Después de 10 años de guerra en Siria, las tácticas de asedio siguen amenazando a los civiles |



Según la Comisión de Investigación de la ONU sobre Siria, el país no es seguro para que los refugiados regresen después de una década de guerra.

Los hallazgos del panel se producen en medio de un aumento de la violencia en el noroeste, noreste y sur del país, donde los comisionados destacaron el escalofriante regreso del asedio contra la población civil por parte de las fuerzas progubernamentales.

“Las partes en el conflicto continúan perpetrando crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad y violando los derechos humanos básicos de los sirios”, dijo el jefe de la Comisión de Investigación, Paulo Pinheiro. “La guerra contra los civiles sirios continúa y es difícil para ellos encontrar seguridad o refugio”.

Escándalo de los hijos de Al Hol

El profesor Pinheiro también describió como “escandaloso” el hecho de que muchos miles de niños no sirios nacidos de excombatientes del EI continúen detenidos en condiciones espantosas en el noreste de Siria.

“La mayoría de los niños extranjeros siguen privados de libertad porque sus países de origen se niegan a repatriarlos”, dijo a los periodistas, al margen de la 48ª sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

“Tenemos la convención más ratificada del mundo, la Convención sobre los Derechos del Niño, está completamente olvidada. Y los Estados democráticos que están dispuestos a cumplir con esta Convención, descuidan las obligaciones de esta Convención en lo que está sucediendo en Al Hol y otros campos y lugares de prisión ”.

Unos 40.000 niños continúan recluidos en campamentos, incluido Al Hol. Casi la mitad son iraquíes y 7.800 de casi otros 60 países que se niegan a repatriarlos, según el informe de la Comisión de Investigación, que cubre el período comprendido entre el 1 de julio de 2020 y el 30 de junio de 2021.

Más noticias en la Web  Guterres: Sacar de 'las sombras' los delitos de violencia sexual en conflicto, castigar a los perpetradores |

Bloqueos y bombardeos

Los expertos en derechos también condenaron el asedio de las fuerzas progubernamentales a la ciudad de Dar’a Al-Balad, el lugar de nacimiento del levantamiento en 2011, junto con “tácticas de asedio” en las gobernaciones de Quineitra y Rif Damasco.

“Tres años después del sufrimiento que la Comisión documentó en el este de Ghouta, otra tragedia se ha estado desarrollando ante nuestros ojos en Dar’a Al-Balad”, dijo el comisionado Hanny Megally, en referencia al asedio del este de Ghouta que duró más de cinco años. – y que los comisarios previamente calificaron de “bárbaros y medievales”.

Además de los peligros planteados por los bombardeos de artillería pesada, decenas de miles de civiles atrapados dentro de Dar’a Al-Balad no tenían acceso suficiente a alimentos y atención médica, lo que obligó a muchos a huir, dijeron los comisionados.

Viviendo con miedo

En las regiones de Aleppo de Afrin y Ra’s al-Ayn, los comisionados describieron cómo la gente vivía con miedo a los coches bomba “que con frecuencia detonan en zonas civiles abarrotadas”, apuntando a mercados y calles concurridas.

Al menos 243 mujeres, hombres y niños han muerto en siete de estos ataques durante el período de informe de 12 meses, dijeron, y agregaron que es probable que la cifra real sea considerablemente mayor.

Los bombardeos indiscriminados también han continuado, incluso el 12 de junio, cuando las municiones alcanzaron varios lugares en la ciudad de Afrin, en el noroeste de Siria, matando e hiriendo a muchos y destruyendo partes del hospital al-Shifa.

La inseguridad en las áreas bajo el control de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) en el noreste de Siria también se ha deteriorado, según la Comisión de Investigación, con un aumento de los ataques de los “remanentes” extremistas y el conflicto con las fuerzas turcas.

Más noticias en la Web  Soluciones climáticas, agentes de cambio y celebridades: lanzada una importante serie de podcasts de la ONU | Podcast de acción climática de las Naciones Unidas

La división permanece

Los comisionados señalaron que aunque el presidente Assad controla alrededor del 70 por ciento del territorio y el 40 por ciento de la población de antes de la guerra, parece que “no hay movimientos para unir el país o buscar la reconciliación. De lo contrario.”

A pesar de una caída bienvenida en el nivel de violencia en comparación con años anteriores, la Comisión de Encuesta destacó los peligros que siguen enfrentando los no combatientes

Los expertos de alto nivel en derechos también destacaron el creciente descontento y las protestas entre la población, afectada por la escasez de combustible y la inseguridad alimentaria, que ha aumentado en un 50 por ciento en un año, a 12,4 millones, citando datos del UNFPA.

“Las dificultades que enfrentan los sirios, particularmente en las áreas donde el gobierno está nuevamente en control, están comenzando a manifestarse en términos de protestas de los sirios que han sido leales al Estado”, dijo el Sr. Megally. Ahora están diciendo: ‘Diez años de conflicto, nuestras vidas están empeorando en lugar de mejorar, ¿cuándo vemos el fin de esto?’ ”.



Fuente de la Noticia