jue. Abr 18th, 2024


Esta foto tomada el 28 de julio de 2021 y publicada por la Agencia de Noticias Xinhua de China muestra al Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores chino Wang Yi (R) reuniéndose con Mullah Abdul Ghani Baradar, jefe político de los talibanes de Afganistán, en Tianjin. – AFP

Una delegación talibán de alto nivel que visitó China el miércoles aseguró a Beijing que el grupo no permitirá que Afganistán sea utilizado como base para conspirar contra otro país.

La delegación se encuentra en China para conversar con funcionarios de Beijing, mientras los talibanes continúan una ofensiva generalizada en Afganistán, incluidas áreas a lo largo de su frontera compartida.

Su frontera tiene solo 76 kilómetros (47 millas) de largo, y se encuentra a una gran altitud accidentada sin un cruce de carreteras, pero Beijing teme que Afganistán pueda ser utilizado como un escenario para los separatistas uigures en Xinjiang.

El portavoz de los talibanes, Mohammad Naeem, dijo AFP esas preocupaciones eran infundadas.

“El Emirato Islámico aseguró a China que el suelo de Afganistán no se utilizaría contra la seguridad de ningún país”.

“Ellos (China) prometieron no interferir en los asuntos de Afganistán, sino ayudar a resolver los problemas y traer la paz”.

Beijing confirmó el impulso de las conversaciones, que fueron dirigidas por el lado chino por el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi.

Pero en Kabul, el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, instó a la comunidad internacional a “revisar la narrativa de la voluntad de los talibanes y sus partidarios de abrazar una solución política”.

“En términos de escala, alcance y oportunidad, nos enfrentamos a una invasión sin precedentes en los últimos 30 años”, advirtió en un discurso el miércoles.

“Estos no son los talibanes del siglo XX … sino la manifestación del nexo entre las redes terroristas transnacionales y las organizaciones criminales transnacionales”.

Los analistas dicen que China, cuya posición de política exterior declarada es la de no interferencia en los problemas de otros países, está inquieta por la religiosidad de los talibanes dada su proximidad a la provincia de mayoría musulmana de Xinjiang.

“Wang Yi señaló que los talibanes afganos son una fuerza militar y política crucial en Afganistán”, dijo a periodistas en Beijing Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores.

“China se ha adherido en todo momento a la no injerencia en los asuntos internos de Afganistán … Afganistán pertenece al pueblo afgano”, dijo, en marcado contraste con el “fracaso de la política estadounidense hacia Afganistán”.

“El pueblo afgano tiene una importante oportunidad para estabilizar y desarrollar su propio país”.

Grandes ganancias

Los funcionarios talibanes han intensificado su diplomacia internacional en los últimos meses, buscando el reconocimiento mundial para cuando esperan regresar al poder.

Han logrado avances radicales en Afganistán desde mayo, cuando las fuerzas extranjeras lideradas por Estados Unidos comenzaron la última etapa de una retirada que se completará el próximo mes.

Beijing recibió a una delegación de los talibanes en 2019, pero antes existían vínculos secretos con el grupo, a través de Pakistán.

Los líderes del Partido Comunista en Beijing y los talibanes fundamentalistas tienen poco terreno ideológico común, pero los expertos creen que el pragmatismo compartido podría ver que el interés propio mutuo triunfa sobre diferencias sensibles.

Para Beijing, una administración estable y cooperativa en Kabul allanaría el camino para una expansión de su Iniciativa de la Franja y la Ruta en Afganistán y a través de las repúblicas de Asia Central.

Mientras tanto, los talibanes considerarían a China como una fuente crucial de inversión y apoyo económico.

“Al poner a los chinos de su lado, los chinos podrían proporcionarles cobertura diplomática en el Consejo de Seguridad”, dijo el experto en Afganistán con sede en Australia, Nishank Motwani. AFP.

“Es importante señalar … cuando otros países abren sus puertas y se involucran con los talibanes, socava la legitimidad del gobierno afgano y presenta a los talibanes casi como un gobierno en espera”.

Hasta ahora, la campaña de los talibanes los ha visto capturar decenas de distritos, cruces fronterizos y rodear varias capitales provinciales.

Las fuerzas gubernamentales han abandonado algunos distritos rurales sin luchar, pero están cavando para defender las capitales de provincia incluso cuando los talibanes aprietan un lazo alrededor de las ciudades.

Los grupos de derechos humanos han acusado al grupo de cometer atrocidades en territorios bajo su control, incluida la ciudad fronteriza de Spin Boldak, donde los funcionarios afganos acusan a los combatientes talibanes de matar a unos 100 civiles.

El equipo talibán de nueve miembros en China está dirigido por Mullah Abdul Ghani Baradar, cofundador del movimiento.



Source link