Líderes militares de Myanmar que intentan legitimar el poder: enviado especial de la ONU |



Christine Shraner Burgener dijo que la situación en Myanmar “sigue siendo muy preocupante”, en medio de una tercera ola “grave” de infecciones por COVID-19.

La semana pasada, el general de alto rango del ejército Min Aung Hlaing anunció que se nombraría primer ministro y se comprometió a celebrar elecciones para 2023.

Solidificando su agarre

“En mi opinión, el Comandante en Jefe parece decidido a solidificar su control del poder con el último anuncio del gobierno provisional; además, con la anulación formal del resultado de las elecciones del año pasado y la declaración del Comandante en Jefe como Primer Ministro del país ”, dijo el enviado de la ONU, hablando desde Suiza.

La Sra. Schraner Burgener también expresó su temor de que la Liga Nacional de la Democracia (NLD), que ganó las elecciones de noviembre de 2020, también pueda ser disuelta por la fuerza pronto. La consejera de Estado y líder del partido Aung San Suu Kyi, junto con el presidente Win Myint, fueron detenidos en el golpe de estado del 1 de febrero.

“Este es un intento de promover la legitimidad contra la falta de acción internacional”, ella dijo. “Y tengo que dejar en claro que la ONU no reconoce a los gobiernos, por lo que depende de los Estados miembros”.

Subrayó que “mientras los Estados miembros no tomen ninguna decisión”, el Representante Permanente de Myanmar en Nueva York, Kyaw Moe Tun, sigue siendo el embajador legítimo del país ante la ONU, mientras que la Sra. Suu Kyi y el presidente Myint son sus líderes.

Recientemente, se descubrió un complot para matar o herir al embajador Tun, quien denunció el golpe en el Salón de la Asamblea General en Nueva York, según informes de los medios.

Más noticias en la Web  Expertos de la ONU instan a los nuevos gobernantes de Afganistán a prohibir la tortura "en cualquier circunstancia" |

“Me sorprendió mucho escuchar esto, y claramente ahora depende del equipo de investigación averiguar quién está detrás de este ataque”, dijo la Sra. Shraner Burgener.

Violencia y pandemia

La situación sobre el terreno en Myanmar sigue siendo “muy difícil”, informó.

“No hay libertad de expresión y todavía me preocupan mucho los ataques contra la prensa libre. E insto siempre en mis discusiones con el ejército a liberar a los presos políticos, incluidos muchos trabajadores de los medios de comunicación ”.

Los militares tomaron medidas enérgicas contra las manifestaciones a favor de la democracia a raíz del golpe y hasta ahora han muerto más de 960 personas. Miles más fueron arrestados y detenidos, incluidos extranjeros y más de 100 niños.

Mientras tanto, continúan los enfrentamientos entre el ejército y las fuerzas de defensa locales. La violencia ha aumentado y los grupos de defensa utilizan cada vez más “armas profesionales”.

Al mismo tiempo, Myanmar también se enfrenta a una batalla devastadora contra el coronavirus. Se han notificado más de 331.000 casos.

Las agencias de la ONU y sus socios están trabajando para reanudar la prestación de asistencia sanitaria, dando prioridad al lanzamiento de vacunas a través de la iniciativa de solidaridad global, COVAX, y a revitalizar las inmunizaciones en general.

Compromiso continuo de la ONU

La Sra. Schraner Burgener continúa con su compromiso de encontrar una solución pacífica a la crisis política en Myanmar, aunque todavía no se le ha permitido viajar allí.

El Enviado Especial de la ONU ha estado manteniendo conversaciones con el ejército, las organizaciones étnicas armadas y otras partes interesadas, que incluyen al Gobierno de Unidad Nacional (NUG), formado por legisladores exiliados derrocados en el golpe. Los representantes provienen de la NLD, otros partidos y grupos étnicos armados.

Más noticias en la Web  La prevención de conflictos significa abordar los impulsores económicos, sociales e institucionales de los conflictos |

Durante los últimos dos meses, ha estado promoviendo la idea de un diálogo inclusivo organizado en torno a cuatro “grupos” que abarcan la respuesta a una pandemia, la asistencia humanitaria y cuestiones relacionadas con la comunidad rohingya.

El grupo final y más grande abordaría las causas fundamentales de la crisis, como las discusiones sobre el sistema federal, la constitución, las reformas legales y el sistema electoral.

También ha propuesto establecer un grupo de observadores internacionales sobre Myanmar. La membresía comprendería China, India, Japón, Tailandia, Estados Unidos, Reino Unido, Noruega y Suiza, además de la ONU, la Unión Europea y el bloque regional del sudeste asiático, ASEAN.

Promoción del diálogo inclusivo

“Los grupos étnicos armados fueron en su mayoría muy positivos con esta idea y realmente quieren encontrar una solución pacífica”, dijo, refiriéndose a la propuesta de diálogo.

“El NUG … estaba interesado en la idea, pero claramente tendría condiciones previas para iniciar ese diálogo”.

La Sra. Schraner Burgener mantuvo “una larga conversación” con Soe Win, el Subcomandante en Jefe del ejército, el 16 de julio.

Aunque receptiva a algunas de sus ideas, incluida la integración de los trabajadores de la salud en las medidas de prevención del COVID-19, “en el diálogo, no recibí una respuesta: ni positiva, ni negativa”.

Ella espera que con el reciente nombramiento de un enviado especial de la ASEAN en Myanmar, se lleve a cabo un diálogo inclusivo, de lo contrario, “irá cada vez más en la dirección de una guerra civil”, advirtió.



Fuente de la Noticia