Ir al contenido

Los horrores de Hiroshima, un recordatorio de que las armas nucleares siguen siendo una amenaza global |


Esas primeras armas nucleares desplegadas por los Estados Unidos, mataron indiscriminadamente a decenas de miles de no combatientes, pero también dejaron cicatrices imborrables para los sobrevivientes inmediatos, que ellos, sus hijos y nietos todavía llevan hoy.

“El hospital de la Cruz Roja estaba lleno de cadáveres. La muerte de un humano es algo solemne y triste, pero no tuve tiempo de pensar en eso porque tenía que recoger sus huesos y disponer de sus cuerpos”, dijo una mujer de entonces 25 años en un grabado. testimonio, a 1,5 km de la zona cero de Hiroshima.

“Esto fue realmente un infierno viviente, pensé, y las imágenes crueles aún permanecen en mi mente”.

Para resaltar el trabajo incansable de los sobrevivientes, conocidos en japonés como los hibakusha, la Oficina de Asuntos de Desarme de la ONU creó una exposición en la sede de la ONU en Nueva York que acaba de concluir, titulada: Tres cuartos de siglo después de Hiroshima y Nagasaki: los hibakusha: valientes supervivientes que trabajan por un mundo libre de armas nucleares.

Trae vívidamente a la vida la devastación y los estragos causados ​​por esas primeras bombas atómicas (bombas A) y sus armas sucesoras, las bombas de hidrógeno más poderosas (bombas H) que comenzaron a probarse en la década de 1950.

UNODA/Erico Platt

En una exposición sobre desarme en la sede de la ONU en Nueva York, un visitante lee un texto sobre un niño que lleva a su hermano pequeño a un sitio de cremación en Nagasaki, Japón.

Misión para salvar a la humanidad

A raíz de los atentados en Japón, los hibakusha llevaron a cabo intensas investigaciones con el objetivo de evitar que la historia se repita.

Con una edad promedio de 83 años en la actualidad, la menguante banda continúa compartiendo sus historias y hallazgos con simpatizantes en el país y en el extranjero, “para salvar[ing] la humanidad… a través de las lecciones aprendidas de nuestras experiencias, al mismo tiempo que nos salvamos a nosotros mismos”, dicen, en el cuadernillo No más Hibakusha – Mensaje al mundo, que acompaña a la exposición.

Al contar el día en Hiroshima en que 11 miembros de su familia durmieron juntos en un refugio antiaéreo, una mujer de entonces 19 años habló de cómo tres niños pequeños murieron durante la noche, mientras pedían agua.

Una camisa hecha trizas en el bombardeo nuclear fue un artefacto en la exhibición de desarme.

“A la mañana siguiente, sacamos sus cuerpos del refugio, pero sus rostros estaban tan hinchados y negros que no podíamos diferenciarlos, así que los pusimos en el suelo de acuerdo a su altura y decidimos sus identidades de acuerdo a su tamaño”. .

Más noticias en la Web  31 palestinos asesinados en Gaza tras ataque israelí

Estos valientes sobrevivientes testifican que la paz no se puede lograr nunca, mediante el uso de armas nucleares.

‘Maldad absoluta’

Un grupo de ancianos hibakusha, llamados Nihon Hidankyo, han dedicado sus vidas a lograr un tratado de no proliferación, que esperan que finalmente conduzca a una prohibición total de las armas nucleares.

“En un tren abarrotado en la línea Hakushima, me desmayé por un rato, sosteniendo en mis brazos a mi hija mayor de un año y seis meses. Recuperé mis sentidos con sus gritos y encontré que no había nadie más en el tren”, testifica una mujer de 34 años en el folleto. Estaba ubicada a solo dos kilómetros del epicentro de Hiroshima.

Huyendo a sus parientes en Hesaka, a los 24 años otra mujer recuerda que “la gente, con la piel colgando hacia abajo, avanzaba a trompicones. Cayeron con un ruido sordo y murieron uno tras otro.”, y agrega, “todavía ahora tengo muchas pesadillas sobre esto, y la gente dice, ‘es neurosis’”.

Un hombre que ingresó a Hiroshima después de la bomba recordó en la exposición “esa escena espantosa, no puedo olvidarla incluso después de muchas décadas”.

Una mujer que tenía 25 años en ese momento dijo: “Cuando salí, estaba oscuro como la noche. Luego se hizo más y más brillante, y pude ver personas quemadas llorando y corriendo en total confusión. Fue un infierno… Encontré a mi vecino atrapado debajo de un muro de hormigón caído…Solo se mostraba la mitad de su rostro. fue quemado vivo”.Unidos por la paz

La firme convicción de Hidankyo permanece: “Las armas nucleares son un mal absoluto que no puede coexistir con los humanos. No hay más remedio que abolirlos”.

Fotografía en exposición sobre desarme nuclear de un superviviente de la bomba atómica en tratamiento.

En agosto de 1956, los sobrevivientes de las bombas atómicas de 1945 en Hiroshima el 6 de agosto y Nagasaki tres días después, formaron la “Confederación Japonesa de Organizaciones de Víctimas de las Bombas A y H”.

Alentados por el movimiento para prohibir la bomba atómica que fue desencadenada por el desastre de Daigo Fukuryu Maru, cuando 23 hombres en un barco de pesca de atún japonés fueron contaminados por la lluvia radiactiva de una prueba de bomba de hidrógeno en el atolón de Bikini en 1954, no han vacilado en su esfuerzos para evitar que otros se conviertan en víctimas nucleares.

