mié. Abr 24th, 2024


Water Under Fire Volumen 3, destaca que el acceso de los niños al agua se ha visto amenazado en casi todas las emergencias relacionadas con conflictos en las que UNICEF está respondiendo.

El informe se centra en nueve países donde prevalecen la violencia y los conflictos, y el impacto que tienen los ataques en los niños. Se estima que unos 48 millones de personas necesitan servicios de agua potable y saneamiento en los siguientes países (República Centroafricana, Irak, Libia, Palestina, Pakistán, Sudán, Siria, Ucrania y Yemen).

‘Los ataques al agua y el saneamiento son ataques a los niños’

Se ha demostrado que la protección de servicios de agua y saneamiento seguros y fiables es un factor fundamental para garantizar la supervivencia de millones de niños. El estudio señala que, en países frágiles, los niños menores de cinco años tienen 20 veces más probabilidades de morir debido a enfermedades diarreicas que a la violencia.

“El acceso al agua es un medio de supervivencia que nunca debe utilizarse como táctica de guerra”, dijo Manuel Fontaine, Director de Programas de Emergencia de UNICEF. “Los ataques a la infraestructura de agua y saneamiento son ataques a los niños”.

“Cuando se detiene el flujo de agua, enfermedades como el cólera y la diarrea pueden propagarse como la pólvora, a menudo con consecuencias fatales”, agregó el Sr. Fontaine. “Los hospitales no pueden funcionar y las tasas de desnutrición y emaciación aumentan. Los niños y las familias a menudo se ven obligados a salir en busca de agua, lo que los expone, en particular a las niñas, a un mayor riesgo de sufrir daños y violencia ”.

© UNICEF / Shehzad Noorani

Una niña de nueve años empuja una carretilla cargada con bidones llenos de agua en un campamento de desplazados internos en Darfur, Sudán.

El informe cataloga la naturaleza devastadora de los ataques a la infraestructura del agua: en el este de Ucrania, por ejemplo, donde unos 3,2 millones de personas necesitan servicios de agua y saneamiento, se han registrado 380 ataques desde 2017.

En el Estado de Palestina, se han producido 95 ataques contra 142 infraestructuras de agua y saneamiento desde 2019, dejando a más de 1,6 millones de personas sin acceso a estos servicios básicos.

Y Yemen ha sido testigo de 122 ataques aéreos contra la infraestructura del agua durante los seis años de guerra. Una epidemia de cólera sigue enfermando a miles de niños cada semana y alrededor de 15,4 millones de personas necesitan agua potable y saneamiento con urgencia.

Detén los ataques de inmediato

UNICEF describe una serie de medidas que deben tomarse con urgencia para garantizar que los niños estén protegidos en las zonas de conflicto y se les garantice el acceso a agua potable y suficiente.

Las partes en conflicto, dice la agencia, deben poner fin de inmediato a los ataques contra los servicios y el personal de agua y saneamiento, y cumplir con sus obligaciones de proteger a los niños en los conflictos.

Los informes también instan a los Estados miembros de la ONU, incluidos los miembros del Consejo de Seguridad, a tomar medidas más firmes para exigir responsabilidades a los autores de estos ataques; que los donantes inviertan en agua y saneamiento en situaciones de conflicto; y que el público sume su voz para proteger la infraestructura y los trabajadores del agua.



Fuente de la Noticia