sáb. Abr 20th, 2024



Según la agencia de salud de la ONU, 70 instalaciones médicas apoyadas por la OMS en todo Afganistán trataron casi 14.000 casos relacionados con el conflicto el mes pasado, lo que se compara con los 4.057 casos vistos hace un año.

“El acceso sostenido a la asistencia humanitaria, incluidos los servicios de salud y suministros médicos esenciales, es un sustento fundamental para millones de afganos y no debe interrumpirse”, dijo el Dr. Ahmed Al-Mandhari, Director Regional de la OMS para el Mediterráneo Oriental.

Abordar el problema

En un acontecimiento relacionado, tras la toma de posesión de los talibanes y en medio de la aprensión constante por la seguridad de las minorías, los defensores de los derechos y otras personas en el país, el Consejo de Derechos Humanos anunció una sesión especial para abordar “graves preocupaciones de derechos humanos”.

El debate de todo el día, programado para el martes, sigue una solicitud oficial presentada ayer conjuntamente por Pakistán y Afganistán con el apoyo de 89 países, hasta la fecha.

También se produce después de repetidas advertencias de la jefa de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, sobre las ramificaciones de no detener el aumento de la violencia en el país y las “consecuencias desastrosas” para el pueblo de Afganistán.

Escasez de suministro

En un comunicado, el Dr. Al-Mandhari de la OMS explicó que meses de violencia han afectado gravemente al ya frágil sistema de salud de Afganistán, que continúa enfrentando escasez de suministros esenciales en medio de la pandemia de COVID-19 en curso.

El alto funcionario de la OMS también insistió en que la agencia de salud de la ONU está “comprometida a permanecer” en Afganistán, a pesar de la situación incierta que siguió a la toma de poder de los talibanes el domingo.

El martes, la OMS envió equipos de kit para traumatismos y quemaduras al Hospital Wazir Akbar Khan de Kabul y suficientes kits médicos básicos para ayudar a 10.000 personas durante tres meses, dijo el Dr. Al-Mandhari.

Aunque se han realizado evaluaciones iniciales de las necesidades de salud de las poblaciones desplazadas, otras intervenciones “han estado en espera durante las últimas 36 horas” debido a la inseguridad, agregó el funcionario de la OMS.

Desplazados y sufriendo

Mientras tanto, en las zonas donde la gente ha huido en busca de seguridad y refugio, incluidas Kabul y otras grandes ciudades, ha habido un aumento de los casos de diarrea, desnutrición e hipertensión arterial entre los desplazados.

“Las demoras y las interrupciones en la atención médica aumentarán el riesgo de brotes de enfermedades y evitarán que algunos de los grupos más vulnerables busquen atención médica que les salve la vida”, dijo el Dr. Al-Mandhari. “Existe una necesidad inmediata de garantizar la continuidad de los servicios de salud en todo el país, con un enfoque en garantizar que las mujeres tengan acceso a las trabajadoras de la salud”.

Los ataques contra los trabajadores y las instalaciones sanitarios siguen siendo un gran desafío también, con 26 instalaciones y 31 trabajadores afectados entre enero y julio de 2021, incluida la muerte de 12 trabajadores de la salud.

Comprometidos con ayudar

Los comentarios del funcionario de la OMS se produjeron después de que el principal coordinador de ayuda de la ONU para Afganistán, Ramiz Alakbarov, pidiera apoyo a la comunidad internacional.

En un comunicado el martes, Alakbarov dijo que si bien la situación seguía siendo “muy compleja”, las agencias humanitarias estaban comprometidas a apoyar a las personas vulnerables en Afganistán “que nos necesitan más que nunca”.





Fuente de la Noticia