lun. May 20th, 2024


Al menos 168.000 niños se vieron obligados a huir de sus hogares debido a la violencia y la inseguridad generalizadas en el período previo a las elecciones generales de diciembre pasado y durante sus secuelas.

Alrededor de 70.000 de ellos no han podido regresar. Esto eleva el total a 370.000 niños desplazados internos en todo el país. Los niños desplazados corren el riesgo de estar expuestos a la violencia sexual y física, el reclutamiento en las fuerzas y grupos armados, el aumento de las tasas de desnutrición y el acceso limitado a los servicios esenciales.

Reclutamiento por fuerzas armadas

El reclutamiento y la utilización de niños por las fuerzas y grupos armados sigue siendo la violación grave más frecuente de los derechos del niño en la República Centroafricana, y representa 584 de un total de 792 casos de violaciones graves confirmadas documentadas en 2020.

El representante de UNICEF en la República Centroafricana, Fran Equiza, dijo a los periodistas en Ginebra el martes que solo en los últimos tres meses de 2020, la ONU verificó violaciones más graves que en todo el primer semestre del mismo año: se llevaron a cabo 415 incidentes que afectaron a 353 niños en comparación. a 384 incidentes que involucraron a 284 niños.

“En junio de 2020, el gobierno de la República Centroafricana adoptó un código nacional de protección infantil que, por primera vez, prohíbe explícitamente el reclutamiento y la utilización de niños por grupos y fuerzas armadas, y establece claramente que los niños anteriormente asociados con grupos armados no deben ser tratados como adultos ”, dijo.

Pero UNICEF ha recibido informes no verificados que indican que el reclutamiento y uso de niños ha continuado durante los primeros cuatro meses de 2021.

Servicios de salud

A pesar de que la República Centroafricana registra en general un número relativamente bajo de casos de COVID-19, la epidemia ha tenido un impacto severo, incluida una disminución significativa de las tasas generales de inmunización y el cierre y la interrupción de los servicios para los niños desplazados por la fuerza y ​​las víctimas de la violencia.

Los incidentes de violencia de género contra los niños aumentaron en el apogeo de la primera ola de la pandemia y durante el cierre de escuelas.

La reciente escalada de violencia ha obligado a cerrar, ocupar o dañar escuelas en 11 de las 16 prefecturas del país. “Una de cada cuatro escuelas no funciona debido a los enfrentamientos y la mitad de los niños del país no van a la escuela debido al conflicto”, dijo el Sr. Equiza.

Nutrición

Al menos 24.000 niños menores de cinco años, en 14 de los 35 distritos sanitarios de la República Centroafricana, corren el riesgo de sufrir desnutrición aguda grave tras el reciente aumento de la violencia en todo el país.

De estos 14 distritos, seis actualmente no tienen recursos o capacidad para responder a las necesidades urgentes de los niños. Este año, se espera que al menos 62.000 niños menores de cinco años padezcan desnutrición aguda grave, un aumento del 25% con respecto a 2020.

Acceso humanitario

El acceso humanitario sigue siendo una gran preocupación, con 115 incidentes contra trabajadores humanitarios registrados por OCHA en enero y febrero de 2021, frente a 46 en el mismo período de 2020.

Esto ha contribuido a la suspensión o reducción de la presencia humanitaria en las zonas más afectadas. “La República Centroafricana sigue siendo uno de los países más peligrosos para los trabajadores humanitarios”, dijo el Sr. Equiza.

El suministro limitado de alimentos en el mercado local y el mal estado de las carreteras también son desafíos importantes cuando se trata de una rápida disponibilidad y distribución de suministros.

La respuesta de UNICEF

UNICEF ha seguido fortaleciendo sus actividades de protección infantil en todo el país. Esto incluye el despliegue de equipos móviles de protección infantil que pueden llegar a los niños vulnerables, incluidos los que se encuentran en áreas remotas.

UNICEF y sus socios también están trabajando para proporcionar a los niños actividades psicosociales y de salud mental a través de espacios adaptados a los niños y otras intervenciones basadas en la comunidad.

“Como parte del proceso de reintegración a largo plazo a sus familias y comunidades, los niños que anteriormente estaban asociados con las fuerzas y grupos armados se benefician de programas especializados que les permiten regresar a la escuela o recibir formación profesional”, dijo el Sr. Equiza. .

Sin embargo, “aproximadamente uno de cada cinco de estos niños aún no se ha inscrito en los programas de reintegración, principalmente debido a las limitaciones de financiación”, agregó. En 2021, la organización está buscando $ 8,2 millones para ampliar sus actividades de apoyo a los niños y mujeres afectados por violencia, explotación y abuso.



Fuente de la Noticia