Ir al contenido

Las mujeres y las niñas merecen más protección en situaciones de emergencia, escucha el consejo de derechos humanos de la ONU |


Nada Al-Nashif, Alta Comisionada Adjunta para los Derechos Humanos, dijo al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que la situación es especialmente preocupante para las mujeres y las niñas.

Se enfrentan a dificultades adicionales debido a la pandemia, incluido el abuso sexual, advirtió Al-Nashif, en particular a los desplazados por la guerra.

“La experiencia demuestra que la inseguridad y el desplazamiento aumentan la violencia sexual y de género, así como otros delitos y violaciones de los derechos humanos, como los matrimonios infantiles, precoces y forzados, o la denegación de acceso a servicios de salud sexual y reproductiva”.

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), más de 212 millones de personas pueden necesitar asistencia humanitaria para 2022.

Este año, se cree que casi 168 millones de personas necesitan dicha protección, lo que representa alrededor de una de cada 45 personas en el mundo, la cifra más alta en décadas.

En un debate sobre cómo mejorar la responsabilidad de las mujeres y las niñas en situaciones de emergencia, el subdirector de derechos instó a los Estados miembros en el foro de Ginebra a considerar la adopción de un nuevo enfoque.

Justicia rápida y minuciosa

Además de la práctica actual de garantizar el enjuiciamiento penal de los abusadores, pidió que se promulguen leyes específicas que prevengan o erradiquen un “continuo de violaciones de derechos humanos”, abordando las causas profundas de la falta de responsabilidad para las mujeres y las niñas.

Esta fue la única forma de restaurar su plena igualdad y sus derechos con dignidad, dijo.

Al destacar las investigaciones recientes del Consejo de derechos humanos sobre Myanmar, Venezuela y Sudán del Sur, la Sra. Al-Nashif señaló que todos los países compartían la discriminación sistemática contra las mujeres y las niñas que permitía que persistieran las violaciones.

Más noticias en la Web  "El genocidio sigue siendo una amenaza muy real", advierte Guterres |

Fallas de Myanmar a Venezuela

ONU Mujeres / Allison Joyce

Muchas mujeres y niñas rohingya no asisten a clases porque son de género mixto. Pero aquí, en los campos de refugiados, para obtener servicios básicos, necesitan tener educación.

En Myanmar, la Misión internacional independiente de investigación de hechos en Myanmar informó sobre la amplia desigualdad de género y la negación de la libertad de movimiento que enfrentan las mujeres y niñas de etnia rohingya, incluida la violencia sexual y de género, dijo el funcionario de la ONU.

También encontró la negación del acceso a la educación, la atención médica básica y otros derechos económicos y sociales.

Volviendo a Venezuela, el subdirector de derechos señaló un informe de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU (ACNUDH) de 2019 que documentaba el acceso limitado a los servicios de salud sexual y reproductiva, “con cero anticonceptivos disponibles en varias ciudades, junto con severas restricciones al aborto”.

La alta tasa resultante de embarazos adolescentes “ha sido un factor importante que ha llevado a muchas niñas a abandonar la escuela”, agregó Al-Nashif, mientras que la mortalidad materna prevenible también está aumentando, dijo, con un estimado de una de cada cinco muertes maternas relacionadas con la inseguridad. abortos

Pena del sur de Sudán

En Sudán del Sur, donde la violencia sexual ha sido una característica generalizada y generalizada del conflicto desde 2013, una investigación sobre la atención médica para las víctimas de tales abusos indicó que solo había un centro de salud por cada 10,000 personas, y muchos no tenían suficiente personal calificado para tratar a los sobrevivientes.

“Como resultado, las víctimas solo pueden buscar ayuda cuando desarrollan afecciones médicas graves y, por supuesto, la estigmatización obliga a muchos a seguir sufriendo en silencio”, agregó el funcionario de la ONU.

Más noticias en la Web  El informe de ONU-Hábitat pide que las ciudades después de una pandemia lideren el camino hacia un futuro más justo, más verde y más saludable |



Fuente de la Noticia