Ir al contenido

COVID-19 se convierte rápidamente en crisis de protección, Guterres advierte al Consejo de Seguridad |


“La pandemia de salud se ha convertido rápidamente en una crisis de protección”, advirtió António Guterres. Con más de mil millones de niños sin escolarizar, 135 millones de personas enfrentadas a la hambruna para fin de año y los trabajadores de la salud habitualmente atacados por la violencia, “estos riesgos de amplio alcance requieren una respuesta urgente y unida”.

El debate de alto nivel, convocado por Alemania como presidente para julio, sigue a la aprobación del Consejo el miércoles de la resolución 2532 (2020), que exige un cese general e inmediato de las hostilidades en todas las situaciones en su agenda.

La pandemia de salud se ha convertido rápidamente en una crisis de protección … estos riesgos de amplio alcance requieren una respuesta urgente y unida: Secretario General de la ONU

Confianza erosionada

Los riesgos son diversos, dijo el jefe de la ONU. La confianza en las instituciones públicas se está erosionando en lugares donde las personas perciben que las autoridades no han abordado la pandemia de manera efectiva o no han sido transparentes sobre su impacto. A medida que las quejas se vuelven más arraigadas, el potencial de inestabilidad y violencia solo crece.

En algunos lugares, los frágiles procesos de paz podrían descarrilarse si la comunidad internacional se distrae, dijo. En la inquieta región de Darfur en Sudán, la pandemia ha llevado a repetidas extensiones del plazo para completar el proceso de paz de Juba.

En otra parte, dijo que los grupos terroristas y extremistas violentos ven la incertidumbre creada por la pandemia como una ventaja táctica. En Somalia, existe el riesgo de que el grupo extremista islamista Al-Shabaab pueda aumentar sus ataques mientras que las fuerzas de seguridad, por necesidad, se concentran en la pandemia.

Más noticias en la Web  El aumento de los ingresos es más perjudicial para el medio ambiente que el crecimiento de la población |

COVID y el voto

Muchos países han tenido que considerar cómo avanzar con las elecciones programadas para 2020 al tratar de manejar la crisis de salud. En la República Centroafricana, los intentos de utilizar la pandemia como pretexto para posponer las elecciones previstas para fin de año están creando tensiones.

La seguridad colectiva y el bienestar compartido están siendo atacados en muchos frentes, liderados por una enfermedad implacable e incitados por las fragilidades mundiales. “Nuestro desafío es salvar vidas hoy mientras apuntalamos los pilares de la seguridad para mañana”, dijo, expresando su apoyo al Consejo de cualquier manera posible, ya que lleva a cabo su parte esencial de la respuesta.

Las necesidades son vastas, crecen

Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), dijo que su organización ve de primera mano cómo COVID-19 está profundizando la fragilidad, aumentando las necesidades humanitarias, acelerando el impacto de la violencia en los conflictos e invirtiendo las ganancias de desarrollo que tanto se han ganado con tanto esfuerzo.

Está claro que las pandemias no pueden abordarse solo como un problema de salud.

Atención médica a punta de pistola ‘inútil’

Al compartir lecciones para la respuesta humanitaria, dijo que se debe respetar el derecho internacional humanitario para proteger a los civiles de las pandemias. Los países donde se destruyen los servicios de salud tienen pocas posibilidades de luchar contra COVID-19.

Los trabajadores de la salud, la primera y última línea de defensa, deben estar protegidos, dijo, y enfatizó que la resolución 2286 (2016) será “infructuosa” si no resulta en un cambio significativo de comportamiento en el terreno.

Más noticias en la Web  China informa el mayor aumento en un solo día en los casos de COVID-19 desde abril

La asistencia y la protección deben estar disponibles para todos los necesitados sin amenaza de intimidación o manipulación. “Las necesidades de las personas son la única base razonable para responder”, insistió, y pidió el desarrollo de una “vacuna popular” que se distribuya equitativamente a todos.

Además, dijo que los impactos secundarios de la pandemia deben mitigarse mediante la creación de redes de seguridad y medios de vida, y que las respuestas humanitarias deben llegar a los más vulnerables, ya que si no lo hacen, solo nutrirá el ciclo de exclusión.

Los estados también deben protegerse contra cualquier reversión de las protecciones civiles. Las medidas excepcionales tomadas para combatir el coronavirus deben ser temporales y proporcionales a las necesidades de salud pública. En general, dijo, las respuestas solo serán efectivas si hay confianza y participación de la comunidad. “La atención médica a punta de pistola es inútil”.

Amplia comprensión de la paz, la seguridad.

Heiko Maas, Ministro Federal de Asuntos Exteriores de Alemania, subrayó la necesidad urgente de un acceso humanitario rápido y seguro durante la pandemia de COVID-19. “El Consejo finalmente debe adoptar una comprensión más amplia de la paz y la seguridad”, dijo.

Si bien los fundadores de la ONU pueden haber tenido en cuenta las baterías de artillería cuando redactaron la carta orgánica de la Organización, “hoy sabemos que un virus puede ser más mortal que un arma”, dijo. Hoy, el cambio climático afecta a más personas que las armas convencionales. “Cerrar los ojos a esta realidad significa negarnos a aprender”.

Las Naciones Unidas deben estar equipadas con capacidades efectivas. Si bien la resolución 2532 (2020) estaba “muy atrasada”, el Consejo envió una señal de unidad al respaldar el llamado del Secretario General para un alto el fuego global. “Esto es lo que significa mantener la paz y la seguridad en el siglo XXI”, observó.

Más noticias en la Web  La novia y el novio indios juegan piedra, papel o tijera en un momento adorable



Fuente de la Noticia