Ir al contenido

Día mundial contra la trata de personas destaca el papel esencial de los socorristas |


“Estas son las personas que trabajan en diferentes sectores: identificar, apoyar, asesorar y buscar justicia para las víctimas de la trata, y desafiar la impunidad de los traficantes”, dijo el secretario general de la ONU, António Guterres, en su mensaje del día, que se observa anualmente cada 30 de julio.

‘True shift’ necesario

Su papel solo se ha vuelto más importante en el contexto de COVID-19, particularmente porque las restricciones de viaje han impuesto nuevos peligros a las víctimas, que a menudo son vendidas para explotación sexual, trabajo forzado, mendicidad forzada, matrimonio forzado y extracción de órganos, entre otras actividades.

“Se necesita un verdadero cambio en la prevención y la lucha contra la trata, que debe inspirarse genuinamente en una agenda de derechos humanos para ser realmente eficaz”, dijo Maria Grazia Giammarinaro, Relatora Especial sobre trata de personas, especialmente mujeres y niños, que Dijo que muchos de los explotados en el comercio sexual se dejan morir de hambre por sus captores durante los bloqueos.

Además, dijo que los trabajadores considerados esenciales durante la crisis de COVID-19 se han visto obligados a trabajar bajo presión, durante largas horas sin las medidas de seguridad adecuadas. “El impacto de la pandemia confirma que la tendencia sigue siendo, y aún más hoy, hacia el aumento de la explotación severa”, confirmó.

Cuando 2020 marca el vigésimo aniversario del “Protocolo de Palermo” de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, el principal instrumento internacional contra la trata, llamó la atención sobre la explotación masiva que pasa desapercibida en muchos sectores. Se está convirtiendo en un “componente sistémico de nuestras economías, en todo el mundo”.

Una nueva vision

Pidió un enfoque de derechos humanos, que requeriría reformas a la legislación internacional y nacional, comenzando con las obligaciones de diligencia debida de los Estados y las empresas, que deberían ser vinculantes, incluso en sus cadenas de suministro.

Mientras tanto, a las personas víctimas de la trata y explotadas se les debe permitir apelar las decisiones negativas sobre el estado de residencia y la asistencia, dijo, con el principio de no castigo aplicado a cualquier actividad ilícita en la que estas personas hayan estado involucradas como consecuencia directa de su trata. Y las leyes de inmigración deben proporcionar canales regulares y accesibles, cortafuegos entre los servicios sociales, inspecciones laborales y regulación de las agencias de reclutamiento e intermediación.

Más noticias en la Web  México: Más de 95.000 personas registradas como desaparecidas, impunidad 'casi absoluta' |

Los delincuentes explotan la pandemia, adaptan las tácticas

El Día presentó un evento virtual de alto nivel que destacó a las personas involucradas en la respuesta a la trata de personas.

En un mensaje de video a los participantes, Ghada Waly, Directora Ejecutiva de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), dijo que más del 70 por ciento de las víctimas de trata detectadas son mujeres y niñas, mientras que casi un tercio son niños.

“COVID-19 ha amplificado los peligros del tráfico”, dijo, con la pérdida de empleo, la pobreza, el cierre de escuelas y un aumento en las interacciones en línea que abren nuevas oportunidades para los grupos del crimen organizado.

Al mismo tiempo, dijo que la crisis ha abrumado los servicios sociales y públicos, ha afectado el trabajo de los sistemas de aplicación de la ley y de justicia penal, y ha dificultado que las víctimas busquen ayuda.

Por su parte, la UNODC está proporcionando equipos de protección a los refugios y ayudando a los gobiernos a mitigar el impacto de COVID-19 en las respuestas contra la trata, dijo. También gestiona el Fondo Fiduciario Voluntario de las Naciones Unidas para las víctimas de la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que ayuda a los grupos no gubernamentales a ayudar a 3.500 víctimas al año en más de 40 países.

Solo dos condenas por tráfico este año

Anita Bhatia, Directora Ejecutiva Adjunta de Gestión de Recursos, Sostenibilidad y Alianzas en la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU-Mujeres) dijo que una encuesta global de 100 sobrevivientes de 40 países y 400 partes interesadas de primera línea, encontró que las sobrevivientes enfrentan mayores dificultades para acceder a todos los servicios esenciales que antes de la pandemia: alimentos, agua, alojamiento seguro y ahora, pruebas COVID-19, cuando sea necesario.

