mar. Jun 18th, 2024


Una fotografía tomada el 31 de octubre de 2022 muestra un carguero cargado con granos siendo inspeccionado en el área de fondeo de la entrada sur del Bósforo en Estambul.— AFP

Los buques de carga cargados con granos y otros productos agrícolas abandonaron los puertos de Ucrania el lunes a pesar de la decisión de Rusia de retirarse de un acuerdo histórico diseñado para aliviar la crisis alimentaria mundial.

Como uno de los intermediarios del acuerdo de granos, Turquía ha intensificado la diplomacia con los dos países en guerra en un intento por salvarlo, ya que Rusia advirtió que continuar haciendo cumplir el acuerdo sin su participación sería “peligroso”.

Al menos 10 barcos, incluido el Ikaria Angel, fletado por el Programa Mundial de Alimentos y cargado con 30.000 toneladas de trigo destinadas a la respuesta de emergencia en el Cuerno de África, partieron de puertos ucranianos el lunes, según un sitio web que rastrea el tráfico marítimo.

“Los buques de carga civiles nunca pueden ser un objetivo militar ni ser tomados como rehenes. La comida debe fluir”, tuiteó el lunes Amir M. Abdulla, coordinador de la ONU para la Iniciativa de Granos del Mar Negro.

En total, 12 barcos debían salir de los puertos ucranianos el lunes y cuatro más debían dirigirse al país, según el Centro de Coordinación Conjunta (JCC) que ha estado supervisando el acuerdo negociado por Turquía y la ONU.

‘Pies diplomáticos’

El tráfico marítimo se produjo dos días después de que Rusia notificara a la ONU y a Turquía que suspendía su participación en el acuerdo de cereales, después de que Moscú acusara a Ucrania de un ataque “masivo” con aviones no tripulados contra su Flota del Mar Negro en Crimea.

Ucrania ha calificado los cargos rusos como un “pretexto falso”.

Moscú también se retiró de las inspecciones de barcos, que eran obligatorias según el acuerdo.

Los precios de los cereales subieron el lunes por la mañana tras la decisión rusa.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, cuyo país se ha mantenido neutral durante la guerra de ocho meses en Ucrania, prometió realizar esfuerzos para mantener el acuerdo en vigor a pesar de las medidas de Rusia.

“Aunque Rusia actúa con vacilación… continuaremos resueltamente con nuestros esfuerzos para servir a la humanidad”, dijo Erdogan en un discurso televisado.

El analista de Turquía Soner Cagaptay dijo que si Erdogan lograba convencer al presidente ruso, Vladimir Putin, de que volviera a la mesa, subrayaría la marca de Ankara como el país que puede hablar tanto con Ucrania como con Rusia, desde una postura neutral.

“Si Turquía puede hacer que Rusia vuelva al acuerdo, Ankara podrá decirles a todos: ‘Oigan, déjenme quedarme donde estoy porque saben que funciona y los ayuda’. Podría ser un paso diplomático bastante significativo para Ankara”, dijo. AFP.

Turquía, miembro de la OTAN, que tiene buenas relaciones con sus dos vecinos del Mar Negro, se ha abstenido de unirse a las sanciones occidentales contra Moscú y, en cambio, reforzó su comercio mientras suministraba drones de combate a Kyiv.

El cronograma de envío del lunes fue acordado por las delegaciones de Ucrania, Turquía y la ONU, con Rusia informada de los movimientos, dijo el JCC en un comunicado el domingo por la noche.

Una fuente familiarizada con el asunto dijo: “Como signatario del acuerdo, se les ha solicitado que tomen las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los buques”.

‘Peligroso’

El Kremlin dijo que sería “peligroso” hacer cumplir el acuerdo sin su participación.

“En condiciones en las que Rusia habla de la imposibilidad de garantizar la seguridad de la navegación en estas áreas, tal acuerdo es difícilmente factible. Y adquiere un carácter diferente, mucho más arriesgado, peligroso”, dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

El ministro de defensa de Turquía, Hulusi Akar, dijo que hablaría con su homólogo ruso, Sergei Shoigu, el lunes por la noche.

“Este (acuerdo) debe continuar. Suspender esta iniciativa no beneficiará a Rusia, Ucrania ni a nadie más”, dijo.

Ucrania, uno de los mayores exportadores de cereales del mundo, se vio obligada a suspender casi todas las entregas tras la invasión rusa a finales de febrero.

El acuerdo de julio para desbloquear sus exportaciones de granos es fundamental para aliviar la crisis alimentaria mundial causada por el conflicto.

Ya había permitido exportar más de 9,5 millones de toneladas de cereales ucranianos y debía renovarse el 19 de noviembre.

Un acuerdo separado firmado con Rusia permitió la exportación de alimentos y fertilizantes rusos, a pesar de las sanciones occidentales impuestas a Moscú. Pero nunca se implementó, para consternación de Moscú, que se ha quejado del tema durante semanas.



Source link