mié. May 22nd, 2024


“Esto es fundamental para salvar vidas y frenar el impacto del virus, especialmente en los países en desarrollo”, dijo el portavoz del ACNUR, Andrej Mahecic, en una rueda de prensa periódica en el Palais des Nations en Ginebra.

Números hinchados

Aunque los países de Asia y el Pacífico albergan a la gran mayoría de más de 80 millones de personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo, se han beneficiado de solo una fracción de las inoculaciones de COVID-19 del mundo, según la agencia.

La preocupación por la situación en la región sigue aumentando a medida que el número de casos se ha disparado hasta alcanzar el mayor aumento a nivel mundial.

El ACNUR enfatizó que la pandemia solo será derrotada cuando las vacunas estén disponibles en todas partes “sobre una base equitativa”.

Luchando con oleadas

Durante este período, se han registrado unos 38 millones de casos de COVID-19 junto con más de medio millón de muertes, devastando muchos sistemas de salud ya frágiles en la región.

“La falta de camas de hospital, suministros de oxígeno, la capacidad limitada de la unidad de cuidados intensivos (UCI) y las escasas instalaciones y servicios de salud han empeorado los resultados para las personas infectadas con COVID-19, particularmente en India y Nepal”, dijo el Sr. Mahecic.

Además, la variante altamente infecciosa del virus que surgió por primera vez en la India “amenaza con propagarse rápidamente en la subregión”, incluso entre las poblaciones de refugiados, agregó.

Particularmente vulnerable

En medio de entornos superpoblados, agua limitada e instalaciones de saneamiento inadecuadas, los refugiados siguen estando especialmente en riesgo de contraer COVID-19.

En Cox’s Bazar, Bangladesh, donde casi 900.000 refugiados rohingya viven en el grupo de campos de refugiados más grande y densamente poblado del mundo, el número de casos ha aumentado considerablemente en los últimos dos meses, enfatizó ACNUR.

“Al 31 de mayo, se habían confirmado más de 1.188 casos entre la población de refugiados, y más de la mitad de estos casos se registraron solo en mayo”, dijo a periodistas el portavoz de la agencia.

“También hemos visto un aumento preocupante en el número de casos de COVID-19 entre refugiados y solicitantes de asilo en Nepal, Irán, Pakistán, Tailandia, Malasia e Indonesia”, dijo.

Disparos en movimiento

Mientras se realizan esfuerzos para mitigar la propagación del coronavirus, las medidas preventivas deben complementarse con vacunaciones intensificadas.

Aunque algunos refugiados, incluso en Nepal, han recibido su primer pinchazo con los suministros proporcionados por COVAX, no se ha administrado ni una sola vacuna a los refugiados rohingya en Bangladesh.

La escasez de suministros en el país significa que algunas de las personas más vulnerables del mundo siguen siendo susceptibles al virus.

“ACNUR está sumando su voz a los llamamientos para que los países con dosis excedentes donen a COVAX y para que los fabricantes aumenten los suministros a las instalaciones de COVAX”, dijo el Sr. Mahecic.

Incluido en su presupuesto ordinario, los requisitos financieros totales del ACNUR para COVID incluyen $ 455 millones en necesidades suplementarias y $ 469 millones en actividades relacionadas con COVID.

Hasta la fecha, incluidas las contribuciones proyectadas, el ACNUR ha recibido 252,8 millones de dólares o solo el 27% de estas necesidades.

© UNICEF / Amarjeet Singh

Los pacientes reciben tratamiento en el centro de atención COVID-19 en Commonwealth Games Village (CWG) en Nueva Delhi, India





Fuente de la Noticia