Ir al contenido

La ONU condena la “vergonzosa” prohibición de la educación de las niñas afganas durante un año


Colegialas afganas sentadas en un salón de clases cuando comienza el nuevo año académico en Kandahar el 7 de septiembre de 2022. — AFP/Archivos

KABUL: Naciones Unidas instó el domingo a los talibanes a reabrir las escuelas secundarias para niñas en todo Afganistán, condenando la prohibición que comenzó hace exactamente un año como “trágica y vergonzosa”.

Semanas después de que los talibanes tomaran el poder en agosto del año pasado, reabrieron las escuelas secundarias para niños el 18 de septiembre, pero prohibieron que las niñas de secundaria asistieran a clases.

Meses después, el 23 de marzo, el Ministerio de Educación abrió escuelas secundarias para niñas, pero a las pocas horas los líderes talibanes ordenaron cerrarlas nuevamente.

Desde entonces, más de un millón de adolescentes se han visto privadas de educación en todo el país, dijo la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA).

“Este es un aniversario trágico, vergonzoso y completamente evitable”, dijo Markus Potzel, director interino de la UNAMA, en un comunicado.

“Es profundamente dañino para una generación de niñas y para el futuro de Afganistán mismo”, dijo, y agregó que la prohibición no tenía paralelo en el mundo.

El jefe de la ONU, Antonio Guterres, instó a los talibanes a revocar la prohibición.

“Un año de conocimientos perdidos y oportunidades que nunca recuperarán”, dijo Guterres en Twitter.

“Las niñas pertenecen a la escuela. Los talibanes deben dejarlas entrar”.

Varios funcionarios talibanes dicen que la prohibición es solo temporal, pero también han presentado una letanía de excusas para los cierres, desde la falta de fondos hasta el tiempo necesario para remodelar el programa de estudios de acuerdo con las líneas islámicas.

A principios de este mes, los medios locales citaron al ministro de Educación, Noorullah Munir, diciendo que se trataba de un problema cultural, ya que muchas personas de las zonas rurales no querían que sus hijas adolescentes asistieran a la escuela.

Más noticias en la Web  Sudán: Alimentos saqueados en Darfur, 730.000 personas se quedaron sin

‘Año de decepción’

La estudiante de grado 12, Kawsar, que dio un nombre ficticio para proteger su identidad, dijo que estaba frustrada porque su escuela secundaria había estado cerrada durante un año.

“Ha sido un año oscuro, un año lleno de estrés y decepción”, dijo.

“Es nuestro principal derecho tener una educación. La sociedad necesita doctoras y maestras, solo los niños no pueden satisfacer todas las necesidades de la sociedad”.

Muchos clérigos afganos conservadores dentro de los talibanes son escépticos de la educación moderna.

El mes pasado, las autoridades dijeron que iban a aumentar las clases obligatorias de religión en las universidades gubernamentales, aunque no se eliminaría ninguna materia del plan de estudios actual.

En reacción a los comentarios del ministro de educación en los medios locales, Kainat, una maestra de escuela, dijo que los padres y las familias de Afganistán estaban ansiosos por educar a sus hijas.

“Quieren que sus niñas logren lo que se proponen, todas las familias quieren que sus hijos, incluidas las niñas, sirvan a la nación”, dijo Kainat, quien también dio un nombre ficticio.

“Es un error decir que la gente en Afganistán no quiere que sus niñas reciban educación”.

Después de tomar el poder el 15 de agosto del año pasado durante la caótica retirada de las fuerzas extranjeras, los talibanes prometieron una versión más blanda de su régimen en Afganistán entre 1996 y 2001.

Pero en cuestión de días, comenzaron a imponer restricciones a niñas y mujeres, sacándolas efectivamente de la vida pública.

Además de cerrar las escuelas secundarias para niñas, los talibanes han prohibido a las mujeres muchos trabajos gubernamentales y también les han ordenado que se cubran en público, preferiblemente con un burka que lo cubra todo.

Más noticias en la Web  COVID-19: Educación reemplazada por escuelas cerradas, violencia, embarazo adolescente |

Algunas escuelas secundarias para niñas han permanecido abiertas en provincias alejadas de las bases del poder central de Kabul y Kandahar debido a la presión de las familias y los líderes tribales.



Source link