mar. May 21st, 2024


La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, es vista en una pantalla gigante pronunciando su discurso de forma remota en la apertura de una reunión de emergencia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en el territorio palestino ocupado y Jerusalén Este, en Ginebra el 27 de mayo de 2021. – AFP

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ordenó el jueves iniciar una investigación internacional abierta sobre las violaciones durante la última violencia en Gaza y sobre los abusos “sistemáticos” en Palestina y dentro de Israel.

La resolución, que fue aprobada con 24 de los 47 miembros del consejo a favor, estimulará un nivel de escrutinio sin precedentes sobre los abusos y sus “causas fundamentales” en el conflicto de décadas de Medio Oriente.

El texto, que fue presentado por Pakistán en nombre de la Organización de Cooperación Islámica (OCI), fue debatido durante una sesión especial del consejo de un día centrada en el aumento de la violencia mortal entre israelíes y palestinos este mes.

Al abrir la sesión, la jefa de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, expresó su particular preocupación por el “alto nivel de víctimas civiles y heridos” de los ataques a Gaza, y advirtió que los ataques israelíes al enclave “pueden constituir crímenes de guerra”.

También dijo que el lanzamiento “indiscriminado” de cohetes de Hamas contra Israel era “una clara violación del derecho internacional humanitario”.

‘Causas fundamentales’

Antes de que se estableciera una tregua el viernes pasado, los ataques aéreos israelíes y el fuego de artillería sobre Gaza mataron a 254 palestinos, incluidos 66 niños, e hirieron a más de 1.900 personas en 11 días de conflicto, dice el Ministerio de Salud de Gaza.

Un aluvión de miles de cohetes y otros disparos desde Gaza se cobró 12 vidas en Israel, incluido un niño y un adolescente árabe-israelí, dicen los médicos. Unas 357 personas en Israel resultaron heridas.

La resolución del jueves ordenó el inicio de una investigación sobre las violaciones relacionadas con la violencia más reciente, pero también sobre los abusos “sistemáticos” que han provocado un ciclo repetitivo de violencia a lo largo de las décadas.

El consejo acordó establecer “una comisión de investigación internacional e independiente en curso … en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental e Israel”.

Los investigadores, decía el texto, deberían investigar “las causas subyacentes de las tensiones e inestabilidad recurrentes, incluida la discriminación y la represión sistemáticas basadas en la identidad de grupo”.

La investigación debe centrarse en establecer los hechos y reunir pruebas para los procedimientos legales, y debe apuntar a identificar a los perpetradores para garantizar que rindan cuentas, dijo.

También insta a los países a “abstenerse de transferir armas cuando evalúen … que existe un riesgo claro de que tales armas puedan ser utilizadas en la comisión o facilitación de violaciones o abusos graves”.

¿Sesgo antiisraelí?

Antes de la votación, Meirav Eilon Shahar, embajador de Israel ante la ONU en Ginebra, criticó la sesión y el texto, insistiendo en que eran otro ejemplo del sesgo del consejo contra Israel.

La resolución, insistió, “no tiene nada que ver con la realidad, nada que ver con los derechos humanos”.

Instó a los países a no respaldar la resolución, que dijo “envalentonaría y recompensaría a Hamas”, una “organización racista, genocida y terrorista”.

Israel, insistió, “tomó todas las medidas para proteger a los civiles”, pero que las “tácticas de Hamas de esconderse debajo de edificios residenciales, pabellones de maternidad y mezquitas resultaron en la pérdida de vidas inocentes”.

“No se puede ser pro-palestino si no se condena a Hamas”, dijo, enfatizando el derecho de Israel a defenderse.

Bachelet dijo que su oficina “no había visto evidencia” de que los edificios atacados en Gaza, incluidas las instalaciones médicas y las oficinas de los medios de comunicación, estuvieran “albergando grupos armados o siendo utilizados con fines militares”.

Mientras tanto, el ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riyad al-Maliki, acusó a Israel de instituir “un sistema de apartheid”.

“El derecho a la autodefensa y el derecho a resistir la ocupación es un derecho que tenemos como pueblo palestino”, dijo.

Abierto

Durante el debate, una amplia gama de países condenaron los últimos actos de violencia, haciendo hincapié en la necesidad de ayuda urgente a Gaza y de reanudar las conversaciones hacia una solución duradera y pacífica de dos Estados.

Muchos destacaron el bloqueo de 14 años en Gaza, la expansión de los asentamientos y los desalojos y demoliciones de viviendas palestinas entre las causas fundamentales que provocaron tensiones continuas.

El estallido de este mes se inició en medio de protestas contra la expulsión de palestinos de sus hogares en el barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén oriental, para dar paso a los colonos judíos.

Las tensiones culminaron en repetidos enfrentamientos entre los fieles palestinos y las fuerzas de seguridad israelíes dentro del recinto de la mezquita de Al-Aqsa, lo que provocó las ráfagas iniciales de lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia Israel el 10 de mayo.

La votación del jueves creó la primera comisión de investigación de composición abierta (COI) del consejo, la investigación de más alto nivel que puede ordenar el consejo.

Otras comunidades de interés, como la de Siria, necesitan que sus mandatos se renueven cada año.

Y aunque el consejo ha ordenado previamente ocho investigaciones sobre violaciones de derechos cometidas en los territorios palestinos, esta es la primera con el mandato de examinar las “causas fundamentales” del prolongado conflicto y también de investigar los abusos sistemáticos cometidos dentro de Israel.



Source link