Ir al contenido

Cinco cosas que debes saber sobre las máscaras desechables y la contaminación plástica |


1) Contaminación impulsada por un gran aumento en las ventas de máscaras

La promoción del uso de máscaras como una forma de frenar la propagación de COVID-19 ha llevado a un aumento extraordinario en la producción de máscaras desechables: el organismo comercial de la ONU, UNCTAD, estima que las ventas globales totalizarán unos $ 166 mil millones este año, en comparación con alrededor de $ 800 millones en 2019.

Informes recientes de los medios, que muestran videos y fotos de buzos recogiendo máscaras y guantes, ensuciando las aguas alrededor de la Riviera francesa, fueron un llamado de atención para muchos, reenfocando las mentes en el tema de la contaminación plástica, y un recordatorio de que políticos, líderes e individuos Es necesario abordar el problema de la contaminación plástica.

2) un problema tóxico

Las mantarrayas en Bali, Indonesia, navegan a través de la contaminación plástica., Por el Día Mundial de los Océanos de la ONU / Bendición de Joerg

Si los datos históricos son un indicador confiable, se puede esperar que alrededor del 75 por ciento de las máscaras usadas, así como otros desechos relacionados con la pandemia, terminen en vertederos o flotando en los mares. Además del daño ambiental, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) estima que el costo financiero, en áreas como el turismo y la pesca, es de alrededor de $ 40 mil millones.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) advirtió que, si el gran aumento de los desechos médicos, gran parte de ellos hechos de plásticos de un solo uso nocivos para el medio ambiente, no se gestiona de manera sólida, podría producirse un vertido incontrolado.

Más noticias en la Web  El ejército de Myanmar pone en riesgo el futuro del país, advierte el enviado especial de la ONU |

Las posibles consecuencias, dice el PNUMA, que ha producido una serie de hojas informativas sobre el tema, incluyen los riesgos para la salud pública de las máscaras usadas infectadas y la incineración abierta o incineración incontrolada de las máscaras, lo que lleva a la liberación de toxinas en el medio ambiente y a la secundaria. transmisión de enfermedades a los humanos.

Debido al temor a estos posibles efectos secundarios en la salud y el medio ambiente, el PNUMA insta a los gobiernos a que traten la gestión de los desechos, incluidos los desechos médicos y peligrosos, como un servicio público esencial. La agencia argumenta que el manejo seguro y la disposición final de estos desechos es un elemento vital en una respuesta de emergencia efectiva.

“La contaminación plástica ya era una de las mayores amenazas para nuestro planeta antes del brote de coronavirus”, dice Pamela Coke-Hamilton, directora de comercio internacional de la UNCTAD. “El repentino auge en el uso diario de ciertos productos para mantener a las personas seguras y detener la enfermedad está empeorando las cosas”.

3) Las soluciones existentes podrían reducir los plásticos en un 80 por ciento

© UNICEF / Frank Dejongh

Una mujer clasifica a través de bolsas de plástico desechado en Costa de Marfil.

Sin embargo, este estado de cosas se puede cambiar para mejor, como lo demuestra un informe reciente y amplio sobre desechos plásticos publicado por The Pew Charitable Trusts, y el thinktank Systemiq de sostenibilidad.

El estudio, “Rompiendo la ola plástica: una evaluación integral de los caminos hacia la detención de la contaminación plástica oceánica”, que fue respaldado por Inger Andersen, jefe de la agencia ambiental de las Naciones Unidas, PNUMA, pronostica que, si no se toman medidas, la cantidad de plásticos arrojados hacia el océano se triplicará para 2040, de 11 a 29 millones de toneladas por año.

Más noticias en la Web  Colombia: La jefa de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, pide el fin de todas las formas de violencia en Cali |

Pero alrededor del 80 por ciento de la contaminación plástica podría eliminarse durante este mismo período, simplemente reemplazando una regulación inadecuada, cambiando los modelos de negocio e introduciendo incentivos que conduzcan a una producción reducida de plásticos. Otras medidas recomendadas incluyen el diseño de productos y embalajes que puedan reciclarse más fácilmente, y la expansión de la recolección de residuos, particularmente en países de bajos ingresos.

4) La cooperación global es esencial

En su análisis de julio de los plásticos, la sostenibilidad y el desarrollo, la UNCTAD llegó a la conclusión de que las políticas comerciales mundiales también tienen un papel importante que desempeñar en la reducción de la contaminación.

Muchos países han introducido regulaciones que mencionan los plásticos en la última década, un indicador de creciente preocupación en torno al tema, pero, señala el análisis de la UNCTAD, para que las políticas comerciales sean verdaderamente efectivas, se necesitan reglas globales coordinadas.

“La forma en que los países han estado utilizando la política comercial para combatir la contaminación plástica ha sido descoordinada, lo que limita la efectividad de sus esfuerzos”, dice la Sra. Coke-Hamilton. “Hay límites a lo que cualquier país puede lograr por sí solo”.

5) Promover alternativas amigables con el planeta y el trabajo

Si bien la implementación de estas medidas haría una gran mella en la contaminación plástica entre ahora y 2040, el informe Pew / Systemiq reconoce que, incluso en el mejor de los casos, cinco millones de toneladas métricas de plástico todavía se filtrarían al océano cada año.

Sería necesario un aumento dramático en la innovación y la inversión, que conduzca a avances tecnológicos, concluyen los autores del estudio del informe, para abordar el problema de manera integral.

Más noticias en la Web  Yemen: La salud, el medio ambiente y la economía siguen amenazados por el petrolero afectado |

Además, la UNCTAD insta a los gobiernos a promover alternativas no tóxicas, biodegradables o fácilmente reciclables, como fibras naturales, cáscara de arroz y caucho natural. Estos productos serían más respetuosos con el medio ambiente y, dado que los países en desarrollo son proveedores clave de muchos sustitutos de plástico, podrían proporcionar el beneficio adicional de proporcionar nuevos empleos. Bangladesh, por ejemplo, es el principal proveedor mundial de exportaciones de yute, mientras que, entre ellos, Tailandia y Costa de Marfil representan la mayor parte de las exportaciones de caucho natural.

“No existe una solución única para la contaminación plástica oceánica, pero a través de una acción rápida y concertada podemos romper la ola plástica”, dijo Tom Dillon, vicepresidente de medio ambiente de Pew. Como muestra el informe de la organización, “podemos invertir en un futuro de reducción de desperdicios, mejores resultados de salud, mayor creación de empleos y un ambiente más limpio y resistente para las personas y la naturaleza”.



Fuente de la Noticia