vie. Abr 12th, 2024


Las intensas lluvias incesantes, seguidas de inundaciones, deslizamientos de tierra y fuertes vientos han provocado la desaparición bajo el agua de tierras de cultivo, viviendas, carreteras, mercados y una amplia gama de negocios.

Las vidas de personas en toda la subregión, incluidas Tanzania, Zambia y la República Democrática del Congo (RDC), que también bordean el lago Tanganica, se han visto perturbadas, pero Burundi es uno de los países menos preparados para tratar con eventos climáticos extremos.

Ahora la OIM y otras agencias humanitarias están apoyando los esfuerzos del gobierno para responder a las “necesidades más urgentes de las personas más vulnerables”, incluido el acceso a un refugio seguro, agua potable y servicios básicos de higiene.

Lea más aquí sobre cómo, bienvenidos al principio por los agricultores, los aguaceros han causado estragos en la población de Burundi y más allá.



Fuente de la Noticia