dom. Jun 23rd, 2024


Según la UNCTAD Informe sobre las inversiones en el mundo 2021, la inversión extranjera directa total también se redujo en más de un tercio a nivel mundial, a $ 1 billón (de $ 1,5 billones en 2019), lo que amenaza el progreso en el desarrollo sostenible.

Este nivel se vio por última vez en 2005 y es un problema urgente porque la inversión extranjera directa es vital para promover el desarrollo sostenible en las regiones más pobres del mundo, dijo Isabelle Durant, Secretaria General interina de la UNCTAD.

“La crisis (COVID-19) ha tenido un inmenso impacto negativo en los tipos de inversión más productivos, a saber, la inversión greenfield en proyectos industriales y de infraestructura”, dijo. “Esto significa que la producción internacional, un motor del crecimiento y desarrollo económico global, se ha visto seriamente afectada”.

Problemas fiscales europeos

A nivel regional, Europa experimentó una caída de la inversión extranjera directa del 80 por ciento el año pasado, mientras que los flujos hacia América del Norte se redujeron en un 42 por ciento, lo que se atribuyó a una caída en las ganancias reinvertidas.

Otras economías desarrolladas vieron una caída promedio del 20 por ciento, dijo la UNCTAD, mientras que el continente africano experimentó una caída del 16 por ciento en la inversión extranjera directa, a $ 40 mil millones, un nivel visto por última vez hace 15 años.

Significativamente, los anuncios de proyectos totalmente nuevos en África también cayeron un 62%, lo que perjudicó las perspectivas de industrialización, y los exportadores de productos básicos fueron los más afectados.

Asia resiliente

Por el contrario, la inversión extranjera directa en Asia en desarrollo resistió los peores impactos de la pandemia, impulsada por China, donde las entradas de capital aumentaron en un seis por ciento, a 149.000 millones de dólares.

El sudeste asiático experimentó una disminución del 25 por ciento, pero la inversión en India aumentó, impulsada en parte por fusiones y adquisiciones.

Inversión que se hunde en América Latina

Esto contrasta con América Latina y el Caribe, donde la inversión extranjera directa “se desplomó” el año pasado, cayendo un 45 por ciento a 88.000 millones de dólares.

“Muchas economías del continente, entre las más afectadas por la pandemia, dependen de la inversión en recursos naturales y turismo, los cuales colapsaron”, dijo la UNCTAD.

Choque de desarrollo

Aunque la inversión extranjera entre las naciones más ricas cayó más en 2020, en un 58 por ciento, las naciones en desarrollo han soportado la peor parte de la desaceleración general de la inversión del año pasado, dijo la UNCTAD.

Para resaltar esto, el organismo de la ONU señaló la caída del 42 por ciento en el número de nuevos proyectos greenfield entre economías frágiles y una caída del 14 por ciento en los acuerdos internacionales de financiamiento de proyectos; los últimos son importantes porque impulsan el crecimiento de la infraestructura.

En comparación, las economías desarrolladas vieron una disminución del 19 por ciento en las inversiones nuevas y un aumento del ocho por ciento en la financiación de proyectos internacionales, dijo la UNCTAD.

Recuperación mixta

De cara al futuro, la Sra. Durant insistió en que, aunque los gobiernos se estaban centrando con razón en sacudirse los impactos de la pandemia, el verdadero desafío es “no solo reavivar la economía, sino hacer que la recuperación sea más sostenible y más resistente a futuras crisis”.

El director de inversiones y empresas de la UNCTAD, James Zhan, se hizo eco de ese mensaje y señaló que la pandemia del coronavirus había amplificado las fragilidades de las economías estructuralmente débiles.

“La inversión en varios sectores relevantes para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), especialmente en alimentación, agricultura, salud y educación, ha ido cayendo”, dijo. “La inversión relacionada con los ODS debe ampliarse en el período posterior a la pandemia”.

Según el último informe de la UNCTAD, la inversión en los países menos adelantados, los países en desarrollo sin litoral y los pequeños estados insulares en desarrollo representó solo el 3,5% de la inversión extranjera directa total en 2020.

Fuente: UNCTAD

Entradas de inversión extranjera directa, mundial y por grupo de economías, 2007-2020 (miles de millones de dólares y porcentaje).

Señaló que el impacto de la pandemia en la inversión extranjera directa mundial fue más fuerte en el primer semestre de 2020, y que en el segundo semestre del año, “las fusiones y adquisiciones transfronterizas y los acuerdos internacionales de financiación de proyectos se recuperaron en gran medida”.

Sin embargo, la inversión totalmente nueva, que según la UNCTAD es más importante para los países en desarrollo, “continuó su tendencia negativa a lo largo de 2020 y en el primer trimestre de 2021”.

De cara al futuro, la UNCTAD dijo que se esperaba que los flujos de inversión extranjera directa a nivel mundial tocaran fondo en 2021 y recuperaran algo del terreno perdido, con un aumento de alrededor del 10 al 15 por ciento. Pero esto aún dejaría los niveles “un 25 por ciento por debajo del nivel de 2019”.



Fuente de la Noticia