El G7 promete comenzar a administrar dosis de vacuna COVID-19 1b


Los líderes del G7 prometieron el domingo comenzar a entregar mil millones de dosis de vacunas contra el coronavirus y acelerar la acción contra el cambio climático, en un llamado a las armas en la cumbre de una alianza democrática revivida que también enfrentó a China y Rusia.

En un comunicado final emitido en su primera cumbre física en casi dos años, los líderes del club de élite apoyaron en gran medida el impulso del presidente estadounidense Joe Biden para recuperar la cohesión de Occidente después de la tumultuosa era de su predecesor Donald Trump.

“Aprovecharemos el poder de la democracia, la libertad, la igualdad, el estado de derecho y el respeto de los derechos humanos para responder a las preguntas más importantes y superar los mayores desafíos”, dijeron los líderes.

Pero la promesa de vacunas para las naciones más pobres se quedó drásticamente por debajo de las 11 mil millones de dosis que, según los activistas, son necesarias para poner fin a una pandemia que se ha cobrado casi cuatro millones de vidas y arruinado economías en todo el mundo.

“Me temo que habrá sonrisas (en el G7) pero no son soluciones”, dijo el ex primer ministro británico Gordon Brown a Sky News, calificando la cumbre como “un fracaso moral imperdonable”.

“Millones de personas quedarán sin vacunar y me temo que miles de personas morirán”, dijo Brown, quien ayudó a coordinar las respuestas internacionales al último gran impacto económico del mundo en 2008.

Del mismo modo, las promesas del G7 de entregar más ayuda a los países en el extremo más agudo del cambio climático y de eliminar gradualmente las inversiones en combustibles fósiles fueron criticadas como muy pocas y demasiado tarde antes de una cumbre de la ONU en noviembre.

Más noticias en la Web  El medio millón de personas de Hong Kong vota en las primarias celebradas por partidos prodemocráticos

“El G7 no ha logrado prepararnos para una COP26 exitosa, ya que la confianza entre los países ricos y en desarrollo es muy escasa”, dijo la directora ejecutiva de Greenpeace International, Jennifer Morgan.

“Necesitamos un liderazgo auténtico y eso significa tratar la pandemia y la crisis climática por lo que son: una emergencia de desigualdad interconectada”, dijo.

– ‘Revolución industrial verde’ –

Sin embargo, el primer ministro británico Boris Johnson, anfitrión de la cumbre, dijo que el G7 quería “impulsar una revolución industrial verde global para transformar la forma en que vivimos”.

“Existe una relación directa entre reducir las emisiones, restaurar la naturaleza, crear puestos de trabajo y garantizar el crecimiento económico a largo plazo”, dijo.

Johnson también promocionó la promesa del G7 de lograr que 40 millones de niñas más vayan a las escuelas durante los próximos cinco años, como parte de la reconstrucción posterior a la pandemia.

Un funcionario de la Casa Blanca estuvo de acuerdo en que la reunión de tres días en Cornualles, en el suroeste de Inglaterra, había sido un “G7 inusualmente sustantivo y productivo”.

Angela Merkel, que asistió a su último G7 como canciller de Alemania, dijo que Biden había dado “un nuevo impulso” a los esfuerzos para abordar los problemas del mundo.

India y Sudáfrica, que participaron en las conversaciones del G7 como invitados, presionaron para que la reunión renunciara a los derechos de propiedad intelectual sobre las vacunas occidentales. Pero Gran Bretaña y Alemania se resistieron notablemente a eso.

Los activistas también se quejaron de que el G7 no había concretado cómo pagaría un “Pacto por la Naturaleza” recientemente acordado: proteger el 30 por ciento de la tierra y los océanos del mundo del despojo para 2030.

Más noticias en la Web  El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia está listo para llegar mañana a Pakistán para una visita oficial de dos días

Los líderes se comprometieron a reducir casi a la mitad sus emisiones de carbono para 2030, en relación con 2010, y eliminar gradualmente el uso de “carbón continuo”, combustible cuyas emisiones no han pasado por ningún filtrado, “lo antes posible”.

Prometieron poner fin a la mayor parte del apoyo del gobierno al sector de los combustibles fósiles en el extranjero y eliminar gradualmente los automóviles de gasolina y diésel.

El G7 tuvo palabras duras para Beijing y Moscú, en el período previo a la cumbre de la OTAN en Bruselas el lunes y la primera reunión de Biden con el presidente ruso Vladimir Putin en Suiza el miércoles.

Exigieron a China que ponga fin a los abusos, incluido el trabajo forzoso, en Xinjiang, donde los activistas dicen que hasta un millón de personas de uigur y otras minorías musulmanas están internadas en campos y en Hong Kong.

Y presionaron a China para que permita que los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) investiguen más a fondo cómo surgió Covid-19, en medio de sospechas de que el coronavirus pudo haber escapado de un laboratorio chino.

Los aliados adoptaron una iniciativa estadounidense para contrarrestar a China en el financiamiento de infraestructura para las naciones más pobres, prometiendo “catalizar colectivamente” cientos de miles de millones de inversiones.

El proyecto “Build Back Better World” (B3W) apunta directamente a competir con la iniciativa de infraestructura de un billón de dólares de la Franja y la Ruta de Beijing, que ha sido ampliamente criticada por cargar a los países pequeños con una deuda inmanejable.

Y el G7 exigió que Rusia “explique de manera creíble” el uso de agentes químicos en su suelo, ponga fin a su “represión sistemática” contra los grupos de oposición y los medios de comunicación y “responsabilice” a los delincuentes que realizan ataques de ransomware.

Más noticias en la Web  China critica la 'manipulación' del G7 después de las críticas a Xinjiang y Hong Kong



Source link