Ir al contenido

El jefe de la ONU reafirma su solidaridad con Níger, mientras el segundo ataque mortal sacude el país |



El domingo, hombres armados no identificados atacaron las aldeas de Intazayene, Bakorate y Wistane en la región de Tahoua, matando al menos a 137 personas, incluidos 22 niños. Los ataques tuvieron lugar cuando la gente iba a buscar agua, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

La semana pasada, el 15 de marzo, hombres armados mataron al menos a 58 civiles, incluidos seis niños, cuando regresaban de un mercado semanal en el departamento de Banibangou, región de Tillaberi, a unos 400 kilómetros (250 millas) al suroeste de Tahoua.

‘Llevar a los perpetradores ante la justicia’

En una declaración emitida por su portavoz, el secretario general António Guterres condenó enérgicamente el ataque del domingo y pidió a las autoridades nigerinas que “no escatimaran esfuerzos” para identificar y llevar rápidamente a los perpetradores ante la justicia.

También instó a mayores esfuerzos para proteger a los civiles.

El jefe de la ONU también pidió a los países de la región del Sahel que continúen sus esfuerzos, en estrecha colaboración con organizaciones regionales y socios internacionales, “para abordar estas graves amenazas a la seguridad y la estabilidad en la subregión y más allá”.

‘Los ataques deben detenerse’ de una vez por todas ‘

En una declaración separada, UNICEF dijo que estaba “profundamente conmocionada e indignada” por el ataque y pidió a todas las partes que protejan a los niños y los mantengan fuera de peligro.

Más noticias en la Web  Organización humanitaria yemení gana el premio Nansen para refugiados |

“Los ataques contra los niños y las familias deben cesar de una vez por todas. Ya es suficiente ”, dijo Marie-Pierre Poirier, Directora Regional de la agencia para África Occidental y Central.

“Es difícil creer que los niños de la región deban vivir con el temor permanente de tales ataques. Ésta no tiene por qué ser su realidad ”, agregó.

La Sra. Poirier también expresó su preocupación por el impacto de la violencia y la inseguridad en los esfuerzos para llegar a los vulnerables con ayuda.

“El conflicto continuo, los repetidos ataques y las restricciones de acceso debido a la inseguridad y la violencia están obstaculizando nuestra capacidad de llegar a los más necesitados”, advirtió.

En todo Níger, alrededor de 3,8 millones de personas necesitan asistencia y protección, incluidos unos 2 millones de niños. El hambre es una de las principales preocupaciones, con casi 920.000 niños con desnutrición aguda (a marzo de 2020).





Fuente de la Noticia