jue. Abr 18th, 2024



“Más allá del imperativo moral, esto es en nuestro propio interés colectivo”, dijo Ann Burton, Jefa de la Sección de Salud Pública del ACNUR. “Mientras la pandemia permanezca fuera de control en algún lugar, es una amenaza para todos en todas partes”.

Hasta la fecha, los refugiados y solicitantes de asilo han comenzado a recibir vacunas en 91 de los 162 países que el ACNUR ha estado monitoreando.

Pero advirtió que los países deberían hacer más para eliminar las barreras que limitan el acceso a las vacunas para los 82,4 millones de personas desplazadas por la fuerza en el mundo.

Obstáculo subsahariano

Esto incluye el África subsahariana, donde los casos de COVID-19 notificados recientemente están aumentando, y donde muchos sitios de vacunación están ubicados lejos de donde viven los refugiados. Algunos países también exigen que las personas se registren para recibir vacunas utilizando un documento de identidad que muchos refugiados no tienen.

Otros estados han establecido sistemas de registro de vacunas en línea que pueden disuadir o prevenir a las personas que no tienen acceso a Internet, o que no tienen conocimientos de informática.

Destacando los pasos positivos de muchos países, el ACNUR señaló que Moldavia y Serbia habían entregado la vacuna a los centros de asilo, mientras que Senegal y Camerún habían permitido que los refugiados se registraran en centros designados cerca de sus comunidades.

Portugal proactivo

Portugal también había introducido un sistema de registro específico para personas indocumentadas para garantizar que nadie quede excluido del despliegue nacional de vacunas, dijo la agencia de la ONU.

“En todo el mundo, hemos visto un compromiso inquebrantable de no dejar atrás a los refugiados en la planificación de la vacunación contra el COVID-19”, dijo la Sra. Burton. “Pero persisten las barreras a la vacunación. Se necesitan mayores esfuerzos para garantizar que las garantías de los Estados para la inclusión de los refugiados se conviertan en una realidad tangible “.

ACNUR dijo en un comunicado que está dispuesto a trabajar con todos los Estados para garantizar que al menos el 20 por ciento de los refugiados estén vacunados para fines de 2021, según el objetivo establecido por la iniciativa de vacunación equitativa COVAX, asociada con la ONU.

La agencia de la ONU también instó a los Estados a compartir sus dosis de vacunas excedentes con países de ingresos bajos y medianos y a apoyar la instalación COVAX, que es parte de la cooperativa global Access to COVID-19 Tools Accelerator (ACT).

El objetivo de ACT es acelerar el desarrollo, la producción y el acceso equitativo a las pruebas, tratamientos y vacunas de COVID-19 en todos los países del mundo.



Fuente de la Noticia