vie. Abr 12th, 2024



Mary Lawlor, relatora especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, expresó su preocupación por las detenciones, el hostigamiento, la criminalización y las amenazas contra estas personas.

“Los arrestos y redadas en las casas de los defensores de los derechos humanos palestinos forman parte de una represión más amplia contra quienes defienden los derechos humanos de los palestinos en el Territorio Palestino Ocupado”, dijo.

Arrestos, traslados forzosos

La Sra. Lawlor estaba alarmada por el arresto y la detención arbitrarios de Farid Al-Atrash, defensor de derechos humanos y abogado de la Comisión Independiente de Derechos Humanos (CIDH).

El Sr. Al-Atrash fue detenido por las fuerzas militares israelíes después de participar pacíficamente en una manifestación en Belén el 15 de junio y puesto en libertad bajo fianza ocho días después.

El experto en derechos también expresó su preocupación por el traslado forzoso de palestinos que viven en los barrios de Sheikh Jarrah y Silwan en Jerusalén.

“Muna Al-Kurd, Mohammed Al-Kurd y Zuhair Al Rajabi, defensores de los derechos humanos a la vanguardia de la protección de sus comunidades contra el desplazamiento forzado, han sido arrestados e interrogados”, dijo.

Otro activista, Salah Hammouri, abogado y defensor de los derechos humanos franco-palestino, también corre el riesgo de que le revoquen su permiso de residencia permanente en Jerusalén.

Preocupación por los activistas encarcelados

“Me sorprende que los miembros del Comité de Trabajo de Salud, que brindan servicios de salud a los palestinos que viven en áreas remotas de Cisjordania, hayan sido arrestados, interrogados y puedan ser criminalizados debido a su trabajo de derechos humanos”, agregó la Sra. Lawlor.

Actualmente, tres miembros del personal del Comité se encuentran en prisión. La directora Shatha Odeh y la ex coordinadora del proyecto, Juana Ruiz Sánchez, están detenidas en una instalación, mientras que el contador Tayseer Abu Sharbak está en otra. Están siendo juzgados por participar en lo que se ha descrito como “una organización ilegal”, dijo la Sra. Lawlor.

Pidió a Israel que las pusiera en libertad de inmediato y que investigara las denuncias de malos tratos contra las dos defensoras de los derechos humanos.

“El deterioro de la salud de Odeh y el confinamiento solitario de Sánchez son extremadamente preocupantes”, dijo el experto de la ONU, y señaló que al defensor de derechos, que padece condiciones de salud crónicas subyacentes, se le había negado inicialmente el acceso a los medicamentos necesarios y ropa limpia.

La Sra. Lawlor subrayó la importancia de salvaguardar a los defensores de los derechos humanos palestinos en el Territorio Palestino Ocupado, especialmente a aquellos que protegen los derechos de sus comunidades a la vivienda, la atención médica y la libertad de reunión y asociación.

“Hago un llamado a las autoridades para que dejen de atacar a estos defensores de derechos humanos y les permitan realizar su trabajo legítimo y pacífico sin ningún tipo de restricción”, dijo.

La apelación de la Sra. Lawlor se produjo en una declaración, que ha sido respaldada por otros 10 expertos independientes que también reciben sus mandatos del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

No son personal de las Naciones Unidas ni son pagados por la Organización.



Fuente de la Noticia