jue. May 30th, 2024



A pesar del compromiso del presidente Evariste Ndayishimiye de abordar la situación en el país después de años de violenta represión, los delitos que incluyen la detención y ejecución arbitrarias, la tortura y la intimidación no se han detenido, según la Comisión de Investigación de la ONU sobre Burundi.

“No solo se han seguido produciendo graves violaciones de los derechos humanos, sino que en algunos aspectos la situación se ha deteriorado”, desde que el presidente Ndayishimiye asumió el cargo en junio del año pasado, dijo el presidente de la Comisión, Doudou Diene, a los periodistas en Ginebra.

Estos abusos ocurrieron en un contexto de “múltiples ataques armados” por parte de opositores al gobierno desde agosto de 2020, explicó el Sr. Diene.

“Mientras buscaban a personas presuntamente involucradas en los ataques armados o que colaboraban con grupos rebeldes, las fuerzas de seguridad atacaron principalmente a miembros del principal partido de oposición, el Congreso Nacional por la Libertad (CNL), ex miembros de las Fuerzas Armadas de Burundi dominadas por los tutsis (ex- FAB), repatriados y algunos de sus familiares. Algunos fueron ejecutados, otros desaparecieron o fueron torturados mientras estaban detenidos arbitrariamente ”.

Situación terrible

La Comisión señaló que, aunque el nivel de violencia política en la nación de los Grandes Lagos disminuyó inmediatamente después de las elecciones de 2020, y con el país aparentemente “en el camino de la normalización”, la situación de los derechos humanos sigue siendo “nefasta”.

La encuesta nacional se llevó a cabo después de la muerte del presidente Pierre Nkurunziza, cuya decisión de presentarse a un controvertido tercer mandato en 2015 provocó importantes protestas y desplazamientos masivos, y finalmente el establecimiento de la Comisión de Investigación por parte del Consejo de Derechos Humanos, en 2016.

El clima político actual es “altamente intolerante con la disidencia”, sostuvieron los Comisionados en su quinto y último informe al Consejo de Derechos Humanos, destacando cómo miembros de los partidos de oposición, en particular la CNL, han sido blanco de ataques, en particular desde junio de 2021.

Imbonerakure impunidad

Muchos oficiales de seguridad y otros vinculados al partido gobernante, el CNDD-FDD, continuaron impunes por sus crímenes, agregaron, señalando a agentes del Servicio Nacional de Inteligencia (SNR), policías – incluso de los Grupos Móviles de Intervención Rápida ( GMIR) – y la liga juvenil Imbonerakure, cuya brutalidad ha sido documentada en informes anteriores de la Comisión de Investigación.

Las personas pertenecientes a estos grupos son “los principales perpetradores de esas violaciones, algunas de las cuales podrían constituir crímenes de lesa humanidad”, dijo el informe de la Comisión de Encuesta. “Siguen gozando de una impunidad generalizada por sus acciones, como ha sido el caso desde 2015”.

Falta de reformas de justicia

Al destacar la falta de reformas estructurales prometidas para promover la rendición de cuentas en el país, la comisionada Françoise Hampson dijo que “el estado de derecho en Burundi continúa erosionándose, a pesar de la intención declarada del presidente Ndayishimiye de restaurarlo”.

Al igual que las conclusiones anteriores de la Comisión, la Sra. Hampson señaló cómo los testimonios reunidos para su último informe apuntaban a una campaña organizada “contra aquellos elementos de la población civil que se consideraban o se pensaba que eran hostiles al gobierno en el poder”, un potencial crimen de lesa humanidad. “Algunas de las violaciones que detalla el informe de este año parecen ser una continuación de esa política”, agregó.

En Burundi, no se puede confiar en el sistema judicial “para frenar o reparar las violaciones de derechos humanos”, continuó la Sra. Hampson, y advirtió que el gobierno recién elegido “sólo ha estado fortaleciendo su control sobre el poder judicial”.

Durante los últimos cinco años, la Comisión de Encuesta sobre Burundi ha documentado, supervisado y denunciado presuntas violaciones de derechos humanos en Burundi.

Ha realizado más de 1.770 entrevistas, incluso de forma remota, en la República Democrática del Congo (RDC), Ruanda, Tanzania, Uganda y Burundi.

Está previsto que la Comisión presente su informe al Consejo de Derechos Humanos el 23 de septiembre de 2021.





Fuente de la Noticia