mié. May 22nd, 2024


El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani. – AFP / Archivo

KABUL: El presidente Ashraf Ghani huyó de Afganistán el domingo, dijo un alto funcionario, cediendo efectivamente el poder a los talibanes, que entraron en la capital, Kabul, para sellar una victoria militar nacional en solo 10 días.

Un portavoz de los insurgentes confirmó que habían entrado en varios distritos de la ciudad para “garantizar la seguridad”.

Tres fuentes importantes de los talibanes también dijeron AFP que los insurgentes se habían apoderado del palacio presidencial y que estaba en marcha una reunión sobre seguridad en la capital.

En poco más de una semana, los talibanes han realizado un barrido relámpago del país, con tropas incapaces de aferrarse al territorio sin el apoyo del ejército estadounidense, que está ultimando su retirada tras 20 años en el país.

“El ex presidente afgano ha dejado la nación, dejando al pueblo en esta situación”, dijo Abdullah Abdullah, quien encabeza el proceso de paz, en un video en su página de Facebook.

“Dios lo responsabilizará, y el pueblo tendrá su juicio”.

Abdullah no dio ninguna indicación de hacia dónde se dirigía Ghani, pero el líder del grupo de medios afgano Noticias de Tolo sugirió que se dirigía a Tayikistán.

La salida de Ghani del cargo fue una de las demandas clave de los talibanes en meses de conversaciones de paz con el gobierno, pero se había aferrado obstinadamente al poder.

Los insurgentes dijeron que quieren un “traslado pacífico” en los próximos días, dos décadas después de que las fuerzas lideradas por Estados Unidos derrocaran su régimen a raíz de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

El domingo temprano, el grupo ordenó a sus combatientes que no ingresaran a la capital, diciendo que los restos de las fuerzas del gobierno eran responsables de la seguridad.

Pero más tarde, un portavoz tuiteó que las fuerzas talibanes habían ingresado a varios distritos.

“Unidades militares del Emirato Islámico de Afganistán han entrado en la ciudad de Kabul para garantizar la seguridad”, tuiteó el portavoz talibán Zabihullah Mujahid, y agregó que “su avance continúa con normalidad”.

Esfuerzo de evacuación masiva

Existe el temor de un vacío de seguridad en Kabul, ya que miles de policías y otros miembros de las fuerzas armadas han abandonado sus puestos, uniformes e incluso armas.

Estados Unidos comenzó a trasladar a sus ciudadanos y personal afgano al aeropuerto de Kabul, con la ayuda de miles de tropas desplegadas en la capital para ayudar con la evacuación.

La embajada de Estados Unidos dijo que hubo “informes de que el aeropuerto se incendió”, pero que no fueron confirmados de inmediato.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo que la alianza occidental estaba trabajando para mantener el aeropuerto en funcionamiento “para facilitar y coordinar las evacuaciones”, ya que ciudadanos extranjeros y afganos convergieron en la instalación para intentar salir del país.

Sin embargo, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, descartó las comparaciones con la caótica salida estadounidense de Saigón en 1975.

“El hecho es este: fuimos a Afganistán hace 20 años con una misión en mente”, dijo el domingo.

“Eso fue para lidiar con las personas que nos atacaron el 11 de septiembre. Esa misión ha tenido éxito”.

Temor

La inminente toma de posesión de los talibanes provocó miedo y pánico en Kabul entre los residentes temerosos del tipo de grupos islámicos.

La escala y la velocidad del avance de los insurgentes han conmocionado a los afganos y a la alianza liderada por Estados Unidos que invirtió miles de millones en el país durante las últimas dos décadas.

El presidente Joe Biden ordenó el despliegue de 1.000 soldados estadounidenses adicionales para ayudar a asegurar la evacuación de emergencia de Kabul de los empleados de la embajada y miles de afganos que trabajaban para las fuerzas estadounidenses y ahora temen las represalias de los talibanes.

Eso se suma a los 3.000 soldados estadounidenses desplegados en los últimos días, y 1.000 se fueron en el país después de que Biden anunciara en mayo que la retirada final de la presencia militar estadounidense en Afganistán se completaría el 31 de agosto.

Esa decisión ha sido objeto de un mayor escrutinio dado el colapso de las fuerzas armadas afganas, pero insistió el sábado en que no había otra opción.

“Fui el cuarto presidente en presidir una presencia de tropas estadounidenses en Afganistán: dos republicanos, dos demócratas. No pasaría, ni pasaré, esta guerra a un quinto”, dijo Biden.

Aislado

El gobierno de Ghani quedó completamente aislado el domingo después de que los insurgentes invadieron el bastión norteño anti-talibán de Mazar-i-Sharif y la ciudad oriental de Jalalabad.

Al igual que con la mayoría de las otras ciudades capturadas, la toma del poder se produjo después de que las fuerzas gubernamentales se rindieran o se retiraran.

Los videos publicados en cuentas de redes sociales pro-talibanes mostraron a los combatientes fuertemente armados del grupo en ciudades de todo el país, ondeando banderas blancas y saludando a los lugareños.

La mayoría de los combatientes parecían jóvenes, lo que sugiere que lo más probable es que fueran bebés o que ni siquiera hubieran nacido cuando los talibanes fueron derrocados del poder en 2001.

En Kabul, los residentes aterrorizados invadieron los bancos por segundo día consecutivo, con la esperanza de retirar sus ahorros.

Muchos ya se habían resignado a que los talibanes tomaran el poder.

“Mi único deseo es que su regreso conduzca a la paz. Eso es todo lo que queremos”, dijo Tariq Nezami, comerciante de Kabul.

Para las decenas de miles de personas que han buscado refugio en Kabul en las últimas semanas, el ambiente abrumador era de aprensión y miedo.

“Me preocupa que haya muchas peleas aquí”, dijo un médico que llegó con su familia de 35 miembros de Kunduz. AFP, pidiendo no ser identificado.

“Preferiría volver a casa, donde sé que se ha detenido”.



Source link