Ir al contenido

Colombia: asesinato de defensores de derechos, líderes sociales, ex combatientes, la amenaza más grave para la paz |



Carlos Ruiz Massieu, Representante Especial y jefe de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, dijo que las autoridades arrestaron el 6 de julio a una persona presuntamente detrás del asesinato de Alexander Parra, un ex miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército Popular, y líder de la antigua área territorial de formación y reintegración en Mesetas, Meta.

“Estas detenciones son un ejemplo de los resultados que los mecanismos del Acuerdo de Paz pueden ofrecer”, dijo Massieu, y un recordatorio de la necesidad de brindarles el apoyo requerido para llevar a cabo sus tareas.

Los arrestos se realizaron durante una operación conjunta de dos cuerpos creados por el Acuerdo de Paz Final a fines de 2016 que puso fin a la guerra civil más larga de América Latina; el Cuerpo de Élite de la Policía Nacional y la Unidad de Investigaciones Especiales de la Oficina del Fiscal General.

La seguridad es esencial para quienes dejaron las armas.

Después de meses de incertidumbre y crecientes riesgos de seguridad por parte de grupos armados ilegales, Massieu dijo que ahora están en marcha operaciones para transferir la antigua área territorial para capacitación y reintegración en Ituango, donde fueron asesinados 11 ex miembros de las FARC-EP y siete de sus familiares. Una nueva ubicación en Mutatá.

“Las esperanzas de docenas de excombatientes de las FARC-EP y sus familias, que se vieron obligados a irse debido a la creciente violencia, ahora se colocan en este nuevo sitio”, dijo, subrayando su necesidad esencial de protección a medida que se reintegran en la vida civil. .

Al presentar el informe del Secretario General sobre la Misión, dijo que la pandemia de COVID-19 ha puesto al descubierto la situación vulnerable de aproximadamente dos tercios de los excombatientes acreditados que actualmente residen fuera de las antiguas áreas territoriales para capacitación y reintegración.

Más noticias en la Web  La inequidad de las vacunas desencadena una "gran desconexión" entre países |

‘El etnocidio no se ha detenido’

Ofreciendo una perspectiva desde su propia vida, Clemencia Carabalí Rodallega, de la Asociación Municipal de Mujeres, en el Cauca, se presentó como sobreviviente de un ataque del 4 de mayo de 2019, que también amenazó la vida de otras 25 personas que trabajan para defender lo étnico y territorial. derechos de las comunidades en Colombia.

“El etnocidio en Colombia no se ha detenido”, dijo. No ha pasado un día desde la invasión española hace 528 años en que una persona negra o indígena no haya sido asesinada, un miembro de la guardia indígena o cimarrona no haya sido amenazado, una mujer no haya sido violada o un defensor de los derechos humanos no Murió por la violencia.

Ella dijo que desde la firma del Acuerdo de Paz, 686 líderes y defensores de los derechos humanos han sido asesinados, 160 de ellos solo en este año. Describió los asesinatos en 2019 de un candidato a alcalde del municipio de Suárez y un gobernador de la comunidad indígena Nasa, junto con el desmembramiento, a principios de este mes, de un miembro del Consejo de la Comunidad Afrocolombiana Renacer, en Cañón del Micay.

“Estas situaciones han aumentado exponencialmente debido a la pandemia de COVID-19”, enfatizó.

“Pónganse en nuestros zapatos”, dijo el Consejo

Instó al Presidente a implementar completamente el Programa Integral de Salvaguardas para Mujeres Líderes y Defensoras de los Derechos Humanos, y el Programa Integral de Protección y Seguridad para Comunidades y Organizaciones en los Territorios.

En términos más generales, dijo que el Gobierno debe cumplir con todo el Acuerdo de Paz, especialmente su Capítulo Étnico y las disposiciones sobre género, e investigar y procesar de manera efectiva a quienes están detrás de las violaciones.

Más noticias en la Web  La comunidad internacional pide un 'fin urgente' a la ofensiva de los talibanes

Invitó a la comunidad internacional a “ponerse en nuestro lugar” y visitar los territorios, acompañando a los colombianos en sus iniciativas de consolidación de la paz, “no solo a través del apoyo técnico y económico, sino también con el compromiso político, como garantes”.



Fuente de la Noticia