mié. Abr 24th, 2024


“Los derechos de las mujeres no son derechos occidentales”, dijo, dirigiéndose al Consejo en su papel de presidenta de The Elders, un grupo de líderes mundiales que trabajan por la paz y la justicia en todo el mundo, fundado por Nelson Mandela en 2007. “Son humanos fundamentales derechos que las mujeres habían reclamado de acuerdo con sus valores culturales “.

La participación de las mujeres afganas en la sociedad es ‘innegociable’

La Sra. Robinson, también ex Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, pidió a China y a la Federación de Rusia, en particular, que alienten a los talibanes a reconocer que la participación de las mujeres en la sociedad y la educación de las niñas en igualdad de condiciones con los niños, no son negociables y deben respetarse.

“En conjunto, a todos se les ha confiado un poderoso mandato para actuar en nombre de las Naciones Unidas”, recordó. “Un Consejo unido y decidido se necesita ahora más que nunca”.

La cuestión fue una de las varias planteadas por la Sra. Robinson y Lakhdar Brahimi, anciano emérito y exministro de Relaciones Exteriores de Argelia, quienes señalaron que el mandato de las Naciones Unidas es proteger los derechos fundamentales de todos los afganos, incluidas las mujeres y las niñas, quienes se encuentran internamente. desplazados, todas las minorías y defensores de los derechos humanos, esfuerzos que requerirán el apoyo del Consejo.

Ofreciendo sus puntos de vista sobre la situación, recordó que los intentos de Afganistán [former] El vicepresidente Amrullah Saleh y Ahmad Massoud, hijo del difunto comandante Ahmad Shah Massoud, que resistieron en el valle de Panjshir parecen haber sido derrotados el 5 de septiembre. Los talibanes ahora ejercen un control casi exclusivo sobre el país.

“El Afganistán de hoy no es el Afganistán que conocí a fines de la década de 1990 y desde 2001 hasta principios de enero de 2004”, dijo. “Decir que la situación humanitaria es grave sería quedarse corto y que las necesidades son más urgentes”.

Sin embargo, dijo que el flujo de ayuda se ha detenido abruptamente y la inclinación de los donantes ahora es abandonar Afganistán, porque los talibanes han tomado el control del país.

La mayoría de la comunidad internacional no desea tratar con los talibanes ni está dispuesta a reconocer diplomáticamente al Gobierno que los talibanes todavía están en proceso de finalización.

Brahimi dijo que mientras algunos líderes talibanes intentan hablar con una sola voz, otros dicen que volverán a las prácticas seguidas durante su gobierno anterior, luego de los ataques del 11 de septiembre contra Estados Unidos.

Otros dicen que se acercarán a sus oponentes para formar un gobierno genuinamente inclusivo. Mientras tanto, Brahimi dijo que las instituciones de Afganistán están paralizadas y su gente abandonada.

Hambruna, una ‘fatalidad ineludible’

“El hambre y la desesperación parecen la fatalidad ineludible de millones de hombres, mujeres y niños”, agregó. Como primer paso sumamente urgente, el Secretario General, actuando con el pleno apoyo de un Consejo de Seguridad unido, debería enviar un Representante Especial a Kabul para iniciar un debate franco con los dirigentes talibanes, subrayó.

Debe ponerse en marcha un programa humanitario crucial, dijo, recordando que los talibanes no interfirieron con el trabajo del personal local después de que el personal contratado internacionalmente fuera retirado en la década de 1990.

La Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA) es ahora más necesaria que nunca, dijo, y propuso que el Consejo limite la próxima renovación de su mandato a una prórroga técnica de seis meses a fin de fortalecerla para la nueva fase que se avecina. MW



Fuente de la Noticia