jue. Abr 18th, 2024



Stuart Simpson, Jefe de Misión de la OIM en Afganistán, dijo que la agencia está trabajando para ampliar las operaciones a fin de satisfacer las necesidades más urgentes para salvar vidas.

Las prioridades incluyen vivienda y ayuda no alimentaria; agua, saneamiento e higiene, colectivamente conocidos como WASH; asistencia sanitaria, de protección y humanitaria en las zonas fronterizas, así como apoyo de emergencia a los medios de subsistencia y cohesión social.

Aumento de la pobreza y la inseguridad alimentaria

“Nuestras actividades humanitarias continúan siempre que es posible, dependiendo del acceso y la seguridad”, dijo el Sr. Simpson.

“Los desplazamientos a gran escala impulsados ​​por el conflicto y la sequía, y exacerbados por la pandemia COVID-19, están aumentando la pobreza y la inseguridad alimentaria, generando necesidades humanitarias y de protección masivas en el país”.

Actualmente, unos 5,5 millones de afganos son desplazados internos, incluidos más de 550.000 que fueron desplazados este año, casi la mitad de los cuales huyeron de sus hogares desde julio.

“La vivienda inadecuada y el acceso insuficiente al saneamiento y las instalaciones de salud han resultado en condiciones de vida extremadamente precarias para las familias afectadas”, dijo Simpson, y agregó que “nuestra respuesta depende del acceso sin obstáculos y las garantías para la seguridad de todo el personal”.

El llamamiento de la OIM se basa en datos y evaluaciones de sus equipos de respuesta rápida y monitores de protección.

Se suma a un requisito de financiación general de 1.300 millones de dólares para todos los socios de ayuda en el marco del Plan de Respuesta Humanitaria de Afganistán, que está en curso.

Más de 18 millones de afganos, o casi la mitad de la población, ya necesitan asistencia humanitaria, incluidos 10 millones de niños, y se espera que las necesidades aumenten.



Fuente de la Noticia