Comer carne silvestre aumenta significativamente el riesgo de enfermedades zoonóticas: informe de la ONU |


Según el estudio, el 70% de las especies de mamíferos protegidas por la CMS se utilizan para el consumo de carne silvestre. Esto ha provocado una disminución drástica y también la extinción de varias poblaciones de mamíferos migratorios.

El primer informe de este tipo, encontró que la carne silvestre es a menudo un factor importante para la caza legal e ilegal, particularmente de ungulados, principalmente mamíferos grandes con pezuñas, y primates, y especialmente durante tiempos de conflicto o hambruna y en el curso de cambios de tierra. usar.

Aproximadamente 67 de las 105 especies estudiadas se registraron como cazadas. De estas 67 especies, el mayor uso previsto (47) fue el consumo de carne de animales silvestres. Otros propósitos se debieron a la tradición cultural, el uso medicinal, el conflicto entre humanos y la vida silvestre, la captura no intencional y la caza deportiva o de trofeos.

Riesgo de enfermedades zoonóticas

Según el informe, existe una fuerte evidencia de que los brotes de enfermedades zoonóticas están relacionados con las actividades humanas, como muchos científicos creen firmemente en el caso de la actual pandemia de COVID-19.

La incautación y el consumo de carne de animales silvestres se ha identificado como el agente directo y causante del contagio a los seres humanos del virus de la viruela del mono, el SARS, el virus del Ébola de Sudán y el virus del Ébola de Zaire, con la posterior transmisión de persona a persona.

En total, se informó que 60 patógenos virales zoonóticos hospedados por las 105 especies migratorias estudiadas.

La invasión de los hábitats intactos que quedan a través de la infraestructura y las actividades económicas ha hecho que vastas áreas nuevas sean accesibles para la captura de carne silvestre, lo que aumenta el riesgo para los humanos.

Más noticias en la Web  Israel mata a 22 palestinos, incluidos 9 niños, en ataques aéreos en Gaza

La directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, señala que “la pandemia de COVID-19 ha enseñado que la sobreexplotación de la naturaleza tiene un alto costo”.

“Necesitamos abandonar urgentemente los negocios como de costumbre. Al hacerlo, podemos salvar a muchas especies del borde de la extinción y protegernos de futuros brotes de enfermedades zoonóticas ”, dijo.

Uso doméstico, principal preocupación

La atención mundial se ha centrado en gran medida en el comercio internacional, pero el informe encontró que la gran mayoría de la captura de especies para el consumo de carne silvestre está impulsada por el uso directo o el comercio interno.

Para la Secretaria Ejecutiva de la CMS, Amy Fraenkel, este informe “indica por primera vez una necesidad clara y urgente de centrarse en el uso doméstico de especies migratorias protegidas de animales salvajes, en toda su área de distribución”.

El estudio destaca una serie de factores que alimentan el problema.

Existe una fuerte evidencia de que los brotes de enfermedades zoonóticas están relacionados con las actividades humanas, según los CDC

La legislación y los reglamentos nacionales pueden carecer de claridad o estar desactualizados, mientras que las reglas a menudo se aplican de manera deficiente. Un tercer tema es el conflicto civil y el cambio de uso de la tierra; y, en cuarto lugar, los animales migratorios atraviesan países y regiones con una amplia variedad de leyes y enfoques de aplicación diferentes. Por último, va en aumento la urbanización y el aumento de la venta de carnes silvestres como producto de lujo.

Más noticias en la Web  Myanmar: Experto de la ONU pide cumbre de emergencia y advierte que las condiciones "probablemente empeoren mucho" |

El estudio también documenta los vínculos entre la caza y la tendencia a la disminución de la población de varias especies.

Alrededor del 77 por ciento, o 40 de 52, de las especies de la CMS que fueron evaluadas por la UICN con poblaciones en disminución, se registraron como amenazadas por la caza.

Por ejemplo, todas las subespecies de chimpancés y tres de las cuatro subespecies de gorilas reportadas como significativamente amenazadas por la caza, también están experimentando grandes disminuciones de población. En general, el informe encuentra que la captura o caza furtiva de los mamíferos tiene un impacto directo en las poblaciones de más de la mitad de las especies estudiadas, con un alto impacto de al menos el 42 por ciento.



Fuente de la Noticia