El encierro de COVID-19 en Myanmar expone la posición precaria de la población LGBTQI |


Cuando se descubrió el primer caso de COVID-19 en Myanmar a fines de marzo, se establecieron centros de cuarentena en sitios de todo el país. Las personas que llegan a una ciudad, como los trabajadores migrantes que regresan a sus hogares, tuvieron que permanecer en cuarentena en su centro local durante 21 días.

Una de las primeras personas en trabajar como voluntario en el centro de cuarentena en la ciudad de Pyay fue un hombre llamado Min Min. Al igual que otros centros en todo el país, este estaba en una escuela que fue reutilizada para la pandemia.

Los aproximadamente 20 voluntarios se dividieron en dos grupos. El “círculo externo”, según Min Min, se ocupaba de asuntos externos, como la coordinación de donaciones, la compra de alimentos y el registro de recién llegados. Los voluntarios del “círculo interior” distribuyeron alimentos entre las personas en el centro, sacaron la basura, hicieron la limpieza.

Estrictos roles de género

Min Min, activista de derechos LGBT y voluntario en un centro de cuarentena en Pyay, Myanmar, por Min Min

“Los desafíos que enfrentamos como voluntarios fueron como en cualquier otro centro”, dice Min Min, quien fue voluntario del “círculo íntimo”. “Hubo escasez de equipo de protección personal. Las máscaras faciales N-95 eran escasas. Los guantes tuvieron que ser reutilizados”.

Min Min estaba preocupado de que podría enfrentar otro desafío: el desdén y el rechazo de los habitantes del centro. Myanmar está obligado por estrictos roles de género, y Min Min es transgénero.

Pero, dice, “Tuve la suerte de que todos me conocieran en la ciudad, y me aceptaron por lo que soy y aceptaron el apoyo que brindé. Me mezclé libremente con los ocupantes del centro e incluso colgué mi pareo con la ropa de otros hombres ”.

Más noticias en la Web  Medios chinos dicen que se desplegaron 'armas avanzadas' en Occidente en medio de agrias relaciones con India

En la sociedad de Myanmar, las familias a menudo separan su ropa no por color sino por el sexo del usuario. Esto se debe a que se considera que la ropa interior de las mujeres hace que un hombre pierda su “aura” o poder masculino. El hecho de que el pareo de Min Min no se molestara entre los de otros hombres era una muestra inusual de aceptación.

En la conservadora Myanmar rural, Min Min logró lo que otras personas LGBTQI (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, queer e intersexuales) solo podían soñar: se mantuvo firme con respecto a su identidad. Sin embargo, dice, varios hombres homosexuales voluntarios fueron hostigados por personas que estaban incómodas con su comportamiento ‘afeminado’.

Rechazo y estrés

“Cuando la pandemia llegó a Myanmar, la comunidad LGBTQI hizo su parte al salir a la calle, entregando máscaras, gel desinfectante y panfletos educativos”, dijo la Fundación Htike Htike de Asia, que también es activista de los derechos LGBTQI. Este era un papel educativo que algunos habían asumido antes, haciendo educación pública sobre el VIH u otros temas. “Querían demostrar que son uno con la gente”.

El orden de quedarse en casa fue especialmente difícil para muchos en la comunidad LGBTQI. Algunos viven con sus familias, o se habían ido pero ahora no tenían otro lugar a donde ir que regresar a sus hogares. Su aceptación en el hogar se debió en gran medida a sus ingresos estables, pero debido a que el cierre significó una pérdida de empleos e ingresos, nuevamente se encontraron con rechazo y estrés.

Muchas otras personas LGBTQI habían sido rechazadas por sus familias, y algunas encontraron aceptación y trabajos en industrias como la belleza y el estilo de vida. Crearon hogares con sus amigos o socios. Pero aquí, también, había peligro. “Las personas LGBTQI que viven con sus parejas comenzaron a enfrentar una mayor violencia doméstica”, dice Aung Myo Min, Director Ejecutivo de ONG Igualdad Myanmar. “Desesperados por obtener ingresos, algunos buscaron convertirse en trabajadoras sexuales, rompiendo el toque de queda y escabulliéndose por la noche, solo para ser víctimas de más violencia o ser acosados ​​por la policía”.

Más noticias en la Web  La OMS publicará un nuevo informe sobre la transmisión aérea, luego del 'compromiso activo' con los científicos |

El estado legal de la comunidad es sombrío. “No hay nada en la ley que proteja a las personas LGBTQI”, dice Aung. El artículo 377 de la ley de Myanmar penaliza el sexo homosexual. No existe una definición de violación de género neutral en la ley. Cuando se denuncian casos de violencia contra la comunidad a la policía, se ignoran. Las mujeres transgénero no son reconocidas como mujeres. Los hombres transgénero también sufren discriminación, pero tienen algunas protecciones legales, ya que se les considera mujeres.

Una escena en el centro de cuarentena en Pyay, Myanmar, donde Min Min, un hombre trans, se ofreció como voluntario., Por Min Min

Por ejemplo, una declaración reciente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Myanmar habló de proteger a las mujeres, y solo a las mujeres, contra el acoso cibernético. Sin embargo, para las personas trans aprovechar estas protecciones, significa negar su identidad de género. Algunas personas trans se dan un tratamiento hormonal, pero no está regulado; El lugar más cercano para recibir cirugías de reasignación de sexo es en la vecina Tailandia.

Pero estos problemas no son lo único que define a la comunidad.

“En todo el mundo, al igual que aquí en Myanmar, las personas LGBTQI no deben verse como víctimas, sino como impulsoras del cambio”, dice Nicolas Burniat, Representante de ONU Mujeres en Myanmar. “Han contribuido a la respuesta a la crisis COVID-19. La sociedad no puede simplemente aceptar su contribución cuando es conveniente y olvidarse de ellos o discriminarlos el resto del tiempo. Es esencial que se respeten los derechos de las personas LGBTQI durante esta crisis y más allá y que sus necesidades específicas se aborden en los esfuerzos de respuesta de COVID-19 ”.

Más noticias en la Web  Todos debemos aceptar decisiones difíciles si queremos vencer a COVID-19, insta a la OMS |

La lucha permanece

ONU Mujeres está trabajando con el UNFPA, ONUSIDA y otras agencias de la ONU, así como con organizaciones locales en Myanmar, para apoyar a la comunidad LGBTQI del país, especialmente a medida que COVID-19 volcó la vida cotidiana. Con poco más de 300 casos reportados y solo un puñado de muertes, a Myanmar le ha ido relativamente bien, gracias en gran parte a la estricta cuarentena, que han sufrido más de 30,000 personas en todo el país. El centro de Min Min y muchos otros han cerrado operaciones. La lucha en curso permanece.

“La ONU está allí para apoyar a la comunidad LGBTQI”, dice Burniat. A veces, el apoyo de la ONU es simbólico, como cuando ondeaba la bandera del arco iris en el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia. Otras veces, la ayuda es práctica, como cuando las agencias de la ONU se coordinan para proteger los derechos humanos LGBTQI. Una reciente conferencia en línea patrocinada por la ONU reunió a organizaciones preocupadas por los derechos humanos durante la pandemia, y Min Min y otros activistas hablaron.

“COVID-19 no discrimina por su raza, religión, género o sexualidad”, dice Min Min. “Me ofrecí como voluntario porque creo que es algo humano. Solo pido que la sociedad nos trate igual ”.



Fuente de la Noticia