Ir al contenido

La lucha en curso contra el matrimonio infantil y el ‘secuestro de novias’ en Kirguistán |


Cada año, según cifras oficiales del gobierno, entre siete y nueve mil niñas muy jóvenes se casan en Kirguistán, y unas 500 niñas de entre 13 y 17 años se convierten en madres.

Las niñas aún corren el riesgo de ser víctimas de prácticas como “ala kachuu”, que literalmente significa “recoger y huir” en kirguís. En otras palabras, son secuestrados y obligados a casarse.

“El problema de los matrimonios precoces en Kirguistán es muy grave”, dice Byubyusara Ryskulova, psicóloga y directora de ‘Sezim’ (‘Confianza’ en kirguiso), el primer centro de crisis del país, establecido hace 25 años para proteger los derechos de mujeres y niñas en situaciones de vida difíciles, y proporcionarles alojamiento temporal, así como asistencia jurídica y psicológica.

En los 25 años transcurridos desde la creación del centro, más de 45.000 mujeres han utilizado la línea directa y unas 35.000 han recibido asesoramiento jurídico y psicológico.

Según la Sra. Ryskulova, la existencia continua de estas prácticas puede explicarse en parte por la creciente influencia de la religión y el desempleo y la pobreza, particularmente en las zonas rurales.

“La edad legal para contraer matrimonio es 18 años y el secuestro de niñas está penalizado. Desafortunadamente, estas leyes no siempre se respetan. En lugar de un matrimonio oficial, la gente suele celebrar una ceremonia religiosa en una mezquita, que se llama ‘nikah’”.

“Las familias de los pueblos ya no tienen siete u ocho hijos, pero no es fácil para los padres criar a cuatro o cinco hijos. Muchos de ellos buscan dar a sus hijas a familias más ricas. Por regla general, las partes están de acuerdo entre sí, y todo sucede en silencio”.

“Sin embargo, más adelante en la vida, cuando ya no pueden soportar la violencia doméstica, las mujeres recurren a nosotros en busca de ayuda. Fue entonces cuando nos enteramos de que se casaron en contra de su voluntad, se los robaron y se casaron en secreto”, dice la Sra. Ryskulova.

Más noticias en la Web  Los crímenes del EIIL contra los yazidíes constituyen un genocidio, según el equipo de investigación de la ONU |

Centro social Sezim, Kirguistán

Mujeres de Kirguistán acuden a centros especializados en busca de protección frente a la violencia doméstica. Centro social Sezim, Kirguistán

Leyes ignoradas

La ley permite que el rito de “nikah” se celebre en las mezquitas solo después de que la pareja cumpla 18 años, y si son menores de edad, la pena es de prisión de tres a cinco años. En cuanto al secuestro de novias, la ley establece que la pena es de diez años de cárcel.

Aun así, es extremadamente raro que todos los participantes en tal “acuerdo” sean llevados ante la justicia. “Es fácil redactar una ley, pero también debe implementarse”, dice la Sra. Ryskulova. “Actualmente, estamos monitoreando alrededor de ocho casos penales relacionados con la violación de niñas”.

La mayoría de los casos se concentran en tres regiones mayoritariamente conservadoras del sur del país: Osh, Jalabad y Batken. Darika Asylbekova, directora del centro de crisis Ak Zhurok (Corazón Puro) en Osh, dice que el número de matrimonios precoces ha aumentado desde 2010.

“Los padres casan a sus hijas desde el noveno grado. Temen que, después de graduarse de la escuela y marcharse a la ciudad, sus hijas se “mimen” y, entonces, no puedan casarse”.

Como resultado, las niñas, al sumergirse en la vida familiar, no pueden asistir a la escuela. Las tareas del hogar recaen sobre sus hombros, luego el embarazo y el cuidado de los niños. Cualquier posibilidad de obtener una educación o una profesión desaparece y, como amas de casa, dependen completamente de sus maridos.

Más noticias en la Web  Tres empresas italianas reciben multas de € 1,000 por no usar máscaras

Solo este año, unas 1500 mujeres jóvenes recurrieron a Ak Zhurok en busca de ayuda. Piden no solo alojamiento temporal, sino también apoyo con empleo, división de bienes y pensión alimenticia, porque, por regla general, los que no han formalizado el matrimonio se quedan sin nada.

Centro social Sezim, Kirguistán

Mujeres de Kirguistán acuden a centros especializados en busca de protección frente a la violencia doméstica.

Vergüenza y culpa

Sin embargo, incluso en el sur, las actitudes están cambiando. En las zonas rurales hay alrededor de 154 divorcios por cada mil matrimonios, mientras que en las ciudades esta cifra es 2,4 veces mayor.

La autora del popular blog kirguís “El sueño de una niña”, Aigerim Almanbetova, de 24 años, pertenece a la generación moderna de mujeres kirguisas que intentan comprender la situación en la que se encuentran muchas de sus compañeras.

“En mi opinión, otra razón de los matrimonios precoces, además de la religión, es la crianza familiar. Tenemos la mentalidad de que una chica debe casarse cuanto antes porque, por la edad, ya se la considera una solterona. Entonces, las mujeres están bajo presión psicológica desde la infancia.

“A las niñas se les dice constantemente que se irán a vivir con sus maridos, que deben formar una familia, tener hijos. En cuyo caso, ¿por qué gastar dinero en su educación?, continúa la Sra. Almanbetova.

Agrega que también tienen que lidiar con la noción cultural de la vergüenza, que lleva a muchas de ellas a quedarse con maridos abusivos y soportar abuso físico durante años. Según el bloguero, hace mucho que la sociedad kirguisa necesita cambiar la forma en que se cría a los hombres, comenzando desde la primera infancia.

Más noticias en la Web  Es hora de 'disminuir seriamente' las tensiones por Ucrania, dice Guterres en la conferencia de Múnich |

La participación de la ONU conduce a una disminución de los casos

Sin embargo, más recientemente, ha habido una disminución en el número de matrimonios precoces, gracias al trabajo preventivo de las ONG y agencias gubernamentales, con la asistencia de organizaciones internacionales.

En enero de 2020, en asociación con el gobierno de Kirguistán, la Unión Europea y la ONU lanzaron un programa nacional plurianual como parte de la Iniciativa mundial Spotlight para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas.

El programa incluye un conjunto de medidas en el campo de la formulación de políticas y leyes: fortalecimiento de las instituciones, prevención de la violencia, prestación de servicios a las víctimas de la violencia, recopilación de datos de calidad y apoyo al movimiento de mujeres y la sociedad civil.

Para mujeres empoderadas como la Sra. Almanbetova, esta es la dirección correcta en la que Kirguistán debería viajar: “No estoy en contra de formar una familia y sueño con ello en el futuro. Pero el enfoque debe ser principalmente el deseo de la niña misma, y ​​no de sus padres.

“Los tiempos en que se trata a una mujer como una persona de segunda deben ser cosa del pasado. Esto se ha convertido en un serio freno para el desarrollo de nuestra sociedad”.



Fuente de la Noticia