Ir al contenido

Impacto de la pandemia en el empleo, peor de lo esperado: OIT |



La agencia proyecta que las horas globales trabajadas este año estarán un 4,3 por ciento por debajo de los niveles previos a la pandemia, el equivalente a 125 millones de empleos a tiempo completo. Se trata de una revisión drástica de la proyección realizada en junio, del 3,5 por ciento o 100 millones de puestos de trabajo a tiempo completo.

La octava edición del Monitor de la OIT: COVID-19 y el mundo del trabajo también advierte de una “gran divergencia” entre los países desarrollados y en desarrollo, diciendo que persistirá sin un apoyo financiero y técnico concreto.

Diferencias regionales

En el tercer trimestre de 2021, el total de horas trabajadas en los países de ingresos altos fue un 3,6% más bajo que en el cuarto trimestre de 2019, antes de la pandemia.

Por el contrario, la brecha en los países de ingresos bajos se situó en el 5,7% y en los países de ingresos medianos bajos en el 7,3%.

Desde una perspectiva regional, Europa y Asia Central experimentaron la menor pérdida en horas, alrededor del 2,5%. Le siguió Asia y el Pacífico con un 4,6%.

África, América y los Estados árabes registraron descensos del 5,6, 5,4 y 6,5%, respectivamente.

Más noticias en la Web  Elon Musk a veces vive 'por debajo del umbral de la pobreza', dice su expareja Grimes

Vacunas y estímulo fiscal

Esta gran divergencia se debe en gran parte a las grandes diferencias en la implementación de las vacunas y los paquetes de estímulo fiscal.

Las estimaciones indican que por cada 14 personas completamente vacunadas en el segundo trimestre de 2021, se agregó un trabajo equivalente a tiempo completo al mercado laboral mundial. Esto impulsó sustancialmente la recuperación.

En ausencia de vacunas, a nivel mundial, la pérdida de horas trabajadas habría sido del seis por ciento en el segundo trimestre de 2021, en lugar del 4,8 por ciento registrado.

La implementación de la vacuna, muy desigual, significa que el efecto fue mayor en los países de ingresos altos, insignificante en los países de ingresos medianos bajos y casi nulo en los países de ingresos bajos.

Según la OIT, estos desequilibrios podrían abordarse rápidamente mediante una mayor solidaridad mundial con respecto a las vacunas.

La agencia estima que si los países de bajos ingresos tuvieran un acceso más equitativo a las vacunas, la recuperación en horas de trabajo alcanzaría a las economías más ricas en poco más de una cuarta parte.

Estímulo desigual

El estímulo fiscal continuó siendo el otro factor clave en las trayectorias de recuperación. Sin embargo, la brecha sigue sin resolverse en gran medida, con alrededor del 86% de todas las medidas concentradas en países de ingresos altos.

En promedio, un aumento del estímulo fiscal del uno por ciento del PIB anual aumentó las horas de trabajo anuales en 0,3 puntos porcentuales en relación con el último trimestre de 2019.

La crisis también ha afectado la productividad, lo que ha provocado mayores disparidades. Se prevé que la brecha de productividad entre los países avanzados y los países en desarrollo aumente al nivel más alto desde 2005.

Más noticias en la Web  Enviado afgano en la reunión del CSNU

El Director General de la OIT, Guy Ryder, destacó la desigual distribución de vacunas y las capacidades fiscales y dijo que “ambos deben abordarse con urgencia”.

Señaló el Llamado a la acción mundial para una recuperación de COVID-19 centrada en el ser humano, una hoja de ruta adoptada el año pasado por la Conferencia Internacional del Trabajo que compromete a los países a garantizar que su recuperación sea totalmente inclusiva, sostenible y resiliente.

“Es hora de implementar esta hoja de ruta, que está totalmente alineada y apoya la Agenda Común de la ONU y su Acelerador Global para el Empleo y la Protección Social”, dijo Ryder.





Fuente de la Noticia