Ir al contenido

Aumento de las mujeres prisioneras y medidas COVID, ‘empeorando las oraciones’


En un debate sobre las condiciones de detención y cómo hacer más para proteger a las mujeres detenidas durante la crisis de COVID-19, la oficina de derechos humanos de la ONU, ACNUDH, advirtió que el hacinamiento había causado daños graves.

“A nivel mundial, las mujeres representan entre el 2 y el 10 por ciento de la población carcelaria, pero su número aumenta rápidamente, más rápido que el aumento de los prisioneros”, dijo Georgette Gagnon, directora de operaciones sobre el terreno y cooperación técnica del ACNUDH.

“Muchas mujeres detenidas se enfrentan a tratos inhumanos y degradantes durante el arresto, el interrogatorio y la detención, incluido el despojo; búsquedas corporales invasivas; violación y amenazas de violación; la llamada ‘prueba de virginidad’; y otros actos, insultos y humillaciones de naturaleza sexual “.

Fallos de prevención de transmisión

Los oradores en el foro de Ginebra el miércoles señalaron que la pandemia seguía representando una amenaza para la salud física y mental de los reclusos, y que las medidas para detener la transmisión estaban haciendo que sus sentencias fueran “mucho más duras”.

La pandemia “ha puesto de relieve los desafíos sistémicos que han afectado a las cárceles durante décadas”, dijo Sven Pfeiffer de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

“El hacinamiento, junto con las malas condiciones carcelarias y la falta de capacidad de gestión y recursos son obstáculos clave para el cumplimiento de las normas internacionales”, agregó.

Solo el seis por ciento o menos de la población penitenciaria mundial había sido liberada para reducir el riesgo de transmisión de COVID, dijo Olivia Rope, directora de política y defensa internacional de la ONG Penal Reform International.

Más noticias en la Web  Asamblea General aplaza decisión sobre escaños en Afganistán y Myanmar |

En un llamado a una reforma urgente y sistémica, hizo un llamamiento a los gobiernos para que apliquen normas mínimas acordadas internacionalmente para las personas detenidas, conocidas como las Reglas de Mandela y las Reglas de Bangkok.

La Sra. Rope continuó, en la última década, una mayor conciencia de las necesidades de las reclusas como un grupo distinto, continuó la Sra. Rope, mientras que también hubo algunas reformas a las condiciones de confinamiento solitario, mejor atención médica y capacitación para el personal penitenciario, gracias a la Reglas de Mandela.

Dignidad para los prisioneros

Pero se necesita “una reforma sistémica a más largo plazo” que se basara en los estándares internacionales que guiaron a las autoridades sobre los aspectos prácticos de un enfoque basado en los derechos humanos, que respetara la dignidad de las personas detenidas, sostuvo Rope.

© UNICEF / Sebastian Rich

Una mujer se para frente a una ventana en una prisión para mujeres en Herat, Afganistán.

Algunos oradores enfatizaron que el aumento en las reclusas no se debió a un aumento de la criminalidad, sino a decisiones políticas.

Otros señalaron que invertir en el tratamiento adecuado de los prisioneros había demostrado reducir la reincidencia en la liberación.

Habilidades para la reintegración

Mientras tanto, el Sr. Pfeiffer de la UNODC insistió en la necesidad de abordar el tema de los derechos de los prisioneros desde una perspectiva de género que no dejara a nadie atrás.

Al destacar el Programa Global Prison Challenges de la agencia y los proyectos sobre el terreno con más de 40 Estados miembros, explicó cómo las mujeres prisioneras en Bolivia aprendieron construcción, trabajo en metal y carpintería, habilidades que podrían aplicar una vez liberadas.

Más noticias en la Web  Las recientes tensiones entre Kosovo y Serbia podrían "deshacerse de un progreso constante pero frágil" |

Estas medidas están en línea con el marco del Objetivo de Desarrollo Sostenible 16 de “promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas”, que reconoce que las prisiones superpobladas no pueden proteger a la sociedad del crimen y rehabilitar a los delincuentes, dijo la UNODC.



Fuente de la Noticia