jue. May 30th, 2024



“Quedan menos de seis semanas antes de la COP26 y nueve años antes de 2030. Para África, el año 2030 estará marcado por una caída del PIB de hasta un 15% de reducción de los rendimientos agrícolas y un fuerte aumento del riesgo de inundaciones costeras. y en los países insulares ”, dijo el Sr. Tshilombo.

Señaló que, para hacer frente a los impactos negativos del cambio climático, el continente africano necesitará 30.000 millones de dólares al año para adaptarse. Esta cantidad debería aumentar a alrededor de $ 50 mil millones para 2040.

“África no necesita caridad”, sino asociaciones constructivas de beneficio mutuo para hacer un mejor uso de su riqueza nacional colectiva y mejorar las condiciones de vida de su gente, enfatizó.

El Sr. Tshilombo habló en la Sede de la ONU en la apertura de la semana de alto nivel de la Asamblea General. Después de celebrarse prácticamente el año pasado debido a la pandemia de coronavirus, la reunión de este año contará con actividades “híbridas” que incluirán líderes en persona junto con participantes virtuales.

Deuda y apoyo financiero

Hablando sobre la pandemia de COVID-19, dijo que África “África no se ha cruzado de brazos y no tiene la intención de capitular” ante el virus, pero enfatizó todas las dificultades que enfrentan los países.

Acogió con satisfacción las iniciativas relacionadas con la financiación de las economías, en particular las del G20 sobre la suspensión del servicio de la deuda y el marco común para la reestructuración de la deuda, y señaló la asignación de 650.000 millones de dólares en derechos especiales de giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional. (FMI).

Para él, los $ 33 mil millones asignados a África “son insuficientes en vista de la inmensidad de sus necesidades de estímulo económico”. La Unión Africana apoya el objetivo de la Cumbre de París, $ 100 mil millones en DEG para el continente.

Misión de la ONU

En cuanto al retiro de la Misión de la ONU (MONUSCO), acordó el cronograma aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU, con un período de transición que vence en 2024.

Pidió que el proceso sea “gradual, responsable y ordenado” y dijo que espera que “Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad den todos los medios necesarios a la MONUSCO y su Brigada de Intervención Rápida para que cumplan con sus mandatos”.

“Esto es para asegurar que las tropas desplegadas tengan las capacidades y los medios requeridos, incluida la capacitación necesaria para cumplir con los requisitos de la realidad sobre el terreno y la guerra asimétrica que actualmente libran los grupos armados y los terroristas islamistas”, explicó.

Al hablar de las elecciones previstas para 2023, dijo que espera contribuir a “la organización de un voto libre, transparente, inclusivo y creíble”.

La amenaza del terrorismo

Sobre el tema de la paz y la seguridad, el residente dijo que “el flagelo de la inseguridad provocado por las cohortes de terroristas, grupos armados, mercenarios y criminales de todo tipo está socavando la estabilidad institucional de las democracias jóvenes y destruyendo los esfuerzos de muchos líderes africanos por desarrollar sus países “.

Sostuvo que la lucha contra el DAESH se ganó en Oriente Medio, pero en África “AQMI y otros grupos afiliados al DAESH están ganando cada día más terreno”, en lugares como Mali, Níger, Nigeria, Camerún, Chad y Burkina Faso.

Sobre su país, dijo que el fundamentalismo “islamista” ha llegado al este “del territorio, que está” pagando un alto precio en las provincias de Ituri, Kivu del Norte, Kivu del Sur y Maniema “.

“África se niega a servir de base para el terrorismo internacional”, agregó.

Economía y desarrollo

Recientemente, han estallado crisis políticas en algunos Estados miembros, pero el Sr. Tshilombo argumentó que “estas crisis no pueden ocultar el enorme progreso logrado por la mayoría de los países africanos en términos de democracia y buen gobierno”.

“Así es como el pueblo congoleño continúa su noble y estimulante lucha contra la dictadura, la autocracia y los valores que aún estructuran nuestras acciones”, dijo.

En junio pasado, la República Democrática del Congo inició un programa con el FMI y actualmente se beneficia de la asistencia del Banco Mundial para llevar a cabo importantes proyectos sociales e infraestructura básica. El Sr. Tshilombo habló de “reformas valientes” que deberían acelerar el crecimiento económico a más del 5% anual.

Terminó su discurso abordando la “interminable problemática de la reforma de las Naciones Unidas y de la representación de África dentro de su Consejo de Seguridad”.

“Se trata de la eficacia de las Naciones Unidas y de la justicia para un continente, todo un sector de la humanidad cuyo papel sigue aumentando día a día”, dijo.

Agregó que su país apoya una propuesta que agrega dos miembros no permanentes adicionales para África y dos puestos como miembros permanentes, con los mismos derechos, incluido el veto.

Lea la declaración completa en francés aquí.



Fuente de la Noticia