jue. May 30th, 2024



Voices from Sudan 2020, publicado esta semana, es la primera evaluación cualitativa a nivel nacional de la violencia de género (VBG) en el país, donde un gobierno de transición se encuentra ahora en su segundo año.

Abordar el problema es una prioridad crítica, según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y la Unidad de Lucha contra la Violencia contra las Mujeres (CVAW) del Gobierno, coautores del informe.

“El contexto actual de mayor apertura por parte del Gobierno de Sudán y dinamismo de la sociedad civil abre oportunidades para avances significativos en la promoción de la seguridad y los derechos de las mujeres”, dijeron.

Violencia física en el hogar

El informe tiene como objetivo complementar los métodos existentes de recopilación y análisis de datos asegurando que se comprendan y aborden las opiniones, experiencias y prioridades de las mujeres y las niñas.

Los investigadores encontraron que las comunidades perciben la violencia doméstica y sexual como los problemas más comunes de VBG.

Las preocupaciones clave incluyen la violencia física en el hogar, cometida por los maridos contra las esposas y por los hermanos contra las hermanas, así como las restricciones de movimiento a las que han sido sometidas las mujeres y las niñas.

Otra preocupación es la violencia sexual, especialmente contra las mujeres que trabajan en empleos informales, pero también las mujeres refugiadas y desplazadas cuando se mudan fuera de los campamentos, las personas con discapacidades y los niños en las escuelas coránicas.

Presión para cumplir

El matrimonio forzado también es “destacado”, según el informe. La mayoría de estas uniones se arreglan entre miembros de la misma tribu, o parientes, sin el consentimiento o conocimiento de la niña.

Mientras tanto, la mutilación genital femenina (MGF) sigue estando muy extendida en Sudán, con diversas diferencias según la ubicación geográfica y la afiliación tribal. Aunque el conocimiento sobre la ilegalidad y la nocividad de la práctica ha llegado a nivel comunitario, el matrimonio infantil y la mutilación genital femenina no se perciben como preocupaciones clave.

El acceso de las mujeres a los recursos también está severamente restringido. Los hombres controlan los recursos financieros y los niños son favorecidos para acceder a oportunidades, especialmente a la educación. La presión verbal y psicológica para cumplir con las normas y roles de género existentes es generalizada, lo que en algunos casos conduce al suicidio.

El deterioro de la situación económica desde 2020 y el COVID-19 han aumentado la violencia, especialmente la violencia doméstica y el matrimonio forzado, según el informe. También se ha informado de hostigamiento en las colas de suministros básicos como pan y combustible.

Datos dramáticamente ausentes

Sudán sigue avanzando por el camino de la democracia tras el derrocamiento en abril de 2019 del presidente Omar Al-Bashir, que había estado en el poder durante 30 años.

Hablar abiertamente sobre la violencia de género “no ha sido posible en las últimas tres décadas”, según el informe.

“Los datos sobre la violencia de género son dramáticamente deficientes, no se ha realizado una evaluación a nivel nacional durante los últimos 30 años, y hay una falta general de disponibilidad de datos cualitativos y cuantitativos”, dijeron los autores.

Para llevar a cabo la evaluación, se llevaron a cabo alrededor de 215 discusiones de grupos focales con comunidades: 21 con expertos en VG, así como una revisión de estudios y evaluaciones existentes.

La investigación se realizó entre agosto y noviembre de 2020, abarcando 60 ubicaciones y campamentos, y los datos se escanearon a través de un software para análisis cualitativo, siguiendo un modelo utilizado por primera vez en Siria.



Fuente de la Noticia