lun. May 20th, 2024



Según la agencia Análisis global de los residuos sanitarios en el contexto de la COVID-19: estado, impactos y recomendaciones, la basura, principalmente plástica, amenaza la salud humana y ambiental, y expone una necesidad imperiosa de mejorar las prácticas de gestión de residuos.

La vista de máscaras desechadas, aceras, playas y bordes de carreteras tirados por la basura se ha convertido en un símbolo universal de la pandemia en curso en todo el mundo.

Hablando con los periodistas en Ginebra, el jefe de la agencia, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que el informe “es un recordatorio de que si bien la pandemia es la crisis sanitaria más severa en un siglo, está conectada con muchos otros desafíos que enfrentan los países.”

Las estimaciones se basan en las aproximadamente 87 000 toneladas de equipo de protección personal (PPE) que se adquirieron entre marzo de 2020 y noviembre de 2021 y se enviaron a través de una iniciativa conjunta de emergencia de la ONU. Se espera que la mayor parte de este equipo haya terminado como desecho.

Para la agencia, esto es solo una indicación inicial de la magnitud del problema. No considera ninguno de los productos básicos de COVID-19 adquiridos fuera de la iniciativa, ni los desechos generados por el público, como máscaras desechables.

consecuencias de covid

El análisis señala que se han utilizado más de 140 millones de kits de test, con potencial para generar 2.600 toneladas de residuos no infecciosos (principalmente plástico) – y 731.000 litros de residuos químicos (equivalentes a un tercio de una piscina olímpica). Enviado.

Al mismo tiempo, Se han administrado más de 8 mil millones de dosis de vacunas en todo el mundo, lo que produce144.000toneladas de desechos adicionales en forma de jeringas, agujas y cajas de seguridad.

A medida que la ONU y los países se enfrentaban a la tarea inmediata de asegurar y garantizar la calidad de los suministros de EPP, se dedicaron menos atención y recursos a la gestión segura y sostenible de estos desechos.

Para el Director Ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, el Dr. Michael Ryan, este tipo de protección es vital, “pero también es vital para garantizar que se pueda usar de manera segura sin impactar en el entorno circundante”.

Esto significa contar con sistemas de gestión efectivos, incluida la orientación para los trabajadores de la salud sobre qué hacer.

Falta de recursos

Hoy dia, El 30 % de los establecimientos de salud (el 60 % en los países menos adelantados) no están equipados para manejar las cargas de desechos existentes, por no hablar de los residuos adicionales.

Esto puede exponer a los trabajadores de la salud a lesiones por agujas, quemaduras y microorganismos patógenos, dijo la OMS. Las comunidades que viven cerca de vertederos y sitios de eliminación de desechos mal administrados pueden verse afectadas por el aire contaminado por la quema de desechos, la mala calidad del agua o las plagas que transmiten enfermedades.

La directora de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS, Maria Neira, cree que la pandemia ha obligado al mundo a enfrentarse a este problema.

“Un cambio significativo en todos los niveles, desde el global hasta el hospital, en la forma en que gestionamos el flujo de desechos de la atención de la salud, es un requisito básico de los sistemas de atención de la salud climáticamente inteligentes”, dijo.

Recomendaciones

El informe establece un conjunto de recomendaciones, que incluyen embalaje y envío ecológicos; compra de EPI seguros y reutilizables, fabricados con materiales reciclables o biodegradables; inversión en tecnologías de tratamiento de residuos sin quemar; e inversiones en el sector del reciclaje para garantizar que los materiales, como los plásticos, puedan tener una segunda vida.

Para quien, la crisis de salud también ofrece la oportunidad de desarrollar políticas y regulaciones nacionales sólidas, cambiar comportamientos y aumentar los presupuestos.

La presidenta del Grupo de trabajo sobre desechos sanitarios, la Dra. Anne Woolridge, señaló que existe una creciente apreciación de que las inversiones en salud deben tener en cuenta las implicaciones ambientales y climáticas.

“Por ejemplo, el uso seguro y racional de EPP no solo reducirá el daño ambiental causado por los desechos, sino que también ahorrará dinero, reducirá la posible escasez de suministros y apoyará aún más la prevención de infecciones mediante el cambio de comportamientos”, explicó.

Actualización de pandemia

El pasado domingo 30 de enero se cumplieron dos años desde que la OMS declaró al COVID-19 una emergencia de salud pública de interés internacional, el nivel más alto de alarma bajo el derecho internacional.

En ese momento, había menos de 100 casos y no se reportaron muertes fuera de China.

Dos años después, se informaron más de 370 millones de casos y más de 5,6 millones de muertes, y la OMS dice que las cifras son una subestimación.

Desde que se identificó por primera vez la variante Omicron hace apenas 10 semanas, se han notificado casi 90 millones de casos, más que en todo 2020.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que en algunos países se ha arraigado una narrativa de que, debido a las vacunas y a la alta transmisibilidad y menor gravedad de Omicron, ya no es posible y necesario prevenir la transmisión.

“Nada podría estar más lejos de la verdad”, dijo.

Señaló que la OMS no está pidiendo a ningún país que vuelva al bloqueo, pero todas las naciones deben continuar protegiendo a su gente utilizando todas las herramientas del conjunto de herramientas, no solo las vacunas.

Es prematuro que cualquier país se rinda o declare la victoria.“, argumentó.



Fuente de la Noticia