jue. Abr 18th, 2024



Las graves violaciones contra los niños siguieron siendo “alarmantemente altas” en casi 26.500, mientras que la pandemia aumentó su vulnerabilidad al secuestro, el reclutamiento y la violencia sexual, así como a los ataques a escuelas y hospitales.

‘Una infancia robada’

Las medidas para frenar la propagación del coronavirus también complicaron el trabajo de los monitores y expertos en protección infantil de la ONU, según el informe que se titula Una infancia robada y un futuro que reparar: la vulnerabilidad de niñas y niños en conflictos armados agravada por la pandemia COVID-19.

“Las guerras de adultos han quitado la infancia de millones de niños y niñas nuevamente en 2020. Esto es completamente devastador para ellos, pero también para todas las comunidades en las que viven, y destruye las posibilidades de una paz sostenible”, dijo Virginia Gamba. Representante Especial del Secretario General en la CAAC.

El reclutamiento y el uso, así como el asesinato y la mutilación de niños, fueron las violaciones más frecuentes en 2020, seguidas de la denegación del acceso humanitario y el secuestro, según el informe.

Secuestros, ataques a la educación de las niñas

Más de 8.400 jóvenes murieron o quedaron mutilados en guerras en curso en Afganistán, Siria, Yemen y Somalia, mientras que casi 7.000 más fueron reclutados y utilizados en combates, principalmente en la República Democrática del Congo, Somalia, Siria y Myanmar.

Los investigadores informaron de un “crecimiento exponencial” en los secuestros, que aumentaron en un asombroso 90 por ciento el año pasado. Las violaciones y otras formas de violencia sexual también se dispararon en un 70%.

Mientras tanto, los ataques a escuelas y hospitales “siguieron siendo excesivamente altos”, que incluyeron ataques graves perpetrados contra la educación de las niñas y contra las instalaciones y el personal de salud. También hubo un aumento en el uso militar de las escuelas, ya que el cierre temporal de las escuelas durante la pandemia las convirtió en blancos fáciles para la ocupación y el uso militares.

El informe reveló además que las niñas constituían una cuarta parte de todos los niños víctimas de violaciones graves. También se vieron afectadas en su mayoría por violaciones y otras formas de violencia sexual, lo que representó el 98% de las víctimas, seguidas de asesinatos y mutilaciones.

“Si los niños y las niñas experimentan el conflicto de manera diferente y requieren intervenciones para abordar mejor sus necesidades específicas, lo que los datos también mostraron es que el conflicto no se diferencia en función del género”, afirmó la Sra. Gamba.

Avances y compromisos

A pesar de las aleccionadoras estadísticas, el informe también detalla avances tangibles en los diálogos con las partes en conflicto en Afganistán, la República Centroafricana, Nigeria, Filipinas, Sudán del Sur y Siria.

El año pasado se alcanzaron unos 35 nuevos compromisos u otros compromisos para proteger mejor a los niños, incluidos dos nuevos planes de acción firmados en Myanmar y Sudán del Sur.

Además, los grupos armados y las fuerzas liberaron a más de 12.643 niños de sus filas luego de la participación de la ONU, y muchos más niños y niñas se salvaron del reclutamiento debido a los procesos de selección de edad en situaciones en las que la ONU tiene planes de acción con los gobiernos para detener el reclutamiento y el uso de niños.

Sin embargo, en el informe se indica que se han logrado avances debido a que las capacidades de protección de la infancia sobre el terreno están sobrecargadas y con financiación insuficiente.

Promover la paz, los derechos del niño y la democracia.

La Sra. Gamba elogió a los equipos que trabajan sobre el terreno durante la pandemia y en entornos desafiantes.

Subrayó la necesidad de asegurar recursos para la protección de la infancia en un momento de sufrimiento extremo para los niños, dados los numerosos retrocesos en los procesos democráticos a principios de este año y el aumento de la violencia entre las partes en conflicto.

“Esta es una oportunidad para detenernos y reflexionar sobre el sufrimiento que estamos causando a nuestros niños, que son nuestro futuro”, dijo el alto funcionario de la ONU.

“Necesitamos darles a los niños una alternativa a la violencia y el abuso: necesitamos paz, respeto por los derechos del niño y democracia. Necesitamos esperanza en la buena gobernanza. Necesitamos actuar para construir un futuro donde prevalezca la paz. Por favor, denle a los niños esa alternativa “.



Fuente de la Noticia