mar. Jul 23rd, 2024


Estos son solo algunos de los problemas y contradicciones que el Secretario General de la ONU puso al descubierto el jueves en la inauguración de la histórica Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU, que reúne a agricultores y pescadores, jóvenes, pueblos indígenas, jefes de Estado, gobiernos y muchos más. más, en un esfuerzo por transformar el sector y hacer que el mundo vuelva a encaminarse para lograr los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030.

Para António Guterres, “el cambio en los sistemas alimentarios no solo es posible, es necesario”; por la gente, por el planeta y por la prosperidad.

Sin embargo, el jefe de la ONU advirtió que COVID-19 ha hecho que el desafío sea mucho mayor.

La pandemia ha profundizado las desigualdades, diezmado las economías, sumido a millones de personas en la pobreza extrema y ha suscitado el espectro de la hambruna en un número creciente de países.

Al mismo tiempo, dijo Guterres, el mundo está “librando una guerra contra la naturaleza y cosechando la cosecha amarga”, con cosechas arruinadas, ingresos menguantes y sistemas alimentarios defectuosos.

Los sistemas alimentarios también generan un tercio de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, agregó. Y son responsables de hasta el 80 por ciento de la pérdida de biodiversidad.

Soluciones

Durante los últimos 18 meses, a través de diálogos nacionales, los gobiernos reunieron a empresas, comunidades y la sociedad civil para trazar caminos para el futuro de los sistemas alimentarios en 148 países. Más de 100.000 personas se reunieron para discutir y debatir soluciones.

De esas discusiones surgieron muchas propuestas. Guterres eligió destacar tres áreas clave de acción.

Apoyar la salud y el bienestar

En primer lugar, se necesitan sistemas alimentarios que respalden la salud y el bienestar de todas las personas.

Recordando que las dietas nutritivas y diversas son a menudo demasiado costosas o inaccesibles, el Sr. Guterres dijo que le complace ver a muchos Estados Miembros manifestarse en torno al acceso universal a comidas nutritivas en las escuelas.

Protege el planeta

En segundo lugar, argumentó que el mundo necesita sistemas alimentarios que protejan el planeta.

“Es posible alimentar a una población mundial en crecimiento y al mismo tiempo proteger nuestro medio ambiente. Y se necesitan países que asistan a la COP26 en Glasgow con planes audaces y específicos para mantener la promesa del Acuerdo de París ”, dijo. “La guerra en nuestro planeta debe terminar y los sistemas alimentarios pueden ayudarnos a construir esa paz”.

Apoya la prosperidad

En tercer y último lugar, los sistemas alimentarios deben respaldar la prosperidad.

“No solo la prosperidad de las empresas y los accionistas. Pero la prosperidad de los agricultores y trabajadores de la alimentación, y de hecho, los miles de millones de personas en todo el mundo que dependen de esta industria para su sustento ”, argumentó el jefe de la ONU.

Destacando a los trabajadores desinteresados ​​que trabajaron en los campos y transportaron alimentos durante la mortal pandemia, dijo que “estas mujeres y hombres han sido los héroes olvidados de los últimos 18 meses”.

A pesar de eso, “con demasiada frecuencia, estos trabajadores son mal pagados, incluso explotados”.

Recuperación de COVID-19

Estos sistemas representan el 10 por ciento de la economía mundial y, por eso, el Sr. Guterres cree que “pueden ser un motor poderoso para una recuperación inclusiva y equitativa de COVID-19”.

Sin embargo, para que eso sea una realidad, dijo que los gobiernos deben cambiar su enfoque sobre los subsidios agrícolas y el apoyo al empleo para los trabajadores.

También necesitan repensar cómo ven y valoran los alimentos, “no simplemente como un bien que se negocia, sino como un derecho que todas las personas comparten”.

El Secretario General aseguró que la ONU continuará con este fin, junto con la comunidad internacional. La organización está convocando una cumbre de seguimiento, en dos años, para hacer un balance de los avances.

Mientras tanto, el jefe de la ONU dijo que más empresas deben unirse al trabajo y que la voz de la sociedad civil debe seguir presionando por el cambio.

“Y en todo momento, necesitamos la participación de las personas en el centro de nuestros sistemas alimentarios. Agricultores familiares, pastores, trabajadores, Pueblos Indígenas, mujeres, jóvenes. Aprendamos unos de otros e inspirámonos unos a otros mientras trabajamos juntos para lograr los ODS ”, concluyó.

En la inauguración del evento, la Enviada Especial del Secretario General de la ONU para la Cumbre del Sistema Alimentario, Agnes M. Kalibata, dijo que “los sistemas alimentarios tienen un poder increíble para acabar con el hambre, construir vidas más saludables y sostener nuestro hermoso planeta”.

Los expertos muestran preocupación

Destacando el intenso nivel de debate sobre el tema de la producción de alimentos, en vísperas de la Cumbre, tres expertos independientes en derechos humanos de la ONU dijeron que estaban profundamente preocupados de que el evento no fuera una “cumbre del pueblo” como se prometió.

Expresaron su preocupación de que podría dejar atrás a los más marginados y vulnerables.

Según los expertos designados por el Consejo de Derechos Humanos, que participaron en la preparación de la Cumbre, el evento “dice ser inclusivo, pero dejó a muchos participantes y a más de 500 organizaciones que representan a millones de personas, sintiéndose ignorados y decepcionados”.

En una declaración conjunta, dicen que “la Cumbre, lamentablemente, puede presentar los derechos humanos a los gobiernos como una política opcional en lugar de un conjunto de obligaciones legales”.

Los expertos temen que exista el riesgo de que la Cumbre sirva al sector empresarial “más que a las personas, que son esenciales para asegurar el florecimiento de nuestros sistemas alimentarios, como los trabajadores, los pequeños productores, las mujeres y los pueblos indígenas”.

La declaración está firmada por Michael Fakhri, relator especial sobre el derecho a la alimentación, David Boyd, relator especial sobre derechos humanos y medio ambiente, y Olivier de Schutter, relator especial sobre pobreza extrema y derechos humanos.



Fuente de la Noticia