mar. Jun 18th, 2024



En un comunicado emitido el martes por la tarde, hora local en Nueva York, su portavoz dijo que “la estabilidad de Etiopía y la región en general está en juego”.

El Sr. Guterres reitera su llamamiento para el cese inmediato de las hostilidades y el acceso humanitario irrestricto para brindar asistencia urgente para salvar vidas en las inquietas regiones del norte; Tigray, Amhara y Afar.

El jefe de la ONU también pide “un diálogo nacional inclusivo para resolver esta crisis y sentar las bases para la paz y la estabilidad en todo el país”.

En Twitter, la subsecretaria general de Asuntos Políticos y de Consolidación de la Paz, Rosemary DiCarlo, se hizo eco de este sentimiento.

Según ella, “las posibles consecuencias de un conflicto en espiral en el país y la región son aterradoras de contemplar, pero no es demasiado tarde para elegir el diálogo”.

“Silenciar las armas. Ahora, ante más muerte y destrucción innecesarias”, agregó.

Respuesta humanitaria

Según la última actualización de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), publicada el lunes, la situación general en el norte de Etiopía “sigue siendo impredecible, volátil y muy tensa”.

El combustible para las operaciones humanitarias no ha entrado en Tigray desde principios de agosto, lo que ha obligado a la mayoría de los socios humanitarios a reducir o suspender significativamente sus actividades.

Además de la falta de combustible, las actividades se ven comprometidas por la falta de suministros, efectivo, servicios bancarios y comunicaciones. La ONU y sus socios solo pueden continuar con la respuesta a pequeña escala en unas pocas áreas.

De hecho, no ha entrado en Tigray convoyes con suministros desde el 18 de octubre. Como resultado, la respuesta nutricional para niños y mujeres disminuyó en Tigray en al menos un 50%.

Conflicto en expansión

Con la expansión del conflicto, la situación humanitaria en las regiones vecinas a Tigray, Afar y Amhara continúa deteriorándose.

Los combates en curso están impidiendo la prestación de asistencia y están provocando desplazamientos, trastornos de los medios de vida e inseguridad alimentaria.

En Amhara, 852.000 personas han recibido ayuda alimentaria desde agosto.

Desde que comenzaron los combates a principios de noviembre de 2020 entre las tropas gubernamentales y las fuerzas regionales leales al Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), los refugiados también han estado llegando a puntos fronterizos remotos que tardan horas en llegar desde las ciudades más cercanas en Sudán. Muchos son mujeres y niños.

La mayoría se fue sin apenas sus pertenencias y llegó exhausta de caminar largas distancias sobre un terreno accidentado.

Alrededor de 45.449 refugiados de Tigray en Etiopía han huido a Sudán, y 96.000 refugiados de Eritrea están alojados en la región. Antes de esta crisis, ya había alrededor de 100.000 desplazados internos en Tigray.

Crisis de seguridad

Se teme que miles de personas sean asesinadas en el norte, en medio de denuncias de abusos generalizados contra los derechos humanos en todos los lados, y más de dos millones se vieron obligados a huir de sus hogares.

En los últimos meses, las necesidades humanitarias han aumentado, en medio de asesinatos, saqueos y destrucción de centros de salud e infraestructura agrícola, incluidos los sistemas de riego que son vitales para el esfuerzo de producción.

La inseguridad alimentaria aguda está afectando a hasta 7 millones de personas en toda Etiopía.



Fuente de la Noticia