mar. Jun 18th, 2024


Granadas paralizantes estallaron en el aire en medio de enfrentamientos entre manifestantes palestinos y fuerzas de seguridad israelíes en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén. (AFP)

Un día después de los feroces enfrentamientos en la mezquita Al-Aqsa de la ciudad, muchas personas resultaron heridas el sábado cuando la policía israelí disparó cañones de agua y balas de goma para dispersar a los manifestantes palestinos en el este de Jerusalén.

La nueva violencia, un día después de que más de 200 personas resultasen heridas en la mezquita, provocó llamamientos internacionales para poner fin a la violencia.

La policía dijo que dispersó la manifestación en el barrio de Sheikh Jarrah, donde los manifestantes habían arrojado piedras a las fuerzas de seguridad.

Las autoridades dijeron el domingo que se había disparado un cohete desde la Franja de Gaza, y las Fuerzas de Defensa de Israel respondieron golpeando un “objetivo militar” en el sur. Anteriormente, los agentes habían disparado gases lacrimógenos contra los manifestantes en la frontera.

En Jerusalén, la policía dijo que realizó tres arrestos por ataques a oficiales, mientras que los palestinos informaron de otros 13 arrestos más temprano ese día.

La Media Luna Roja Palestina informó que 90 personas resultaron heridas en los enfrentamientos del sábado en Jerusalén, revisando su estimación anterior de 53.

AFP Los periodistas en Jerusalén dijeron que la policía antidisturbios israelí había disparado balas de goma, granadas de sonido y cañones de agua contra los palestinos el sábado, algunos de los cuales arrojaron proyectiles a la policía. Un oficial recibió una herida en la cabeza, dijo la policía.

El viernes, la policía antidisturbios irrumpió en el complejo de la mezquita de Al-Aqsa, después de que dijeron que los palestinos arrojaron piedras y fuegos artificiales a los oficiales.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, defendió las acciones policiales.

“Israel está actuando responsablemente para garantizar el respeto de la ley y el orden en Jerusalén mientras permite la libertad de culto”, dijo en una reunión de funcionarios de seguridad.

La violencia fue la peor en años en Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado del Islam después de La Meca y Medina, ubicado en el lugar que los judíos veneran como el Monte del Templo.

Un punto focal

Los palestinos han realizado protestas nocturnas en Sheikh Jarrah contra un intento de los colonos israelíes de apoderarse de los hogares árabes.

El sábado, los manifestantes corearon banderas palestinas ondeadas y arrojaron piedras antes de que la policía entrara.

Docenas de manifestantes árabes israelíes también se reunieron en todo Israel en solidaridad con los residentes de Sheikh Jarrah, sosteniendo carteles que decían “la ocupación es terrorismo”.

Un reportero de la televisión pública israelí tuiteó imágenes de un conductor judío cuyo automóvil fue atacado con piedras y ventanas rotas en la entrada de Sheikh Jarrah el sábado.

La policía bloqueó los autobuses llenos de árabes que se dirigían a Jerusalén desde el norte de Israel, diciendo que no se les permitiría “participar en disturbios violentos”.

En cambio, cientos marcharon por las carreteras que conducen a la ciudad.

Miles de fieles se quedaron en Al-Aqsa el sábado para Laylat al-Qadr (Noche del Destino), un pico del mes sagrado musulmán del Ramadán.

El movimiento islamista Hamas, que gobierna Gaza, instó a los palestinos a permanecer en Al-Aqsa hasta que finalice el Ramadán, advirtiendo que “la resistencia está lista para defender Al-Aqsa a cualquier precio”.

Afuera de la entrada de la Puerta de Damasco a la Ciudad Vieja de Jerusalén, los palestinos prendieron fuego a una barricada antes de que la policía a caballo dispersara a los manifestantes.

‘Preocupación extrema’

El Cuarteto de enviados de la Unión Europea, Rusia, Estados Unidos y Naciones Unidas expresó su “profunda preocupación” por la violencia.

“Hacemos un llamado a las autoridades israelíes para que actúen con moderación”, escribieron.

Estados Unidos, un aliado israelí cuyo tono se ha endurecido durante el mandato del presidente estadounidense Joe Biden, dijo que estaba “extremadamente preocupado” e instó a ambas partes a “evitar medidas que exacerben las tensiones o nos alejen más de la paz”.

“Esto incluye desalojos en Jerusalén Este, actividad de asentamientos, demoliciones de viviendas y actos de terrorismo”, dijo el Departamento de Estado.

La Unión Europea pidió a las autoridades que “actúen con urgencia para reducir las tensiones actuales”, diciendo que “la violencia y la incitación son inaceptables y los perpetradores de todos los lados deben rendir cuentas”.

Rusia expresó su “profunda preocupación” y calificó la expropiación de tierras y propiedades en los territorios palestinos ocupados, incluida Jerusalén Oriental, como “una violación del derecho internacional”.

El presidente palestino Mahmud Abbas dijo que responsabilizaba al gobierno israelí por los disturbios y expresó “pleno apoyo a nuestros héroes en Al-Aqsa”.

Yair Lapid, un político israelí que intenta formar un gobierno de coalición para reemplazar al primer ministro Benjamin Netanyahu, respaldó a la policía.

“El estado de Israel no permitirá que la violencia se desate y definitivamente no permitirá que los grupos terroristas la amenacen”, tuiteó.

‘Ataque bárbaro’

Los enfrentamientos de Al-Aqsa provocaron fuertes reprimendas en el mundo árabe y musulmán.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, denunció a Israel como un “estado terrorista cruel” en un discurso en Ankara el sábado, pidiendo a las Naciones Unidas que intervengan para “detener la persecución”.

Jordania condenó el “ataque bárbaro” de Israel y Egipto, Turquía, Túnez, Pakistán y Qatar se encontraban entre los países musulmanes que criticaron a las fuerzas israelíes por la confrontación.

Israel también recibió críticas de Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos, dos países que firmaron acuerdos de normalización con el estado judío el año pasado.

Irán pidió a las Naciones Unidas que condenen las acciones de la policía israelí, argumentando que “este crimen de guerra demostró una vez más al mundo la naturaleza criminal del régimen sionista ilegítimo”.

Se espera que las tensiones sigan siendo altas en Jerusalén.

La corte suprema de Israel celebrará una nueva audiencia en el caso de Sheikh Jarrah el lunes cuando los israelíes marquen el Día de Jerusalén para celebrar la “liberación” de la ciudad.



Source link