Ir al contenido

Garantizar el derecho a la nacionalidad, más urgente que nunca: ACNUR |


“Los nuevos desafíos globales, como COVID-19 y los efectos del cambio climático, además de otros persistentes como el aumento del desplazamiento forzado, muestran cuán crítico es el derecho a una nacionalidad”, dijo Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

“Tener una nacionalidad, y la protección de un gobierno que brinda la nacionalidad, puede marcar una diferencia que salve vidas, más aún en tiempos de crisis, ya sea mediante la vacunación, la evacuación o la provisión de una red de seguridad social que se necesita”.

Cayendo entre las grietas

Las personas apátridas pueden caer entre las grietas en situaciones de conflicto y desplazamiento porque carecen de la protección de cualquier gobierno, no tienen prueba de su identidad legal, o ambas cosas, advirtió la agencia de la ONU.

También pueden correr el riesgo de ser excluidos del acceso a COVID-19; es poco probable que las vacunas se incluyan en los paquetes de ayuda socioeconómica de los países destinados a disminuir el impacto de la pandemia en los medios de vida.

Además, a medida que empeora el cambio climático, las personas apátridas corren el riesgo de ser excluidas de los esfuerzos del gobierno para mitigar los efectos de los eventos climáticos extremos, agregó la agencia. En términos más generales, ser apátrida puede significar no tener acceso a educación, atención médica o empleo legal.

Más noticias en la Web  John Lennon estampa un inspirador mensaje de paz en la gran semana de la ONU |

La apatridia puede obstaculizar la libertad de movimiento, la capacidad de comprar una propiedad, votar, abrir una cuenta bancaria o incluso casarse.

Más de 4 millones de afectados

A nivel mundial, se sabe que 4,2 millones de personas son apátridas. Sin embargo, el ACNUR estima que es probable que el número real de personas no reconocidas como ciudadanos por ningún país sea mucho mayor, dadas las lagunas en la recopilación de datos.

En el aniversario de la Convención de 1961, la Agencia recuerda a todos los Estados que la aplicación del tratado ayudaría a garantizar que ningún niño nazca sin una nacionalidad y, en última instancia, respaldaría la erradicación de la apatridia con el tiempo.

A finales de agosto de 2021, 77 Estados se han adherido a la Convención de 1961, y un número creciente de países se ha inscrito durante la última década.

Desde 2010, 40 Estados han formalizado su compromiso de reducir la apatridia al convertirse en partes, más recientemente Islandia y Togo. En el mismo período, se sabe que a más de 800.000 apátridas se les confirmó la nacionalidad y se resolvió la apatridia.

© ACNUR / Gabriel Adeyemo

Una mujer nigeriana desplazada está feliz de que los niños que dio a luz recibirán certificados de nacimiento.

Poner fin a la apatridia

La adhesión a la Convención de 1961 es una de las 10 acciones del Plan de acción mundial para acabar con la apatridia. El Plan proporciona un marco para que los Estados logren los objetivos de la Campaña #IBelong, que fue lanzada por ACNUR y sus socios en 2014 para acabar con la apatridia en un plazo de 10 años.

Más noticias en la Web  Afganistán: las agencias de la ONU hacen sonar la alarma por el atasco en el suministro de ayuda de emergencia |

“En este año aniversario, el ACNUR insta a todos los Estados que aún no lo han hecho a que se adhieran a la Convención para Reducir los Casos de Apatridia de 1961, incorporen las salvaguardias de la Convención en sus leyes de nacionalidad y garanticen el derecho de toda persona a una nacionalidad. ”, Dijo el Sr. Grandi.





Fuente de la Noticia