Ir al contenido

El número de víctimas de represión de la junta de Myanmar supera los 500


Los dolientes hacen el saludo de tres dedos mientras asisten al funeral de un manifestante, que murió en medio de la represión de las fuerzas de seguridad contra las manifestaciones contra el golpe militar, en Taunggyi, en el estado de Shan de Myanmar, el 29 de marzo de 2021. – AFP / STR

YANGON: El número de muertos por la represión militar contra los manifestantes en Myanmar superó los 500, y los grupos rebeldes armados amenazaron el martes a la junta con detener el derramamiento de sangre o enfrentar represalias.

Las potencias mundiales han intensificado su condena a la campaña militar contra el movimiento antigolpista que exige la restauración del gobierno electo y la liberación de la líder civil Aung San Suu Kyi.

Washington suspendió un pacto comercial con Myanmar y el jefe de la ONU, Antonio Guterres, pidió un frente global unido para presionar a la junta después de que más de 100 manifestantes murieran en un fin de semana sangriento.

Además de esa campaña de presión, un trío de grupos rebeldes étnicos condenó el martes la represión y amenazó con luchar junto a los manifestantes a menos que el ejército frenara su violencia.

Las manifestaciones diarias de manifestantes desarmados en todo Myanmar han sido recibidas con gases lacrimógenos, balas de goma y munición real.

La Asociación de Asistencia para Prisioneros Políticos (AAPP) dijo que había confirmado un total de 510 muertes de civiles, pero advirtió que el número real probablemente era significativamente mayor.

El martes, los manifestantes en Yangon vaciaron bolsas de basura en las calles como parte de la última acción, mientras que en la ciudad de Muse, en el estado de Shan, un manifestante de 35 años fue asesinado a tiros.

También hubo otra muerte en Myitkyina, estado de Kachin, confirmaron los rescatistas.

Advertencia rebelde

Tres de los innumerables grupos étnicos insurgentes armados del país, el Ejército de Liberación Nacional de Ta’ang, el Ejército de la Alianza Democrática de las Nacionalidades de Myanmar y el Ejército de Arakan (AA), emitieron una declaración conjunta en la que amenazaban represalias.

Más noticias en la Web  China dice que entiende las "preocupaciones razonables" de Rusia sobre Ucrania

“Si no se detienen y continúan matando a la gente, cooperaremos con los manifestantes y lucharemos”, dijo el comunicado.

Si esos grupos toman las armas, Debbie Stothard de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) advirtió que la situación podría degenerar en una guerra civil.

Dos docenas de rebeliones de minorías étnicas han estallado en Myanmar desde la independencia del dominio colonial británico en 1948, luchando por la autonomía, la identidad, las drogas y los recursos naturales.

El ejército ha tratado de cerrar tratos con algunos grupos armados y, a principios de este mes, eliminó a AA de la lista de organizaciones terroristas.

Pero durante el fin de semana lanzó ataques aéreos en el estado oriental de Karen, los primeros ataques de este tipo en 20 años, contra la Quinta Brigada de la Unión Nacional Karen (KNU) después de que el grupo tomó una base militar.

Se estima que unas 3.000 personas huyeron a través de la jungla en busca de seguridad al otro lado de la frontera en Tailandia, según grupos locales.

“Nunca lo había visto (ataques aéreos) antes, tengo tanto miedo”, dijo Naw Eh Tah, de 18 años. AFP después de llegar al lado tailandés de la frontera después de días de caminar por la jungla.

Hsa Moo, una activista de derechos humanos de Karen, dijo AFP que las autoridades tailandesas habían hecho retroceder a las personas y las habían acusado de bloquear a los funcionarios de refugiados de la ONU en la zona.

El primer ministro tailandés, Prayut Chan-O-Cha, insistió en que “no hubo afluencia” de refugiados y que las autoridades del reino no los “ahuyentaron con armas o palos”.

Más noticias en la Web  El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia está listo para llegar mañana a Pakistán para una visita oficial de dos días

Algunas personas karen heridas en los ataques aéreos buscaron tratamiento médico el martes en el lado tailandés de la frontera; el caso más grave fue el de un joven de 15 años con un pulmón colapsado y una costilla rota.

La policía tailandesa dijo que había interceptado 10 paquetes que contenían 112 granadas y 6.000 cartuchos de munición en la provincia norteña de Chiang Rai que tenían como destino la famosa ciudad fronteriza de Myanmar, Tachileik.

Preocupacion global

El secretario general de la ONU, Guterres, dijo que la represión era “absolutamente inaceptable” e instó a las autoridades de Myanmar a emprender una “transición democrática seria”.

La administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el lunes que el Acuerdo Marco de Comercio e Inversión de 2013, que estableció formas de impulsar los negocios pero no era un acuerdo completo, permanecería suspendido hasta que se restablezca la democracia.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá el miércoles para discutir la situación, dijeron fuentes diplomáticas, luego de que Gran Bretaña pidió conversaciones de emergencia.

Francia condenó la violencia como “ciega y mortal” y China sumó su voz a un coro de preocupación internacional el lunes, pidiendo moderación por todas partes.

Estados Unidos, Gran Bretaña y la UE han impuesto sanciones en respuesta al golpe y la represión, pero hasta ahora la presión diplomática no ha persuadido a los generales para que se relajen.

Mientras tanto, el futbolista de Myanmar Hein Htet Aung, que juega para un club de Malasia, fue sancionado con una prohibición de un partido por mostrar el saludo de tres dedos utilizado por los manifestantes antigolpistas durante un partido, dijo un funcionario el martes.

Más noticias en la Web  Los impactos de COVID-19 afectan desproporcionadamente a los pobres y vulnerables: jefe de la ONU |



Source link