“Hemos reafirmado nuestra voluntad de salvar a la humanidad de su crisis a través de las lecciones aprendidas de nuestras experiencias, salvándonos al mismo tiempo”, declararon en el encuentro de formación.

Más noticias en la Web  La embajada de los afganos en EE. UU., sin fondos ni apoyo, cerrará

El espíritu de la declaración, en el que se vinculan los propios sufrimientos a la tarea de prevenir las penurias que siguen soportando, resuena todavía hoy en el movimiento.

‘Fuerte, poderoso’

El director de arte japonés que diseñó la exposición en la sede de la ONU, Erico Platt, reconoció en una entrevista con titulares.ar" 3169 target="_self">Noticias ONU que, inevitablemente, la pandemia de COVID había reducido el número de personas que podían ver la exposición en persona, así como impedido que los ancianos hibakusha participativo.

En el pasado, “al menos 10 a 30 [hibakusha] vino a hacer testimonios en vivo en el sitio, así como fuera de las Naciones Unidas, como iglesias, escuelas”, dijo. “Pero esta vez por la pandemia no pudo venir nadie”.

También compartió otro desafío que surgió al trabajar con la población de la tercera edad, explicando que uno de los hibakusha había muerto, luego de que se enviara la exhibición para su impresión.

“Lo estaba incluyendo como uno de los paneles de sobrevivientes pero como murió, tuve que llamar a la imprenta para detenerlo y modificar el texto… al tiempo pasado…[leaving] solo dos semanas para producir casi 50 paneles”, dijo.

Según su panel, el difunto Sunao Tsubo estaba estudiando en la universidad de Hiroshima cuando estalló la bomba.

“La explosión me voló por lo menos diez metros… casi todas las partes de mi cuerpo se quemaron. Después de una semana perdí el conocimiento. Me tomó más de un mes recuperar [it]”.

Desde 1945, el Sr. Tsuboi ha sido hospitalizado muchas veces por enfermedades causadas por los efectos secundarios de la radiación.

La Sra. Platt dijo que le hubiera gustado que hubiera más cobertura de los medios para “llamar un poco la atención”, y dijo: “Creo que esta es la mejor exhibición que he hecho. Muy fuerte, poderoso pero en cierto modo hermoso, creo”.


Empuje por el desarme

El Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) se negoció a fines de la década de 1960 para promover la cooperación en los usos pacíficos de la energía nuclear y promover el objetivo de lograr el desarme nuclear y el desarme general y completo.

Aproximadamente una década después, una delegación nacional de Japón que pedía a la ONU que prohibiera las armas nucleares solicitó a la Organización que investigara los daños causados ​​por las bombas atómicas utilizadas en Hiroshima y Nagasaki, y la situación de los sobrevivientes.

Sobre la base de tres encuestas nacionales de sobrevivientes de la bomba atómica y el trabajo documentado de expertos de varios campos, el primer simposio internacional sobre la situación tuvo lugar en 1977. Además de poner un rostro humano al desarme nuclear, la palabra hibakusha llegó a ser reconocido internacionalmente.

Más noticias en la Web  India presencia un récord de muertes de Covid en un solo día mientras el número de víctimas de los ciclones aumenta a 33

La exposición expone que cinco años después, cuando el movimiento antinuclear y pacifista ganaba fuerza, Estados Unidos y Rusia intentaron desplegar armas nucleares tácticas en Europa. El Hidankyo envió una delegación de 43 personas a la Segunda Sesión Especial de la ONU sobre Desarme (SSDII).

Hablar alto, ser escuchado

Posteriormente, los hibakusha expresaron cada vez más el sufrimiento que se les infligía, con la esperanza de que pudiera ayudar a crear una hoja de ruta hacia la abolición de las armas nucleares.

En testimonios orales, compartieron sus experiencias tanto durante como después de los atentados y enviaron mensajes escritos a la Conferencia de Revisión del TNP en 2010 apelando al mundo.

En julio de 2017, se adoptó el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW), que complementa el TNP, y entró en vigor el 22 de enero del año pasado.

Al lanzar la Agenda de Desarme de la ONU en 2018, Asegurando nuestro futuroEl Secretario General António Guterres dijo que “la amenaza existencial que las armas nucleares representan para la humanidad debe motivarnos a emprender acciones nuevas y decisivas que conduzcan a su eliminación total. Se lo debemos a los Hibakusha… ya nuestro planeta”.

Visitante en la sede de la ONU en Nueva York viendo la exposición sobre desarme

ONUDA/Diane Barnes

Visitante en la sede de la ONU en Nueva York viendo la exposición sobre desarme

Se necesitan ‘pasos audaces’

El jefe de la ONU dijo que el mundo está en deuda con los hibakusha por su “valentía y liderazgo moral en la lucha universal contra la amenaza nuclear”.

Además, la ONU se compromete a garantizar que sus testimonios perduren, como una advertencia para cada nueva generación.

“Los Hibakusha son un recordatorio vivo de que las armas nucleares representan una amenaza existencial y que la única garantía contra su uso es su eliminación total”, afirmó el Sr. Guterres. “Este objetivo sigue siendo la máxima prioridad de desarme de las Naciones Unidas, como lo ha sido desde la primera resolución aprobada por la Asamblea General en 1946”.

Si bien la Décima Conferencia de Revisión del TNP, que estaba programada para enero, se pospuso debido a la pandemia de COVID-19, continuó instando a los líderes mundiales a “aprovechar el espíritu de los Hibakusha” dejando de lado sus diferencias y dando “pasos audaces hacia el logro del objetivo colectivo de la eliminación de las armas nucleares”.



Fuente de la Noticia