “progreso significativo” logrado por el Foro Permanente de Afrodescendientes en la confrontación del racismo sistémico.

El jefe de la ONU pidió a los Estados miembros que “tomen acciones concretas” para apoyar estos esfuerzos a nivel nacional y mundial y que “reconozcan la resonancia contemporánea de los crímenes pasados ​​que siguen acechando nuestro presente”, como el sufrimiento transgeneracional y las desigualdades estructurales “profundamente arraigado en siglos de esclavitud y explotación colonial ”.

“Debemos revertir las consecuencias de generaciones de exclusión y discriminación, incluidas sus obvias dimensiones sociales y económicas a través de marcos de justicia reparadora”.

Unidos en la ‘humanidad común’

El jefe de la ONU instó a todos a “reconocer la diversidad como riqueza”Y entender que la lucha contra el racismo es una lucha universal y“ concreta en toda sociedad ”.

“Ningún país puede presumir de estar libre de ella”, dijo, subrayando la necesidad de corregir los desequilibrios políticos, económicos y estructurales; asegurarse de que todos se sientan respetados como miembros valiosos de la sociedad; y “permanecer unidos como una sola familia humana, rica en diversidad, iguales en dignidad y derechos, unidos en solidaridad”.

En un momento en que el mundo se siente más dividido que nunca, el Secretario General alentó a todos a “unirnos en torno a nuestra humanidad común … y volver a comprometernos con este propósito esencial”.

Abordar el racismo

El presidente de la Asamblea General, Abdulla Shahid, sostuvo que el mundo no ha hecho lo suficiente para “abordar la omnipresencia” de la discriminación racial, la intolerancia y la xenofobia.



Fuente de la Noticia