Más noticias en la Web  Afganistán en un "peligroso punto de inflexión", advierte un enviado de la ONU al Consejo de Seguridad |

En los pocos lugares donde estos servicios están disponibles, los sobrevivientes están “muy mal” informados sobre ellos, dijo. Desde el comienzo de la pandemia, cada tercer sobreviviente informa haber sido objeto de una oferta relacionada con una posible explotación. “No necesito subrayar cuán grave es este problema”, dijo, subrayando que los autores han sido muy ágiles al adaptar sus tácticas a COVID-19.

Sin acciones correctivas, esta tendencia probablemente continuará más allá de la pandemia. Se deben fortalecer los marcos jurídicos internacionales. “La impunidad siempre ha sido muy alta, y con la pandemia, solo ha empeorado”, dijo, y señaló que solo dos condenas de tráfico se han hecho a nivel mundial desde principios de 2020.

La ‘plaga’ de COVID no es excusa para que florezca la esclavitud – Mira Sorvino

Mira Sorvino, embajadora de buena voluntad de UNODC para la lucha mundial contra la trata de personas, describió esa estadística como “absolutamente escalofriante”, dado que, según las estimaciones más bajas, hay 30 millones de personas que viven en condiciones de trata de personas.

Con tanta atención en COVID-19, debe haber una respuesta a escala de los gobiernos y la sociedad civil para volver a centrarse en la esclavitud. “El hecho de que tengamos una plaga no significa que, bajo nuestra supervisión, la esclavitud pueda proliferar, y que los traficantes ganen”, con el control sobre sus sujetos traumatizados y brutalizados.

Ella presionó a los gobiernos para que anunciaran acciones específicas, establezcan grupos de trabajo, organicen eventos que permitan a las víctimas hablar sobre estos horrores y asignen mucho más de sus presupuestos para abordar este problema.

Mira Sorvino, embajadora de buena voluntad de UNODC para combatir la trata de personas

Más noticias en la Web  Estados Unidos levanta sanciones contra el programa nuclear civil de Irán

Muchos países tienen marcos legales, pero la voluntad política de promulgarlos ha estado “completamente ausente”, incluso antes de la pandemia. “Me ha consternado lo poco que la importancia de las personas explotadas ha significado para el presupuesto de las economías nacionales”, dijo, y cuán débilmente se libra la esclavitud en comparación con la guerra contra las drogas, particularmente en los Estados Unidos, donde se gasta más en esa lucha en unas pocas horas que en el tráfico nacional e internacional. “Es sorprendentemente evidente cuando vemos cuán poco dinero invertimos para disolver el crimen organizado que esclaviza a las personas”.

Sin duda, hay formas baratas de elevar las capacidades de respuesta, dijo. Un estudio de la UNODC descubrió que la capacitación de jueces, abogados y socorristas en la comunidad médica aumenta drásticamente el descubrimiento de víctimas. Las leyes pueden implementarse y los procedimientos judiciales, que se detienen bajo la crisis de COVID-19, pueden cambiarse en línea.

Voces sobrevivientes

Sobre todo, elevar las voces de los sobrevivientes es primordial para aumentar la protesta que finalmente empujará a los gobiernos a la acción. “Escuchar lo que necesitan para un cambio me involucró a nivel del alma”, dijo. “Me hizo no poder darle la espalda”.

Michael Brosowski, fundador y co-CEO de la Fundación Blue Dragon Children’s en Vietnam, dijo que aunque el evento de hoy estaba en marcha, su organización había traído a casa a un joven de 15 años de China que había sido vendido en el comercio sexual, un proceso que ha sido “caído en desorden” por COVID-19.

“Cuando miramos hacia atrás en este período, veremos que las víctimas todavía han encontrado formas de llevar a sus víctimas a través de las fronteras”, dijo, citando un aumento “masivo” en el tráfico de jóvenes en Vietnam, incluso desde bares de karaoke. y los sitios de pesca que normalmente serían inusuales. Apeló al apoyo. “Los proveedores de servicios no pueden hacer nada sin financiación”.



Fuente de la Noticia