Ir al contenido

Cifra de muertos por tormenta en Filipinas sube a 42


— AFP

BUNGA: Los rescatistas obstaculizados por el barro y la lluvia el martes usaron sus propias manos y palas para buscar sobrevivientes de deslizamientos de tierra que arrasaron con aldeas en el centro de Filipinas, mientras el número de muertos por la tormenta tropical Megi aumentó a 42.

Más de 17.000 personas huyeron de sus hogares cuando la tormenta azotó la región propensa a los desastres en los últimos días, inundando casas, cortando carreteras y cortando el suministro eléctrico.

Al menos 36 personas murieron y 26 estaban desaparecidas después de que los deslizamientos de tierra azotaran varias aldeas alrededor de Baybay City en la provincia de Leyte, la más afectada por la tormenta, dijeron las autoridades locales. Un poco más de 100 personas resultaron heridas.

Tres personas también murieron en la provincia central de Negros Oriental y tres en la principal isla sureña de Mindanao, según la agencia nacional de desastres.

La mayoría de las muertes en Leyte ocurrieron en el pueblo montañoso de Mailhi, donde se encontraron 14 cuerpos, dijo el capitán del ejército Kaharudin Cadil. AFP.

“Fue una ola de lodo que sepultó casas. Recuperamos la mayoría de los cuerpos incrustados en el lodo”, dijo Cadil, vocero de la Brigada de Infantería 802.

Las imágenes de un dron mostraron una amplia extensión de lodo que se había arrastrado por una colina de cocoteros y envuelto en Bunga, otra comunidad devastada por la tormenta.

Al menos siete personas habían muerto y 20 aldeanos estaban desaparecidos en Bunga, que se redujo a unos pocos tejados que sobresalían del barro.

“Se supone que es la estación seca, pero tal vez el cambio climático haya cambiado eso”, dijo Marissa Miguel Cano, oficial de información pública de Baybay City, donde 10 aldeas se han visto afectadas por deslizamientos de tierra.

Más noticias en la Web  Reino Unido lanza moneda Gandhi para celebrar Diwali

Cano dijo que la región montañosa de las granjas de maíz, arroz y coco era propensa a los deslizamientos de tierra, pero por lo general eran pequeños y no fatales.

Apple Sheena Bayno se vio obligada a huir después de que su casa en Baybay City se inundara. Ella dijo que su familia todavía se estaba recuperando de un súper tifón en diciembre.

“Todavía estamos arreglando nuestra casa y, sin embargo, está siendo golpeada nuevamente, así que me estaba poniendo ansiosa”, dijo. AFP.

Los esfuerzos de rescate también se centraron en el pueblo cercano de Kantagnos, que según un funcionario se vio afectado por dos deslizamientos de tierra.

“Hubo un pequeño deslizamiento de tierra y algunas personas pudieron correr a un lugar seguro, y luego siguió uno grande que cubrió todo el pueblo”, dijo el alcalde de la ciudad de Baybay, José Carlos Cari, a la emisora ​​local DZMM Teleradyo.

Algunos residentes lograron escapar o fueron sacados vivos del lodo, pero se teme que muchos todavía estén atrapados.

Un video de la Guardia Costera de Filipinas en Facebook mostró a seis rescatistas cargando a una mujer cubierta de barro en una camilla.

Otras víctimas han sido llevadas a cuestas a un lugar seguro.

Se ha confirmado la muerte de cuatro personas en Kantagnos, pero no está claro cuántas siguen desaparecidas.

“Estamos buscando a muchas personas, hay 210 hogares allí”, dijo el alcalde de Baybay City.

Golpe directo a viviendas

El ejército se ha sumado a la guardia costera, la policía y el personal de protección contra incendios en los esfuerzos de búsqueda y rescate.

Pero el mal tiempo ha dificultado la respuesta. La búsqueda se suspendió a última hora de la tarde porque era “demasiado peligroso” continuar en la oscuridad, dijo Cano.

Más noticias en la Web  Musulmanes de Bosnia lloran a sus muertos 25 años después de la masacre de Srebrenica

El portavoz de la agencia nacional de desastres, Mark Timbal, dijo que los deslizamientos de tierra alrededor de Baybay City habían llegado a los asentamientos “fuera de la zona de peligro”, lo que tomó por sorpresa a muchos residentes.

“Había personas en sus casas que fueron golpeadas directamente por el deslizamiento de tierra”, dijo Timbal a la AFP.

La tormenta tropical Megi, conocida en Filipinas por su nombre local Agaton, es la primera gran tormenta que golpea el país este año.

Azotando los mares, obligó a decenas de puertos a suspender sus operaciones y dejó varadas a más de 9.000 personas al comienzo de la Semana Santa, uno de los períodos de viaje más concurridos del año en el país mayoritariamente católico.

La tormenta se produce cuatro meses después de que el súper tifón Rai devastara partes del archipiélago, matando a más de 400 personas y dejando a cientos de miles sin hogar.

Los científicos han advertido durante mucho tiempo que los tifones se fortalecen más rápidamente a medida que el mundo se calienta debido al cambio climático.

Filipinas, clasificada entre las naciones más vulnerables a sus impactos, es golpeada por un promedio de 20 tormentas cada año.



Source link