dom. Abr 21st, 2024


Nicholas Haysom, Representante Especial de la ONU y jefe de la Misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS), dijo que el 30 de agosto vio la inauguración del Parlamento reconstituido, con miembros que juraron el 2 de agosto, incluida la primera presidenta de la Asamblea Legislativa Nacional de Transición y Vicepresidenta del Consejo de Estados.

“Este desarrollo allana el camino para un cargo muy retrasado sobre el programa legislativo previsto por el Acuerdo de Paz”, Dijo, destacando que ahora debe complementarse con la reconstitución de las legislaturas estatales.

Dijo que la extensa agenda legislativa incluye la aprobación de proyectos de ley prioritarios ya preparados por el Comité de Enmienda de la Constitución Nacional sobre la reforma de las instituciones de seguridad, financieras, judiciales, constitucionales y electorales.

Tercer aniversario

Con el 12 de septiembre marcando el tercer aniversario del acuerdo de paz revitalizado en Sudán del Sur, “ciertamente, la reconstitución del parlamento nacional presenta una oportunidad para infundir urgencia en la implementación del proceso de paz”, enfatizó.

Un grupo de trabajo ministerial presentó un proyecto de ley sobre el proceso de elaboración de la constitución al Ministro de Justicia y al organismo de desarrollo regional IGAD, agregó.

los El proceso de elaboración de la constitución, un importante punto de referencia del proceso de paz, marca un paso crítico hacia adelante por derecho propio., dijo el jefe de la Misión, lo que significa un contrato social entre todos los sursudaneses sobre los arreglos por los cuales pueden vivir juntos en paz y armonía.

Elecciones: prepararse, prepararse, prepararse

En paralelo, se deben realizar los preparativos electorales, dijo. Si bien no hay consenso sobre los plazos, las dos extensiones del período de transición verían que las elecciones se celebrarían a principios de 2023, lo que requeriría la finalización de un registro de votantes para fines de 2022. Sin los preparativos técnicos y políticos adecuados, “este evento podría ser una catástrofe en lugar de un punto de inflexión nacional,” él dijo.

Señaló el proceso consultivo de la Comisión de la Verdad, Reconciliación y Sanación como otro avance importante.

Sin duda, la falta de progreso en los arreglos de seguridad de transición es ahora el mayor desafío. Alentó a las partes a acordar sin demora las estructuras unificadas de mando y control de las instituciones de seguridad nacional, citando fracturas dentro del Movimiento de Liberación del Pueblo Sudanés en la Oposición (SPLA-IO), como un “resultado lamentable” de la lentitud .

Evite la ‘política contradictoria’

Haysom advirtió que la deserción de las fuerzas lideradas por los generales Gatwech, Olony y Thomas Dhul, y los conflictos entre estos grupos y las fuerzas leales a Riek Machar, socavarán el proceso de paz. Los retrasos también han aumentado el desequilibrio entre las principales partes del acuerdo de paz revitalizado. “Es imperativo que las partes dejen a un lado la política antagónica para trabajar como un Gobierno de unidad”.

UNMISS

Sudán del Sur sigue siendo uno de los países menos desarrollados del mundo.

Récord de inseguridad alimentaria

Reena Ghelani, directora de la División de Operaciones y Defensa, Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OHCA), dijo La población de Sudán del Sur se enfrenta a los niveles más altos de inseguridad alimentaria registrados desde la independencia: más del 60% de la población padece inseguridad alimentaria grave..

Los efectos combinados del conflicto, los choques climáticos, el desplazamiento, el COVID-19 y la falta de inversión en infraestructura y servicios básicos, los han hecho más necesitados.

Más de 8,3 millones de personas necesitan asistencia humanitaria, incluidos 1,4 millones de niños, dijo. Las estimaciones de diciembre de 2020 encontraron que 2,4 millones de personas enfrentaron niveles de emergencia de inseguridad alimentaria aguda (fase 4 de la CIF o superior) entre abril y julio de 2021.

En cinco de estos seis lugares, dijo que el conflicto era el principal factor que impulsaba el desplazamiento y provocaba la pérdida de vidas, bienes y medios de vida.

‘Un salvavidas fuera del hambre’

Dijo que las agencias humanitarias ampliaron la respuesta multisectorial en los condados en riesgo, llegando a más de medio millón de personas entre enero y junio. “Hemos logrado darles a miles de personas un salvavidas para escapar del hambre”.

La respuesta es parte de una operación de ayuda más grande que ha ayudado a 4,4 millones de personas en todo el país entre enero y junio con alimentos, atención médica y nutricional, agua y saneamiento, apoyo de protección y refugio.

Ataques a lo largo de las rutas de suministro

Sin embargo, dijo que los grupos armados no estatales y ciertos grupos de jóvenes continúan obstaculizando el acceso, saqueando instalaciones humanitarias y atacando con frecuencia convoyes civiles y humanitarios a lo largo de rutas de suministro clave. Las interrupciones han impulsado los precios más altos de los productos esenciales para una población ya vulnerable.

Mientras tanto, dijo que las inundaciones por tercer año consecutivo han afectado a casi 426.000 personas a lo largo del río Nilo, el humedal Sudd y el Sobat.

Brechas de financiamiento

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) se vio obligado a reducir las raciones de alimentos en todos los campamentos de refugiados, protección de civiles y desplazados internos a partir de abril de 2021, debido a una financiación inadecuada, una medida que afectó a 700.000 personas. En octubre, se verá obligado a detener el apoyo en los campamentos de desplazados internos en Bor, Juba y Wau, ya que los recursos se volvieron a priorizar a los condados donde la gente estaba al borde de la hambruna.

De cara al futuro, llamó a todos los actores a reducir la violencia, y destacó que los trabajadores humanitarios necesitan el apoyo del Gobierno para garantizar un acceso seguro y sin obstáculos a las personas necesitadas. El Plan de Respuesta Humanitaria de $ 1.7 mil millones, el más grande jamás realizado para Sudán del Sur, está financiado solo en un 56 por ciento e instó a los donantes a realizar aportaciones a gran escala a principios de 2022, para que los esfuerzos de ayuda puedan adelantarse a las necesidades.





Fuente de la Noticia