sáb. Jun 22nd, 2024



Con un panorama sombrío, Ramesh Rajasingham, Secretario General Adjunto Interino de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia, dijo que 400.000 personas han “cruzado el umbral de la hambruna”, y otros 1,8 millones están a punto de seguirlos.

Unos 1,7 millones de personas han sido desplazadas por los enfrentamientos entre las tropas etíopes y la Fuerza de Defensa de Tigray, con 60.000 refugiados cruzando la frontera hacia el vecino Sudán, añadió Rosemary DiCarlo, subsecretaria general de Asuntos Políticos y de Consolidación de la Paz.

Y se han reportado más de 1.200 incidentes de violencia sexual y de género graves, un número que probablemente sea solo una fracción del número real de casos en un conflicto que está afectando especialmente a mujeres y niños.

Un salvavidas literal

“La vida de muchas de estas personas (en Tigray) depende de nuestra capacidad para llegar a ellos con alimentos, medicinas, suministros nutricionales y otra asistencia humanitaria”, dijo el jefe de ayuda interino al Consejo de 15 miembros.

“Y tenemos que llegar a ellos ahora. No la semana que viene. Ahora ”, agregó mientras pedía un acceso humanitario oportuno, sin obstáculos, seguro y sostenido, que, según el derecho internacional humanitario, debe ser garantizado por todos los combatientes.

Fue la primera reunión pública del Consejo sobre Tigray desde que estalló la crisis hace ocho meses, aunque anteriormente celebró media docena de reuniones informativas y debates a puerta cerrada.

Se produjo cuatro días después de que Etiopía anunciara un alto el fuego humanitario unilateral, uno que las Fuerzas de Defensa de Tigray, que ahora controlan Mekelle, la capital de Tigrayan, y otras ciudades y pueblos, aún no han acordado.

La lucha debe parar

“Todos los grupos deben dejar de luchar para permitir que la ayuda humanitaria pase sin obstáculos y para proteger a los civiles … Es esencial que actuemos con rapidez y sin más obstrucciones”, dijo Rajasingham.

Ambos funcionarios condenaron enérgicamente los ataques selectivos que se cobraron la vida de al menos 12 trabajadores humanitarios, incluidos tres del personal de Médicos Sin Fronteras, la semana pasada.





Fuente de la Noticia