mar. Jun 18th, 2024



El PMA ha estado apoyando a las personas en las zonas noroeste y sur afectadas por el conflicto entre las fuerzas del gobierno etíope y el Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), que comenzó en noviembre.

Proporcionar alivio del hambre

Aster Beyene, una mujer de 43 años y madre de siete, se convirtió esta semana en la millonésima persona en recolectar trigo, guisantes y aceite vegetal de la agencia.

Ella perdió su casa y sus cultivos hace dos meses en los enfrentamientos.

“Hasta ahora he confiado en la poca comida que puedo conseguir de mis vecinos. Al menos ahora tenemos algo de alivio del hambre que hemos estado sufriendo ”, dijo la Sra. Beyene, quien es de Adi Millen, una remota aldea rural a unos 50 kilómetros de la ciudad de Shire en la zona noroeste.

Ampliar

El lunes, el PMA proporcionó ayuda alimentaria a los 4.500 habitantes del lugar, cerrando la primera ronda de distribuciones que se llevará a cabo cada seis semanas en Tigray. Las operaciones se ampliarán para llegar a 2,1 millones de personas.

El PMA está buscando 203 millones de dólares para seguir aumentando la respuesta en toda la región, donde unos 5,2 millones de personas, o más del 90% de la población, necesitan asistencia alimentaria de emergencia.

La agencia continúa liderando la respuesta nutricional de emergencia para niños y mujeres embarazadas o lactantes, aunque el acceso sigue siendo el principal desafío, particularmente en las áreas rurales.

El PMA también ha entregado unas 40.000 toneladas métricas de alimentos para el Gobierno y sus socios en Tigray, y ha transportado más de 20.000 toneladas métricas para la Comisión Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres dentro de la región.

No hay fin a las violaciones de los niños: UNICEF

Casi siete meses después de la guerra, la magnitud de las violaciones de los derechos del niño que tienen lugar en Tigray no muestra signos de disminuir, dijo el martes el director del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, en un comunicado.

“Hasta ahora, más de 6.000 niños no acompañados o separados han sido identificados y registrados para protección y asistencia. Tememos que haya muchos más niños que necesitan apoyo en áreas a las que no podemos llegar debido a la inseguridad o las restricciones de acceso impuestas por las partes en el conflicto ”, dijo Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF.

Agregó que la búsqueda y reunificación de familias se han visto limitadas por las limitaciones en las telecomunicaciones, los trabajadores sociales y el acceso a través de las líneas de control.

Violencia sexual, miedos al reclutamiento

Las mujeres y las niñas de Tigray siguen siendo sometidas a lo que la Sra. Fore describió como “actos espantosos de violencia sexual”.

Aunque UNICEF ha ayudado a unos 540 sobrevivientes desde noviembre, “la falta general de seguridad y el miedo a las represalias dejan a un número incontable de personas sin poder recibir la atención y los servicios que necesitan con urgencia”, dijo. Al mismo tiempo, los muchachos adolescentes informan que temen ser reclutados y utilizados en las hostilidades.

Los enfrentamientos han desplazado al menos a 1,6 millones de personas, incluidos más de 720.000 niños, según Fore, quien dijo que las condiciones en los sitios que los albergan, así como en los campos de refugiados, son hacinadas, insalubres e inseguras.

Proteger a los niños del abuso

Mientras tanto, gran parte de Tigray sigue siendo inaccesible para los trabajadores humanitarios.

“Desde principios de abril, al menos 31 misiones de equipos móviles de salud, nutrición y agua apoyados por UNICEF y sus aliados han sido bloqueadas, ya sea por inseguridad o porque fueron acosadas y se les negó el paso”, dijo la Sra. Fore.

UNICEF insiste en que los niños están pagando un precio terrible por el conflicto. La agencia ha pedido a las partes en conflicto que respeten su obligación de permitir el acceso a los civiles necesitados, especialmente a los niños.

“Sobre todo, pedimos a todas las partes que hagan todo lo que esté a su alcance para proteger a los niños de la violencia, la explotación y el abuso, y para evitar la separación de sus padres o cuidadores principales”, añadió la Sra. Fore.





Fuente de la Noticia