sáb. Abr 20th, 2024



El acontecimiento se produjo cuando el principal funcionario humanitario de las Naciones Unidas, Martin Griffiths, anunció la liberación de $ 45 millones de un fondo de emergencia para apoyar el desmoronado sistema de atención médica de Afganistán.

“Permitir que el sistema de prestación de servicios de salud de Afganistán se derrumbe sería desastroso”, dijo Griffiths. “A las personas de todo el país se les negaría el acceso a la atención médica primaria, como cesáreas de emergencia y atención traumatológica”.

Crisis de Kabul

Haciendo eco de ese mensaje de la capital afgana, Kabul, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que Los recortes de fondos internacionales habían obligado a los proveedores de salud a decidir “a quién salvar y a quién dejar morir”.

Después de reunirse con personalidades, profesionales médicos y pacientes de los talibanes, Tedros explicó que la falta de apoyo financiero para el proyecto de salud más grande del país, Sehetmandi, había dejado a miles de instalaciones sin poder comprar suministros médicos y pagar salarios.

Menos de una de cada cinco de las instalaciones de Sehetmandi del país permanecieron abiertas, explicó el jefe de la OMS, aunque dijo que el acceso a todas las comunidades “ya no estaba impedido”.

Escasez de medicamentos

Esta ruptura en los servicios de salud está teniendo un efecto dominó en la disponibilidad de atención médica básica y esencial, así como en la respuesta a emergencias, la erradicación de la poliomielitis y los esfuerzos de vacunación contra COVID-19.”, Dijo Tedros, en medio de informes de que el almacenamiento médico de la cadena de frío se ha visto comprometido.

Riesgo de COVID-19

El jefe de la OMS también señaló que nueve de los 37 hospitales de COVID-19 ya han cerrado, y que “todos los aspectos” de la respuesta COVID-19 del país han disminuido, desde la vigilancia hasta las pruebas y la vacunación.

En medio de las preocupaciones sobre los derechos de las mujeres en el país tras el nombramiento de un gabinete interino exclusivamente masculino de los talibanes a principios de este mes, Tedros insistió en que las mujeres necesitaban acceso a la educación, la atención médica y al personal sanitario.

“Con menos instalaciones de salud en funcionamiento y menos trabajadoras de la salud que se presentan a trabajar, las pacientes dudan en buscar atención”, dijo. “Estamos comprometidos a trabajar con socios para invertir en la educación sanitaria de niñas y mujeres, así como para continuar capacitando a las trabajadoras de la salud”.

Entre sus operaciones en Afganistán, la OMS apoya un extenso programa de trauma que incluye capacitación, suministro de suministros y equipo para 130 hospitales y 67 bancos de sangre.

Desafío de la vacuna COVID-19

Los datos de la OMS indicaron que antes de la toma de posesión de los talibanes el 15 de agosto, 2,2 millones de personas habían sido vacunadas contra el nuevo coronavirus en Afganistán.

“En las últimas semanas, las tasas de vacunación han disminuido rápidamente, mientras que 1.8 millones de dosis de la vacuna COVID-19 en el país siguen sin usarse”, dijo Tedros. “Se necesita una acción rápida para utilizar estas dosis en las próximas semanas y trabajar para alcanzar el objetivo de vacunar al menos al 20 por ciento de la población para fin de año”.

El alto funcionario de la OMS también instó a que se tomen medidas renovadas para erradicar la poliomielitis en Afganistán, uno de los dos países donde la enfermedad sigue siendo endémica.

El sarampión también se está propagando, advirtió el Director General de la OMS, pero dijo que ahora es posible el acceso a todas las comunidades. “Con solo un caso de poliovirus salvaje reportado en lo que va de año, en comparación con 56 en 2020, nunca ha habido un mejor momento para erradicar la polio”, dijo Tedros. “Sin embargo, el programa contra la poliomielitis tendrá dificultades para responder si la infraestructura básica de inmunización comienza a colapsar a su alrededor”.

Esto significó que la OMS y sus socios pueden comenzar una campaña de vacunación contra la poliomielitis de casa en casa en todo el país, combinando también la vacunación contra el sarampión y la COVID, explicó.





Fuente de la Noticia